Campanario

Editoriales Off 47

Martín Sánchez Treviño – ¡Al Diablo con la nueva normalidad!

Dice el principio ontológico, que una cosa es lo que es y no puede dejar de existir. Por lo mismo no se puede hablar de una “nueva normalidad” cuando los habitantes parecen guerrilleros con medio rostro cubierto y están obligados a agregar el gel antibacterial, como un producto básico y de esa manera desplazarse a lo mismo a la planta laboral que a un centro comercial, o una oficina gubernamental.

Hasta donde hay una incoherencia de los gobernantes, pues mientras en Cancún los acompañantes en un acto público el Jefe del Ejecutivo Nacional luce sin cubre bocas no obstantes que la misma federación decreto en uso de este, sea la misma autoridad quien evade su cumplimiento. Bien se dice en el medio docente que el ejemplo es una orden silenciosa.

Pero tal parece que México tiene como modelo a Estados Unidos no obstante que la burbuja esta a bordo de desinflarse y, algo similar podría ocurrir en México si la inercia de rechazo hacia la figura presidencial sigue en aumento. El fin de semana apenas había dejado Quintana Roo cuando salieron vehículos en marcha en repudió hacía la figura presidencial, desfiló en el Caribe mexicano.

La “nueva normalidad” resulta hasta violatoria de los derechos humanos, porque se trata de una imposición, que la propia autoridad incumple, como ha ocurrido en épocas anteriores donde lo que antes se llamaba impunidad hoy bien cabe la expresión de ingobernabilidad.

Ahora, resulta que sí se aplicarán las pruebas cerológicas, cuando esta demostrado por los especialistas de la UNAM que únicamente le permitirán a la autoridad sanitaria saber lo sucedido el día anterior con los pacientes del coronavirus y algunos de esos podrían amanecer con los tenis para adelante. En ese sentido los investigadores de la UNAM han sido puntuales y ácidos con sus estudiosos, análisis y comentarios, pero acertados. Pues la población quiere certidumbre no justificaciones del gasto corriente.

Contrario a la política de salud que trae dividido a medio gabinete del gobierno federal, consideran que cada caso activo debería estar monitoreado con familiares cercanos y con las personas que tuvo relación algunos de los infectados.

Metodología que en un principio aplicó la Secretaria de Salud en Tamaulipas y cuyos resultados estuvieron a la vista, pero quizá por andar en otras grillas la titular de la dependencia se olvidó de lo esencial y básico de su taréa, por ese motivo se le habrían dispararon los contagios en la frontera consentida de la actual administración estatal, como es Reynosa que en menos de 24 horas se incrementaron los casos de covid-19 de 198 a 258 pacientes positivos a la pandemia.

El cuerpo de investigadores de la Facultad de Medicina de la UNAM, cuestionan incluso que la federación hable de una nueva normalidad, cuando la población enfrenta una anormalidad en sus entorno social, laboral, escolar y de convivencia.

Pues contra todas las leyes de la física resulta incongruente que la mal utilizada nueva normalidad impida el desplazamiento de las personas y se establezcan libertades acotadas. Sin que una autoridad vigile el cumplimiento de la normatividad, pues ni esta es nueva, ya existía y por ello no ha sido necesario reformar ninguna ley relacionada con la sanidad.

Pero la urgencia de los políticos lengua mocha por estar en el animó de la población volvieron con el tema del avión rifado. Origen de mentiras que por más que buscan desviar la tensión, no pueden con el mounstruo del desempleo de 12.5 millones de mexicanos que según estudios incomodos para Palacio Nacional, tuvieron lugar durante el mes de abril del 2020, sin considerar los subempleos que dejo la pandemia  en la mayoría de las empresas de Jalisco, Nuevo León, Tamaulipas, Mérida, León, Puebla, Querétaro, San Luis Potosí el Estado de México y la Capital del País.

En la capital cueruda, la pandemia paralizo las actividades del Congreso de Tamaulipas, aunque el poder legislativo durante el periodo del diputado Gerardo Peña Flores se ha mostrado improductivo, ocioso y hasta flojeroso, pues los puntos de acuerdo carecen de argumentación y motivación, mucho más deficiencias se advierten en la las iniciativas de reforma, lo mismo que los dictámenes. Y los comunicados de prensa, que son la imagen externa del poder legislativo, son similares a un pie de foto. Falto de contenido.

Otros tiempos fueron los de Carlos García González y Glafliro Salinas Mendiola, quienes dieron muestra de sus habilidades como legisladores, dirigentes de la fracción mayoritaria y capacidad de concretar acuerdos con las demás fracciones legislativas. Legislatura en la que promovieron temas torales para el estado y el desarrollo la región Tamaulipeca. El contagio de algunos legisladores y funcionarios fue el motivo para tirarse a la hamaca.

La realidad en plena pandemia es la pérdida de 12.5 millones de empleos en el país, además al menos la mitad de la cifra anterior paso de empleados a subempleados. Sera entonces eso lo que los gobiernos denominan nueva normalidad? A los cuales los empresarios le redujeron los horarios de entrada y salida. Son esas las bondades del de la mal llamada nueva normalidad.

En temas oficiales, el Gobernador de Tamaulipas informó que con los integrantes de la Conago participó en reunión de trabajo virtual con una parte del gabinete federal, como son la secretaria de salud, de gobernación y de educación, respecto a la forma y los tiempos para reactivar la economía en las entidades del país.

Mientras que la Presidencia Municipal de Victoria, se aplica en distribuir agua en las colonias que se localizan al poniente de la capital de estado, donde los habitantes desde décadas anterior carecen de agua. Pues administraciones como la del priista ex gobernante Egidio Torre Cantú, prefirió un acuaférico sin agua que una nueva línea del Acueducto. Y eso que hizo estudios en el extranjero, que tal si no.

Noticias relacionadas