A revisión los rastros en el Estado, por presunción de clembuterol

Local 0 48

Por Alfredo Guevara

La Secretaría de Desarrollo Rural (SDR) ordenó una revisión de por lo menos 16 rastros municipales, que permita conocer en cuáles de ellos se está utilizando clembuterol, es decir, un medicamento anabolizante que se utiliza para aumentar el peso o la masa muscular del ganado, cuya carne al consumirse, provoca daños a la salud del consumidor.

Las reses, a las que presuntamente se les había suministrado el fármaco en un rastro de Tampico, se mandaron hacer pruebas de laboratorio, que en caso de resultar positivas, se interpondrá una denuncia ante la Procuraduría General de la República (PGR), toda vez que pudiera considerarse un delito grave, toda vez que atenta contra la salud, expuso Ariel Longoria García.

El Secretario de Desarrollo Rural comentó que el rastro de Tampico, donde presuntamente se detectaron reses, a las que se les aplicó el clembuterol se nutre de animales que son enviados de otros estados del país, de ahí la importancia de revisar para ver cuáles son los casos y determinar las acciones a seguir.

“Hay 16 rastros municipales, los cuales tenemos que revisarlos todos para proceder a aquellos que estén actuando de una manera irregular, será la PGR la que determine el tipo de sanción para quienes hayan utilizado el fármaco, habría que ver cuál es el delito,  me imagino que ha de ser  grave dado a que estamos atentando contra la salud de las personas” sostuvo.

Confirmó que el uso de clembuterol en el ganado está prohibido como también de otras sustancias que pueden causar un daño a la salud de los consumidores.

“No sabría decirte exactamente que otras sustancias, sin embargo estaremos al pendiente de que no exista otra, es la más famosa y la hemos visto en otras partes de México es el clembuterol dado que les da una masa muscular un poco más grande y les da peso, esto hace que el animal valga más y dado a esa circunstancia es por la que les dan a las reses” señaló.

Longoria García consideró que posiblemente el uso del fármaco prohibido que algunos ganaderos adquieren para el engorde rápido de las reses pudiera ser un acto de envidiaje.

Tratar de dañar la salud de las personas es algo que no tiene precio, de ahí que tengamos que buscar la sanción más grande que se tenga, de ahí la intención de seguir trabajando con la Coepris  para buscar aquellos rastros que estén trabajando en forma irregular.

Noticias relacionadas