Campanario

Editoriales Off 29

Martín Sánchez Treviño – De reversa y cuesta arriba

Si acaso se advertía y había algunas dudas respecto al futuro del país en cuanto promoción de la inversión, el crecimiento de la economía pero sobre todo el bienestar de las familias, la pandemia fue uno de los motivos que asomo lo que estaba debajo de lo que mal ha sido bautizada como la 4T. Pues mientras que organismos ajenos al gobierno federal deciden aportar recursos para incentivar a la pequeña y mediana empresa, con recursos que ciertamente no son regalados, de todo quiere una parte.

Pero por una parte es bueno que ocurran estas situaciones, para que la población entienda y habrá los ojos respecto a quien y como están gobernando la nación. En su momento indiqué en este espacio, que durante las campañas presidenciales del ahora Jefe del Ejecutivo Nacional di cobertura a sus actos proselitistas los mismo en la frontera que en el oriente, ponientes y sur de la entidad.

En este mismo espacio puntualice que cuando le impusieron la banda presidencial ya no era el mismo y, que en sus discursos finales de la última campaña había dicho de que era capaz y que era lo que iba hacer. Fue entonces cuando un grupo de comunicadores murmuramos entre si porque vimos lo había debajo de la alfombra de la 4T.

Es coyuntural la expresión del Senador Ismael García Cabeza de Vaca, quien en su tuit señala que los empresarios rebasan por la derecha, en materia económica a la izquierda y el gobierno de Morena, por los acuerdos de los empresarios con el Banco Interamericano de Desarrollo, que buscan conservar empleos y reactivar la economía del país.

Así mismo es oportuno el respaldo de la Asociación de Gobernadores de Acción Nacional, quienes consideran que el acuerdo del BID con los empresarios no implica recursos fiscales los 300 mil millones de pesos para el sector empresarial.

Pero es un contrapeso importante que la nación mexicana requiere, para evitar el autoritarismo pero también para conservar que los empresarios y emprendedores no le pidieron ni le piden migajas a los gobiernos. Porque es la naturaleza de los inversionistas, que ponen en un dilema a cualquier gobierno mal administrado o con una visión equivocada de los sectores productivos.

Por ello algunos medios nacionales entienden como un reproche presidencial la señalar de modito del acuerdo. Pues lo cierto es, que si el cerró la bolsa de recursos para los sectores productivos debería saludar con beneplácito lo que organismos internacionales hacen por el sector emprendedor de este país.

Que ciertamente no andan pidiendo para hacer caridad, ni el resultado de las gestiones realizadas son regalías, se trata de una figura del financiamiento que requieren las empresas que generan empleos, pagan obligaciones fiscales y derechos de seguro social, Infonavit, IVA e ISR.

¡Vaya que si vamos de reversa y cuesta arriba!. Pero mayores cosas habremos de ver pues esto apenas empieza y la tendencia es que en la actual administración federal no

habrá incentivos para la micro, pequeña y mediana empresa. Lo mismo que para los inversionistas del sector privado del que forman parte los productores de granos y carnes.

En el orden de la academia, la Universidad Autónoma de Tamaulipas, campus Tampico abrió las carreras de Ingeniería Civil, Ingeniería Industrial y Sistemas, Ingeniería Geomática e Ingeniería en Sistema Computacionales.

Noticias relacionadas