Campanario

Editoriales 0 53

Martín Sánchez Treviño – ¿Estaríamos mejor sin López Obrador?

Tamaulipas enfrenta una severa crisis de los derechos humanos, ya que desde el interior de la Comisión Estatal de Derechos Humanos, se violentan los derechos laborales de los trabajadores, que de diversas maneras la titular de ese organismo ha quebrantado los derechos laborales de una docena de trabajadores, allí aplica el refrán “de que cuando la perra es brava hasta los de casa muerde”. Ante todo porque la Presidenta, Olivia Lemus Martínez no ha superado su fobias personales, ya que trabajadores que ingresaron a la defensoría por ser de la confianza de la Presidenta, fueron puestos de patitas en la calle.

Asimismo la dama con residencia fronteriza, que por cierto esta impedida para cruzar la frontera por problemas con la justicia del país gringo por un asunto relacionado con el Seguro Social, fue retirada de la vistaduría de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos por severas irregularidades por parcialidad en sus intervenciones como ex representante de la CNDH, en la Ciudad Fronteriza de Reynosa.

Por situaciones más incomodas ya le echaron el guante para dejarla fuera de la defensoría estatal, por estar relacionada con hechos ocurrido el 29 de mayo del 2019, en el 10 y 11 Bravo, donde un vehículo marca Xtrail con placas XDK-743-A Nissan propiedad de la CEDH bajo su resguardo fue incendiado del motor, por presuntos desconocidos.

Hay malestar por parte de la dama, porque las investigaciones de la Procuraduría de Justicia de Tamaulipas tomo líneas de investigación coherentes con apego riguroso a los protocolos de indagatorias basadas en los cánones de la ciencia forense. Ella sugería a la dependencia un proceso en contra de quienes ella señalaba como responsables y sospechosos, pero eso no ocurrió porque no figuraron como líneas evidenciales de haber participado en los hechos.

Por lo mismo ya para entonces había emprendido una férrea lucha contra el Fiscal General de Tamaulipas, Irving Barrio Mojica, que arreció por los resultados de las indagatorias no complacientes para doña Olivia y los fines de su tarea de quebrantar el cumplimiento de los derechos laborales de algunos trabajadores de la CEDH.

Debido a este encono de la titular de la defensoría y el titular de la Fiscalía tamaulipeca, las recomendaciones emitidas por la CEDH carecen de credibilidad, se advierte un dolo en ellas y una intención de desacreditar el trabajo de Barrios Mojica, que ciertamente “no es una perita en dulce”, pero no hay varón perfecto aunque el principio filosófico establece que todo ente es bueno, el ser o la persona es buena en cuanto a la bondad del ente.

Además y por lo mismo Doña Olivia se ha ganado a pulso en la CEDH el mote de “Doña Trinquetes”, ya que paga una renta mensual de la residencia que ocupa en uno de los fraccionamientos exclusivo de Ciudad Victoria, por el que paga el arrendamiento por casi 20 mil pesos mensuales.

El sueldo de su secretario particular es del orden de los 48 mil pesos mensuales, por cargarles la mochila, despertarla con café recién filtrado, el beso de las buenas noches

y las dulces madrugadas. Este es un avance de las tropelías de la “flamante” Presidenta de la Comisión Estatal de Derechos Humanos en Tamaulipas. En una siguiente entrega documentaremos el número de averiguación por el atentado al vehículo oficial de la defensoría, lo mismo que algunas de las pesquisas de las líneas de investigación de la Fiscalía de Tamaulipas.

Por otra parte, ha transcurrido el Primer Informe de la administración federal y los profesores letrados, los legítimos agricultores, ganaderos, naranjeros y otros productores de perenes, se manifiestan insatisfechos por las acciones de Jefe del Ejecutivo Federal. Por los retrocesos de las reglas de operación para el sector primario del país, pero también porque se advierte un retroceso en renglones relevantes de la educación, que parecían haber superado vicios arraigados en un segmento de la podredumbre del magisterio.

Algo similar ocurre en un rubro importante como es la seguridad interior de los mexicanos, ante la que se optó por una actitud de una indiferencia sin precedentes. Quienes simpatizaron en algún momento con su proyecto de nación, se muestran hoy insatisfechos y se cuestionan si no estaríamos mejor sin López Obrador.

Las cámaras alta y baja del Congreso de la Unión son una reverenda vergüenza. Y al menos en esos dos poderes hasta ahora se aplica aquella máxima de la administración pública y política pública que reza; “Dale Poder y lo vas a conocer”

Noticias relacionadas

Síguenos por Twitter

Facebook