Campanario

Editoriales 0 21

Martín Sánchez Treviño

En el actual proceso electoral una mínima cantidad de candidatos independientes obtuvieron el registro. Ya que de 28 aspirantes solamente llegaron a la recta final, es decir la calificación del organismo electoral la obtuvieron 16 aspirantes y son los mismos que están listos para competir. Mientras que en el proceso del 2015-2016 fueron veinte los candidatos independientes a presidentes municipales y en el 2018 apenas 16.
Con el agregado de que en el proceso anterior, también obtuvo el registro un candidato a diputado federal por la vía independiente, lo mismo que un candidato gobernador. Mismos que dejaron huella en el Instituto Estatal Electoral, no olvidemos que hasta el organismo electoral estuvo tomado.
Y ante el reclamo y la inconformidad de los independientes, como siempre y el organismo electoral no fue la excepción, con todo y la civilidad de la presume, dejo caer la fuerza del estado. Como si el pleno del máximo órgano electoral en la entidad, fuera una cárcel de máxima seguridad, la fuerza bruta del Estado saturó las calles aledañas a Gaspar de la Garza con José María Morelos.
Son historias que siguen vigentes, con las que el organismo electoral no ha saldado su pasivo con los ciudadanos tamaulipecos y victorenses. Desde entonces hay un guardia que vigila la democracia y una puerta estrecha que adelgaza la civilidad de lo ciudadanos.
Un diario que los asistentes deben firmar, a excepción de los consejeros y los “señores” representantes de los rancios partidos políticos. Que se creen los poseedores de las verdades máximas de los contenidos electorales. Son los amos y señores, como en la Edad Media, mi más ni menos.
Tan grave está la situación que como doña Democracia no puede firmar el diario maldito y por ese motivo está ausente. Sólo falta que el loco nieztcheano de la plaza de Tubinga, se asome con una linterna encendida en pleno día, a gritos preguntando por doña Democracia.
Deberás que da flojera cronicar lo que ha sucedido y sucede en ese organismo electoral. Del otro arbitro ni hablar, sí del que ocupa “La Quinta del Olvido”. Del que se cree un SuperDios, que todo lo sabe y más lo que presume. El SuperConsejero, que camina y habla como poseído por el Obispo que negó las apariciones de la Virgen de Guadalupe.
Y que murió en las oficinas que ocupa el titular de la Junta Local del Instituto Nacional Electoral, olvidado por sus seguidores. De quien ni la Iglesia contemporánea exhumo sus restos para colocarlos en la Santa Catedral.
En el orden de la grilla partidista, en el municipio de Camargo allí donde los “demonios” gritan solos, la panista Diana Reyna renunció al PAN, los enterados dicen que tuvo un “topón” con Juan Angel Ibarra Tamez, el mismo que ya fue edil de esa frontera en los tiempos del gobernador de maharasi quien por cierto ayer cumplió años, nos referimos al ex gobernador Manuel Cavazos Lerma.
Mientras que en el corazón de la Frontera Chica, es decir Miguel Alemán los panistas Jaime Hinojosa y Santiago Gómez Stringue se amainaron para tumbar del puesto de alcaldesa a la viuda de Don Raúl Rodríguez Barrera.
En tanto que en la capital del estado corrió la especie de que un hermano del presidente municipal es quien administra las obras mejor cotizadas y que más dinerito representa para la familia priísta. Sobre todo ahora que Don INE les impuso una severa multa millonaria, pero que como en los tendajos de rancho, le dieron fiado.
Los enterados aseguran que de esa manera al PRI le alcanzaría para recuperar los municipios de la Frontera Chica, que en términos de recursos representan una palanca financiera para cualquiera de los partidos que gobierne esa prospera región.
Todo está listo en la región de El Chorrito, donde los feligreses de la Virgen de Piedra preparan la festividad y de manera casi simultánea miles de lugareños celebraran el surgimiento de la Columna Cívica Pedro José Méndez, en la que participan guardias comunitarios.

Noticias relacionadas