Interiores

Editoriales 0 30

Carlos López Arriaga – ¿Amnistía para la crítica?

Es larga y tortuosa la lista de pájaros de cuenta perdonados por disposición expresa de ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR, desde las sucesivas etapas como dirigente partidista, candidato y mandatario constitucional.

El más reciente caso fue la suspensión del referéndum que decidiría sobre el probable juicio a los expresidentes corruptos, seis en total: ECHEVERRÍA, SALINAS, ZEDILLO, FOX, CALDERÓN y PEÑA.

Hace una semana, el miércoles 13, el propio AMLO anunció la cancelación de dicha consulta, inicialmente programada para este 21 de marzo. Explicó que antes sería necesaria una reforma al artículo 35 de la Carta Magna.

Postura cómoda, la promesa está supeditada a un trámite que requiere mayoría constitucional en ambas cámaras y luz verde de los 32 congresos locales. Como promesa puede incumplirse, bajo pretexto de que el paso previo se quedó atorado en la maraña legislativa.

Necesario es decir que para hacer justicia por ilícitos cometidos por expresidentes no se requiere reforma alguna. La Constitución protege solamente a los presidentes en activo. Para los expresidentes, el trámite normal basta.

No necesitaría, incluso, denunciarlos por algún delito criminal que fuese piedra de escándalo. Con una auditoría del SAT bastaría para al menos congelar sus activos en el país, en caso de encontrar bienes y propiedades cuyo origen lícito no puedan comprobar.

El actual director general del IMSS, abogado michoacano, exdirigente nacional del PAN, GERMÁN MARTÍNEZ CÁZARES, tiene una investigación muy detallada sobre la riqueza mal habida de VICENTE FOX.

El trabajo data de los días en que GERMÁN fue secretario de la Función Pública y se fundamenta en documentación oficial de la Auditoría General de la Federación.

El expediente consta de 3 mil 668 fojas en cinco tomos y no ha prescrito pues ni el gobierno calderonista ni el peñista cerraron el caso. Retomar la investigación es un procedimiento regular que no requiere consulta popular alguna.

MÁS EJEMPLOS

Antes atestiguamos la resurrección política del cacique minero NAPOLEÓN GOMEZ URRUTIA, quien anduvo huyendo fuera del país, acusado de haber malversado la indemnización pagada a las familias de los trabajadores muertos en Pasta de Conchos, Coahuila (febrero 8 de 2006). Hoy es senador de la república por MORENA.

Sin olvidar la exoneración de ELBA ESTHER GORDILLO, emperatriz oscura del sindicato magisterial durante dos décadas y media, dirigente formal y luego presidenta vitalicia entre el 24 de abril de 1989 y el 27 de febrero de 2013.

Remitida por razones humanitarias (edad, presuntos achaques) al esquema de prisión domiciliaria, la señora resultó absuelta de los cargos por lavado de dinero y delincuencia organizada el pasado 8 de agosto de 2018. Un mes y una semana después del triunfo obradorista.

Se recordará que en aquel 2013, GORDILLO fue acusada de un desvío de fondos sindicales por un monto superior a los 2 mil millones de pesos. Los cuales habrían sido movidos a cuentas bancarias en Suiza.

Ello, a pesar de tener un sueldo formal de 30 mil pesos mensuales como maestra. La magia es que le alcanzó para un tren de vida carísimo, dos residencias en Isla Coronado, California, una docena de propiedades en la capital del país, alquiler de hangar con aviones privados, cirugías plásticas y toda suerte de lujos.

Por igual vimos como los magnates del duopolio televisivo, EMILIO AZCÁRRAGA JEAN y RICARDO SALINAS PLIEGO, fueron repudiados por AMLO en 2006 y 2012 como miembros conspicuos de la “mafia del poder”.

Por alguna suerte divina, para 2018 se habían convertido en “dos buenos empresarios” (entrevista televisiva con RENE DELGADO, para Grupo Reforma, julio de 2017).

MISERICORDIA AMPLIADA

Siendo todavía precandidato, el 2 de diciembre de 2017, sorprendió al país cuando propuso estudiar la posible aplicación de una amnistía a los jefes del narco, durante una gira proselitista en el municipio de Quechultenango, Guerrero.

El perdón parece haber alcanzado igualmente a ROSARIO ROBLES BERLANGA, extitular de SEDESOL y SEDATU, cuyo expediente de corruptelas fue ventilado desde una investigación periodística denominada “La Estafa Maestra” (5 de septiembre de 2017).

Trabajo monumental que le mereció al portal ANIMAL POLÍTICO el Premio Ortega y Gasset 2018, en la categoría Mejor Historia o Investigación.

Se trata de un atraco gigantesco (400 millones de dólares, algo así como 8 mil millones de pesos) donde andarían bailando funcionarios de primero, segundo y tercer nivel en, al menos, tres secretarías (SEDESOL, SEDATU, SHCP), arrastrando a personajes como ROSARIO ROBLES, PEPE TOÑO MEADE y el propio LUIS VIDEGARAY, así como rectores de media docena de universidades.

Al propio MEADE, a quien MORENA cubrió con toda suerte de denuestos que lo identificaban como el candidato de los “fifís” y los “pirrurris”, vinculado al FOBAPROA y a la citada “Estafa Maestra”, AMLO lo calificaría tiempo después como “una persona decente, buena y honorable”.

Había pasado un mes de la elección, era un viernes 3 de agosto de 2018, cuando MEADE aceptó la invitación a comer del entonces presidente electo, en su casa. Sonrientes ambos, grabaron un video juntos, lo subieron a la red de #Twitter y caso cerrado.

 

LAS PLUMAS

Y bueno, la prensa y las redes registran hoy en día la andanada colosal de improperios que (con línea o sin ella) reciben los periodistas y escritores identificados con el antiguo régimen, que en algún momento expresaron sus diferencias hacia LÓPEZ OBRADOR.

Un auténtico linchamiento colectivo. Y no solo es contra ENRIQUE KRAUZE, al que le estarían cobrando muy caro aquel célebre artículo del “Mesías Tropical”, publicado en junio de 2006 por su revista “Letras Libres”.

En bulto y en distintas etapas, periódicos como REFORMA y EL UNIVERSAL fueron acusados por el propio ANDRÉS MANUEL de ser “pasquines” de la “mafia del poder”.

Ha sido también extremadamente duro con columnistas de la talla de RAYMUNDO RIVA PALACIO, para no mencionar los casos de CIRO GÓMEZ LEYVA y compañía.

El semanario PROCESO resultó igualmente blanco de campañas negras por atreverse a sugerir desde su portada (4 de noviembre de 2018, edición No. 2192,) que LÓPEZ OBRADOR podría fracasar como gobernante.

Se trataba de una entrevista (por cierto, muy equilibrada) que el abogado constitucionalista DIEGO VALADÉS concedió al reportero ÁLVARO DELGADO, un profesional del periodismo.

Por supuesto, la palabra “amnistía” podría resultar un equívoco para las plumas (caras o baratas) que hoy se encuentran en la “lista negra” de AMLO.

Entre otras razones porque (siendo, en algunos casos, figuras privilegiadas por los regímenes anteriores) no hay, sin embargo, delito visible que perseguir, que esté fincado, documentado, configurado.

Y aún de existir, ninguno de ellos (ni todos juntos) podría competir con el saqueo brutal atribuido a personajes hoy perdonados como ELBA, ROSARIO, NAPITO, PEÑA, SALINAS y FOX.

Ni con la gravedad de los delitos cometidos por los jefes mafiosos a los que ANDRÉS MANUEL desea reincorporar a la legalidad.

O los huachicoleros de cuello blanco en PEMEX, como EMILIO LOZOYA AUSTIN (por citar un ejemplo de impunidad manifiesta) amen del jeque sindical CARLOS ROMERO DESCHAMPS, un caso de voracidad extrema, patológica.

Aunque parezca increíble, a la fecha de escribir este artículo, ninguno de ellos está en la cárcel y ni siquiera bajo proceso porque, como dijo AMLO en el debate televisivo de junio pasado: “lo mío no es la venganza”.

Y lo repitió en Ciudad Victoria, siendo presidente electo, junto al gobernador CABEZA DE VACA (octubre de 2018) cuando el tabasqueño subrayó por enésima vez: “no es mi fuerte la venganza, no vamos nosotros a perseguir a nadie”.

Para explicar que “no alcanzarían cárceles ni juzgados”, amén de que ello “representaría un desgaste político muy grave”, descartando, tajante: “ni persecución, ni acoso, a nadie”.

¿Ni persecución, ni acoso, a nadie?

Que respondan los medios.

BUZÓN: lopezarriaga21@gmail.com

WEB: http://lopezarriaga.blogspot.com

Noticias relacionadas