Campanario

Editoriales 0 19

Martín Sánchez Treviño – ¿Del federalismo al centralismo?

Las obras de infraestructura son importantes para el desarrollo integral de los pueblos y ciudades, pues si bien las empresas nacionales y extranjeras aplican inversiones en la región fronteriza por la cercanía con los mercados de Estados Unidos y Canadá, Mas todavía resulta atractivo por la renovación del Tratado de los 3 país del norte del continente americano.

Lo que implica que la región fronteriza de las entidades del norte se fortalezca y se actualice para que los servicios carreteros y de puentes de las mismas vías se modernicen y de esa manera alentar el intercambio comercial, en este caso por las ciudades fronterizas de Tamaulipas.

La diferencia a épocas anteriores cercanas al firma del denominado Tratado de Libre Comercio de América el Norte tuvo otros actores, con criterios distintos a los que se promueven. Incluso esos criterios se reflejan en el enfoque de los presupuestos de origen federal.

Pero es fundamental conocer el motivo de la diferencia. Es decir, en la década de los años 80 del siglo anterior, el federalismo se entendía y se aplicaba con un sentido de descentralización, de las tareas, las responsabilidades y los recursos respectivamente.

Mientras que en el inicio de la tercera década del siglo 21 hay un retroceso de la visión del federalismo que busca centralizar lo que un día los estados y los municipios de la república, operaron, aplicaron y ejercieron en obras de infraestructura.

Vale recordar que después de la frustración del ex Gobernador Manuel Cavazos Lerma, ante la incapacidad de prosperar la iniciativa de construir un Canal Intracostero de Tampico a Brownsville redujo su visión hacia la modernización de la red carretera. Que ningún gobernador posterior a él, lo ha igualado.

Que tuvo excesos el y sus colaboradores es otro tema, pero en el renglón de infraestructura, ha sido el gobernador que más obras construyó en beneficio de los tamaulipecos, del intercambio comercial, del desplazamiento de los mercados. Que activo la economía e hizo del intercambio comercial y turístico una dinámica intensa de esta región fronteriza.

Fue entonces cuando fue notoria la afluencia de los cazadores texanos al Santuario de la Paloma de Ala Blanca que se localiza en Parras de La Fuente, Municipio de Abasolo. Fue entonces cuando los campos turísticos de La Presa Vicente Guerrero fueron rebautizados por los turistas anglosajones como Lago Guerrero.

En ese entonces el Presidente de la República era Carlos Salinas de Gortari, con quien Cavazos Lerma había ligado una intensa relación por ello siendo senador le habría arrebato la candidatura a Hugo Andrés Araujo de la Torre. Gozaba del afecto y las confianzas de Salinas.

El hecho hoy, es que el Presidente de la República es Andrés Manuel López Obrador del Partido Morrena y el Gobernador de Tamaulipas es Francisco García Cabeza de Vaca del Partido Acción Nacional. Organismos políticos distintos desde su origen, adversos de adversarios, ambos protagónicos y posicionados en las redes sociales. Ambos con un capital político, que han logrado aglutinar a sus respectivas fuerzas con propuestas puntuales y fundadas en la legalidad según cada perspectiva.

Durante la administración de Cavazos Lerma, las obras de infraestructura se concretaron hacia el tercer año de su proyecto políticos, las carreteras convirtieron en supercarreteras, de 8 cruces internacionales se incremento a 18 por la gestiones estatales y las complacencias federales, fue también cuando se construyó el Puente Internacional de Colombia Nuevo León.

En ese tiempo se promovió la descentralización, más tarde fue la participación de los denominados excedentes petroleros en los tiempos de Fox y Calderón, fue cuando surgió el Tucon que finalmente concluso en la Confederación Nacional de Gobernadores, que lidero el PRI junto con otros partidos como el PRD.

Los tiempos han cambiado, por ello son importantes las acciones que han emprendido los gobernadores de Acción Nacional quien han presentado un proyecto para la administración de los medicamentos lo mismo que otros recursos que deberán llegar a los estados y municipios del país. Pues desde la perspectiva federalista no se entiende y se hace más complejo el centralismo.

Noticias relacionadas