Tinta Negra

Editoriales 0 21

Alfredo Guevara – Que decidan los alcaldes

Posiblemente porque la principal carencia de los ayuntamientos es la falta de recursos, pero la realidad de las cosas es que más de 20 alcaldes de la entidad han nadado “de muertito”, sin ensuciarse de las aguas negras o residuales que descargan desde hace tiempo en ríos, arroyos y otra serie de afluentes. Quizá por ello, la idea que trae el presidente de la Comisión de Desarrollo Sustentable en la Cámara de diputados locales HUMBERTO RANGEL VALLEJO es buena. Se trata de una especie de condicionamiento hacia los alcaldes que de una u otra forma han sido omisos a  lo largo de lo que va de su gestión o bien, digámoslo así, del inicio a la fecha de esta administración estatal. De los 23 municipios que no disponen de una planta de tratamiento de aguas residuales o bien, lagunas de oxidación, son contados los que han mostrado disposición y acatado el llamado del Subsecretario de Medio Ambiente SERGIO ARTURO GONZÁLEZ MIRANDA, del director de la Comisión Estatal del Agua LUIS JAVIER PINTO COVARRUBIAS como del legislador local, que aun cuando ya no forma parte del Partido verde Ecologista de México, la cuestión ambiental la trae en la sangre. RANGEL VALLEJO adelantó que su voto, sea a favor o en contra, de propuestas que hagan llegar los ayuntamientos para su eventual aprobación al Congreso local, dependerá de la voluntad que muestren los presidentes municipales para contemplar en el ejercicio fiscal 2018, recursos para la construcción de una planta tratadora de aguas residuales o bien, lagunas de oxidación. Es decir, se les pretende obligar a que aborden este tema, derivado de que a los ríos como el Corona, Guayalejo, Purificación, e incluso la presa Vicente Guerrero,  van a dar las aguas negras que vierten los municipios de Güemes, Padilla, Llera, Victoria, Mante, entre otros. Desde luego que los alcaldes no están solos y, además de lo que le pretenden destinar en el presupuesto 2018 para ese tipo de proyectos de saneamiento del agua, tendrán el respaldo económico del Gobierno del Estado e incluso de dependencias como la Comisión Nacional del Agua. No tener contemplado ese proyecto, los municipios no tendrían el aval de los legisladores para sacar adelante algunas de las propuestas que hagan llegar. Y es que, tal y como lo asevera RANGEL VALLEJO, la labor de un alcalde no es solamente pavimentar calles, resolver el problema de la basura, alumbrado público o seguridad, sino también, destinarle atención al saneamiento de las aguas negras o residuales que generan los habitantes de una ciudad. Habrá que decir que los 23 alcaldes, sino que son más, han sido omisos y olvidadizos, desinteresados o restado importancia a las exhortaciones que les han hecho SERGIO, PINTO y RANGEL VALLEJO, posiblemente para darles largas a una problemática que ya se estiró demasiado y que por tanto, necesita de una solución pronta. En más de una ocasión se les pidió la presentación de un proyecto. Incluso, se les recomendó que si bien no alcanza recurso para la construcción de una planta tratadora, que por lo menos sea una laguna de oxidación, la que de saneamiento a las aguas residuales. De las dos recomendaciones, solo unos cuantos han entendido el tema. Por ello insistimos en que la propuesta de HUMBERTO es buena. Y es que, al presidente de la Comisión de Desarrollo Sustentable en el Congreso local le interesa que además de que el tema se aborde con responsabilidad, también se contemple en el presupuesto de los ayuntamientos para el próximo ejercicio fiscal. De no ser así, los alcaldes no recibirán el respaldo en cuanto a las propuestas que hagan llegar al Poder Legislativo. En fin.

alfredoguevara0@gmail.com

Noticias relacionadas

Lo más reciente

Síguenos por Twitter

Facebook