Interiores

Editoriales 0 50

Carlos López Arriaga – El temido “Big One”

Tanto que decir. Ayer BULMARO CASTELLANOS, el profético MAGÚ de La Jornada, evaluaba desde su cartón la realidad capitalina que deja por herencia MIGUEL MANCERA.

Garabateando entre ilustraciones bizarras, enumera el caricaturista:

– “Hizo mucho por la ciudad, la llenó de condominios, de centros comerciales, de segundos pisos y la llenó de coches.”

Para añadir:

– “Esperamos que el próximo gobernador haga mucho por los ciudadanos. Parques, transporte público, deportivos, estacionamientos y seguridad.”

En efecto, desde la sureña delegación Tlalpan, me reportaban ayer sobre la anarquía urbana que caracterizó a la administración actual.

Particularmente en el uso (abuso) de suelo. Espacios donde ya no deberían permitir más construcciones para dejar a esa megaurbe respirar, fluir, transitar, ver más cielo y más verdor, en lugar de concreto, asfalto, plafones, humo.

Periférico sur es una de las zonas más impactadas por esa fiebre de incontables edificaciones, millares de nuevos apartamentos, oficinas, espacios comerciales.

Todo al margen de una vía rápida que (a ese paso) ni con segundos pisos podrá albergar la sobrepoblación de automotores.

Paradoja cruel del México mágico. Autopistas urbanas (periférico, circuito interior, viaducto) que de rápidas solo les queda el nombre.

Se transita a vuelta de rueda, a merced de esa nueva plaga de asaltantes en motocicleta que parecen haber descubierto en los embotellamientos cotidianos un jugoso nicho de mercado.

DESTINO TELÚRICO

Ciudad que es chinampa en un lago escondido, cantaba GUADALUPE TRIGO años atrás. Su base lodosa y blanda es una bomba de tiempo, apocalipsis anunciado, profecía autocumplida, futuro negro que tarde o temprano los alcanza.

Necesitarían ser muy honestos los constructores públicos y privados para blindar sus obras contra cualquier eructo del subsuelo, por alta que sea la graduación en la escala logarítmica de CHARLES RICHTER.

Y también muy rigurosos en la selección del predio donde instalan cimientos y levantan muros. En el empleo racional del espacio urbano.

En la calidad de los materiales, ductilidad y resistencia, ante una inestabilidad subterránea que primero se mece y luego se estremece. Se balancea y trepida, entre el columpio y la sacudida, el bamboleo y el brinco.

Por ello, la arquitectura capitalina finca su destino, sucumbe o sobrevive según la inteligencia y la ética profesional de edificadores y autoridades que otorgan permisos.

Había mucho dolor este martes en todos los medios que seguían paso a paso el recuento de daños por el terremoto de 7.1 grados que golpeó al valle de México y media docena de entidades circunvecinas.

Mal se ven los gobiernos, cuando (por igual) multifamiliares de consumo popular que condominios de lujo se vienen abajo, apilando sus losas, una sobre otra, en un sándwich letal que pulveriza paredes, patrimonios, historias familiares.

Por años, de 1985 a la fecha, los habitantes más avezados del antiguo Distrito Federal importaron de California un viejo fantasma.

El temor al “Big One”, el padre de todos los terremotos presuntamente esperado, pronosticado, sin fecha precisa.

Mito paranoide o vaticinio científico, la idea del gran cataclismo revivió entre quienes dábamos seguimiento a la tragedia, con un ojo en las transmisiones televisivas y el otro vagando entre redes y portales.

El mismo día, un temblor de 3.6 grados se registró en Los Ángeles, California, reviviendo miedos muy conocidos sobre la falla de San Andrés y sus ramificaciones que bajan por el litoral mexicano hasta Tierra de Fuego.

No fue el “Big-One”, en efecto, si es que en verdad existe ese demonio. Pero sin duda se le parece, al menos en la experiencia de víctimas y testigos más cercanos.

BUZÓN: lopezarriaga21@gmail.com

WEB: http://lopezarriaga.blogspot.com

Noticias relacionadas