Interiores

Editoriales 0 27

Carlos López Arriaga – ¿Intervencionismo?, también

Así como representa un cándido error de interpretación negar el perfil terrorista de los cárteles mexicanos, por igual resulta obvio, innegable, el carácter intervencionista de la respuesta estadounidense.

Mi entrega anterior (“Terrorismo, desde luego”) respondía al primer dilema. Hoy me enfoco a una de sus consecuencias.

Decir que el señor TRUMP es un cazador de oportunidades define esa personalidad heterodoxa que lo convirtió en conductor televisivo, sin dejar de ser empresario de la construcción, bienes raíces, capitán del showbiz (Miss EEUU y Miss Universo) gestor de hoteles, casinos, campos de golf y, finalmente, presidente de la Unión Americana.

Espíritu vigilante, depredador siempre al acecho, el hombre aguarda, atento y dispuesto, para saltar sobre el nicho de oportunidad, con una determinación total.

El día que el gobierno obradorista cometió el error de ofrecer a los migrantes centroamericanos visas y becas, con el consabido tumulto en la frontera sur, la respuesta de TRUMP fue tan puntual que parecía perfectamente calculada con anterioridad.

El amago de imponer aranceles al tomate, el aluminio, el acero. Es el estilo del jugador rudo, propio de un halcón, responder siempre con fuerza, sin lugar a sutilezas, doblando la apuesta.

Por supuesto, quien pagó los platos rotos fue el gobierno mexicano. La recién creada Guardia Nacional se estrenó persiguiendo hondureños en lugar de combatir a la delincuencia.

SEGUNDO ROUND

Habrá que esperar qué nos piden ahora que un nuevo flanco débil se abrió en el contexto binacional tras la masacre de la familia LEBARON en un camino vecinal cercano a Bavispe, Sonora, el pasado 4 de noviembre.

El impacto de la noticia fue mayúsculo desde las primeras cifras: nueve personas asesinadas, tres mujeres y seis niños, que luego fueron quemados.

No había lugar para la confusión. El falaz argumento de que “los confundieron con miembros de una banda rival” no se pudo sostener más allá de las primeras horas.

De hecho, es costumbre de los despachos policiales recurrir a ese tipo de historias, antes aún de haber investigado un caso. Pleito entre grupos, daño colateral, ¡pamplinas!…

Muy rápidamente se confirmó, los atacantes sabían perfectamente que se trataba de mujeres y niños en total indefensión.

Aun así, alrededor de 15 sicarios llegaron con orden de disparar y quemar los vehículos. Crueldad extrema contra gente inocente, ante lo cual no tenemos explicaciones disponibles.

Hueco interpretativo que (en calidad de mientras) solo se llena con la palabra terrorismo, ni modo.

La doble ciudadanía méxico-americana de las víctimas contribuyó todavía más a la indignación al sur y al norte del rio Bravo.

Y también la carta que el patriarca JULIÁN LEBARÓN envió el pasado 19 de noviembre al presidente de Estados Unidos, describiendo el dolor de las familias LEBARÓN, JOHNSON, LANGFORD y MILLER.

De ellos viene la petición de entrevistarse con DONALD TRUMP, marchar en caravana hasta Washington y plantear que los cárteles mexicanos sean clasificados como “terroristas”.

Se dice fácil, pero es bastante más que una cuestión semántica. No es cambiar un calificativo por otro, sino instrumentar toda una categoría conceptual que otorga manga ancha a las dependencias de seguridad norteamericanas para movilizar una amplia gama de recursos.

HERRAMIENTA LEGAL

La respuesta de TRUMP estaba dentro de lo previsible. Simpatizó con la idea y ahora solo falta su confirmación plena. Es decir, el decreto ejecutivo firmado por el presidente donde las bandas delictivas, al menos las principales, serían consideradas terroristas.

Hay todo un andamiaje gubernamental dedicado a ello. Empezando por la FOREIGN TERRORIST ORGANIZATION (FTO) oficina dependiente del Departamento de Estado.

Históricamente se le ubica dentro de la Ley de Inmigración y Nacionalidad (Immigration and Nationality Act) también conocida como Ley HART-CELLER, iniciativa de dos legisladores demócratas, el senador PHILIP HART y el congresista EMANUEL CELLER. Fue expedida en 1965 en plena guerra fría, bajo el gobierno de LYNDON B. JOHNSON.

Por mencionar algunos casos, entre las organizaciones señaladas oficialmente como terroristas se encuentran la internacional islámica AL-QAEDA, la colombiana FARC y BOKO HARAM de Nigeria.

Las repercusiones serían considerables, pues ello facultaría al gobierno norteamericano para intervenir directamente en territorio mexicano.

Desde luego, no hablamos de una invasión abierta sino de acciones selectivas, rápidas y quirúrgicas contra objetivos específicos.

En apoyo a esta intención habrá que considerar la fotografía trucada que TRUMP difundió a través de TWITTER, donde aparece su rostro montado sobre la imagen atlética del boxeador ROCKY BALBOA, el célebre personaje interpretado por SYLVESTER STALLONE.

¿Y MÉXICO?

Bueno, especialistas consultados por medios nacionales piensan que se trata de una acometida propagandística con mucho de blof y segundas intenciones.

Sería un amago parecido al del acero y el tomate. Táctica propia de un jugador experto como es el magnate americano. Ese manejo pendular entre el puño duro y las palmaditas en la espalda,

Al poner el dedo en el gatillo nos estaría mostrando hasta dónde puede llegar el gobierno vecino si sus similares mexicanos no frenan esta terrible escalada de violencia.

Este horror cotidiano que viene creciendo desde los tiempos de FOX, CALDERÓN y PEÑA pero está alcanzando niveles de escándalo en el primer año de LÓPEZ OBRADOR.

DONALD nos enseña nuevamente dientes y colmillos, gruñe amenazador desde la Casa Blanca y enarbola el tradicional Gran Garrote (Big Stick) de TEDDY ROOSEVELT.

Por supuesto, esto significa una nueva y pesada carga de trabajo para la cancillería de MARCELO EBRARD, cuyas tareas diplomáticas ya habían logrado desactivar las amenazas proteccionistas esgrimidas por TRUMP a raíz de la migración centroamericana.

Con el drama de la familia LEBARON se concatenan ambas cosas, acción y reacción en un tiempo muy corto que exigen buenos reflejos. El chantaje asoma, pero sobre bases reales. ¿Terrorismo?, desde luego, ¿intervencionismo?, también.

Ahí va de nuevo MARCELO, por lo pronto a investigar qué nos van a pedir ahora, en una etapa tan vulnerable para el gobierno mexicano, cuando está colgada con alfileres la ratificación del nuevo tratado comercial. Lo sabremos pronto, sin duda.

BUZÓN: lopezarriaga21@gmail.com

WEB: http://lopezarriaga.blogspot.com

Noticias relacionadas