Campanario

Editoriales 0 36

Martín Sánchez Treviño – ¿Gobernabilidad parlanchina?

Cuando aún no concluye el tercer trimestre del 2019, lo que se traduce en las tres partes del presente año la economía no es boyante para los empresarios lo mismo que los obreros, para los investigadores ni maestros mucho menos alumnos de cualquier nivel escolar. La crisis se agudiza en los universitarios que están por concluir su carrera profesional y las expectativas se nublan conforme se desarrolla el primera año, quien por lo pronto en el primer periodo de 12 meses no pueden presumir, que estamos en la 4T.

Los padres de familias no tienen problemas para llevar el gasto a la familia , sino para encontrar un empleo que les permita solventar los gastos básico de la mesa familiar. Ni siquiera los gastos de los hijos que estudian puede cubrirlos el jefe de familia. La joven, el muchacho se alquila por la noche en la vendimia de tacos, que no es un demerito pero sí una ausencia de compromiso de los gobiernos parlanchines, falta de gobernabilidad.

A la mitad del tercer trimestre las deudas aumentaron, los padres de familia de cualquier nivel económico recurrieron al tarjetazo al “ajio”, en el campo el campesino venido la marrana para que su nieto tuviera para las cuotas escolares, el uniforme y los caprichos de los profesores fastidiosos, que piden una marca de cuadernos y desdeñas los obsequios de los gobiernos solidarios.

Mientras que en los noticieros y las paginas “chayoteras” se difunde que por el fin Jefe del Ejecutivo Nacional admitió que la economía crecerá a no mas de 1.1 por ciento durante el 2019. Y que miles de inversiones se fugaron a paraísos fiscales por los útimos efectos de la guerra comercial de China con Estados Unidos.

En el campo las siembras se han retrazado por la ausencia de lluvias y falta de incentivos de los gobiernos antagónicos que estructuran una propuesta de gobernabilidad que más bien es una práctica electorera desde hace casi 25 años.

El ganado de carne y leche muere paulatinamente en las unidades de producción de cárnicos y leche, que soportaron los efectos nocivos de la inseguridad, pero no la reacción de los nuevos tiempos, en los que el astro rey ha impuesto condiciones adversas para agricultores, ganaderos, naranjeros, limoneros, sabileros y agaveros.

En el campo se vive una de las peores calamidades del ultimo siglo. Los graneros están agotados, los carrales se observan vacíos. Por la corredoras dejaron de llegar las cosechas de cítricos. Como nunca los limones perdieron peso, aunque el precio rompió los mejores récords.

Mientras que las expectativas de la finanzas nacionales buscan que tienen enfrente para encarcelar e incautar los bienes y los capitales a los gobernantes ricos, para en una parodia de Robin Hood repartir el resultado de la subasta con los pobres y exiliados de la historia. Que son los mismos desde la creación del gobierno nacionalista mexicano.

Y los adinerados son los mismos que descienden de los hacendados de hace 100 años. Pero 100 años después son quienes traducen sus inversiones en Producto Interno

Bruto. Los obreros son los jornaleros de la Hacienda. Y los gobernantes los títeres del capital.

En otro orden, los decomisos de droga, detención de migrantes y aseguramiento de cargamento de dinero, son las acciones con las que el gobierno estatal responde a los actos de violencia que durante una semana, revivió las crónicas de violencia en Miguel Alemán, en el 2011 Ciudad Mier fue escenario del desplazamiento de los ciudadanos de la frontera chica.

Noticias relacionadas