Campanario

Editoriales 0 10

Martín Sánchez Treviño – Baja la incidencia de homicidios

Nerviosismo, desesperación, triunfalismo y descalificación de sus contrincantes que contienden por las dirigencias nacionales de los Partidos MORENA y PRI, fue el tenor de los trabajos con los militantes de esos partidos por parte de Alejandro Rojas e Ivon Ortega respectivos aspirantes.

Rojas como se ha hecho costumbre, criticó lo mismo a su partido y su dirigente lo mismo que a los gobernantes de enfrente. Aunque reconoció que no es boyante el desempeño de la cuarta transformación.

Igual y se mostro mentirosillo, pues asevero que dejo el cargo de asesor en el gobierno federal y que son los militantes quienes lo invitan a los estados de la república que ha visitado. Nomás le falto sacar la copia del ultimo cheque, como lo hizo su correligionario Oficial Mayor de la SEP, Héctor Garza González.

Habló hasta por los codos, sobre todo de su propio partido Morena que de los gobernantes contrarios a su partido políticos. El hombre mostro un moralismo retrograda, aunque sabe que no tiene la anuencia para busca dirigir el partido del Presidente de la República adoptó posturas, gestos y expresiones similares a Andrés Manuel López Obrador.

También evidenció su complejo de inferioridad, ya que consideró que el coordinador de la cámara de diputados en el Congreso de la Unión, Mario Delgado no tiene estatura para dirigir a Morena.

Fue puntual ni siquiera agudo, cuando señaló que el país esta estancado en el tema del presupuestos insuficiente para que avance el país, que dijo, tiene puesto el freno de mano. Afirmó que el campo esta al borde la quiebra y no se derivan recursos para obras y servicios. Pero no descubrió el hilo negro, más bien evidencio que sus asesorías fueron insuficientes.

Enseño la oreja de que trae el “fierro” del coordinador de los Senadores Ricardo Monterreal. Enrabiado advirtió que promoverá un juicio político en contra del gobernador de Tamaulipas, pero son las mismas arengas de las semanas anteriores a la jornada electoral donde se renovó el Congreso Local.

Mientras que la ex gobernadora de Yucatán, Ivon Ortega se dolió del mismo dolor de Rojas, se dijo en desventaja, por no tener el respaldo de ninguno de los ex presidentes priístas ni de los ex gobernadores de ese partido.

La mujer no hizo el menor esfuerzo para justificar su participación en la elección interna del PRI, se dijo víctima de la hegemonía de ese partido político, reveló que hay línea para apoyar a otro de los aspirantes. No obstante, a su paso por esta entidad, los propietarios de medios informativos afines al tricolor, le abrieron las puertas pero le atajaron su criticas peyorativas dirigidas al priísmo.

En tanto, que de acuerdo con el último informe del sistema nacional de seguridad pública, indicó que los homicidios retrocedieron 30 por ciento en Tamaulipas, mientras que en 18 estados de la república se incremento hasta un 4 por ciento, en comparación con el registró de medición de la propia dependencia en el 2018.

La entidad se ubica entre las 14 entidades donde hubo una baja en el delito de homicidio del en los 6 meses del 2019. Lo mismo ha ocurrido con otros delitos como el secuestro y la extorsión, mientras que la autoridad ha dirigido sus acciones de combate a delitos de robo patrimonial, violación y otros que no son de menor relevancia. Las sentencias han sido ejemplares de hasta 80 o 100 años de cárcel, lo que habla bien de los fiscales y los jueces.

Sin embargo, hay otros rubros como la inversión donde no se ha reflejado los resultados de la información difundida por el sistema nacional de seguridad pública. La mano de obra sigue desempleada y los espacios laborales son iniciativa de los ciudadanos y la inversión del estado se a traducido en prestamos a las empresas de servicio.

Y la mayoría de estos son los mismos que obtuvieron esos favores en gobiernos anteriores. Los desplazados no ha regresado a las regiones que abandonaron por la violencia.

Noticias relacionadas