Campanario

Editoriales 0 25

Martín Sánchez Treviño – La axiología de “La Rigoleta”

Si bien la llamada “Escuela Mexicana” y el Capítulo Tamaulipas han priorizado la recuperación de los axiología como los griegos definieron los valores de la persona humana, que más Platón consideró un ideal de toda personas y los que la mayoría de los pensadores desde la era presocrática, durante la era del naciente cristianismo hubo intenciones para apropiase de lo que hoy se conoce como valores, ya que hubo diferentes corrientes que creaban escuelas y defendían su verdades. En una discusión de gente entendida, que ha aspirado a la despejar su entendimiento y crear nuevos paradigmas.

Así durante los dos milenios y el cuarto del siglo 21, han surgido múltiples planteamientos lo mismo de racionalistas, que del existencialismo alemán, inglés y francés. Uno de ellos -Stephen Hawking- planteó en la época reciente la teoría de los “ahujeros negros”, cuya teoría fue llevada a las pantallas de cine.

Por lo mismo los valores son el resultado de que una persona, sea quien sea sin importante el cargo o la investidura, cuando las circunstancias históricas le permiten desempeñar alguna tarea o función social. Y no únicamente porque un trajeado con casimir plateado -como decía el inolvidable Piporro- cada mañana busca marcar tendencias en su intento por manipular a la población.

Es decir, los valores no se fomentan por decreto, sino que se construyen desde el día a día, con la aspiración principal de servir a los ciudadanos, al vecino, al empresario, al trabajador que desde las 3 de la madrugada sale de sus vivienda para llegar a tiempo a la fábrica, a la maquiladora.

Ni tampoco con un discurso “mareador” que escoge el dirigente -porque lejisímo está de convertirse en líder- del magisterio tamaulipeco. Ante todo porque su gestión esta plagada de irregularidades, que bien pueden motivar una denuncia judicial.

Cuesta entender que el dirigente de la sección 30 del SNTE, haga un exhorto a los cuadros estudiantes de la Norma Básica de Tamaulipas, a cultivar los valores, cuando el mismo despojo a una profesora de su modesta plaza en una secundaria de Tamaulipas, durante el último tramo de la administración del ultimo gobernador priísta.

Este redactor omite la identidad de la profesora, pues la presunta irresponsabilidad de la docente se hizo viral “malevosamente hablando” y circuló en los medios informativos internacionales y nacionales. Transcurridos los hechos, estos no implicaban a la joven profesora. Ni la supuesta irresponsabilidad.

En el talón del cheque la maestra aparece el porcentaje que salomónicamente les descotaban de sus ingresos y el nefasto dirigente sindical de la sección 30, le dio la espalda. El turno que tenía lo había se lo había cedido su santa madre. “La Rigoleta” despojo de la plaza para entregarla a sus compinches.

Y la madre de la docente fue imposibilitada para recuperar el subempleo que había gestionado para su hija en la secretaria de educación. Ojalá que los valores que promueve, difunde y plantea el dirigente sindical le sirvan para seguir apestado como lo estuvo durante

más de 25 años, para llegar a un desempeño gris, que ha favorecido más varones que mujeres. Bien le iría que el Instituto Estatal de Atención a las Mujeres lo deje como está.

En cuestiones más agradables, el Gobernador de Tamaulipas, Francisco García Cabeza de Vaca, realizó una intensa gira acompañado de su Esposa Mariana Gómez Leal de García, el pintoresco Ejido Calabacillas del municipio de Bustamante, dentro del programa Un Gobierno Cerca de Ti.

Asimismo en esta capital el Gobernador y la Primera Dama inaguraron una cancha de Sofbol, en la Villa Olímpica de Tamatán, se estima que la obra permitirá el esparcimiento de al menos 4 mil ciudadanos aficionados a la pelota blanda. La inversión de esta obra fue del orden de los 10 millones de pesos. Ya que además de otros enseres le fue instalado pasto sintético. Pero sobre todo cumple con las medidas oficiales del Sofbol MX y es reconocida por la Asociación de Ligas Pequeñas de México.

Noticias relacionadas