Recibe trasplante doble de pulmón y dan de alta a paciente de Covid

El Mundo Off 34

AGENCIAS

Lo último que Mayra Ramírez recuerda de la sala de urgencias en el Hospital Northwestern Memorial de Chicago es haber llamado a su familia por teléfono para decirle que tenía COVID-19, por lo que la iban a conectar a un respirador y necesitaba que su madre tomara las decisiones médicas por ella.

Ramírez, de 28 años, no se despertó en más de seis semanas. Luego supo que el 5 de junio se había convertido en la primera paciente de COVID-19 en Estados Unidos en recibir un doble trasplante pulmonar.

El miércoles la dieron de alta del hospital.

Ramírez forma parte de un número pequeño pero creciente de pacientes cuyos pulmones han sido destruidos por el coronavirus y cuya única esperanza de supervivencia es un trasplante de pulmones.

“Estoy bastante segura de que, si hubiera estado en otro centro, simplemente habrían finalizado el cuidado y me habrían dejado morir”, dijo en una entrevista el miércoles.

Se considera que esa operación es una medida desesperada, exclusiva para personas con daño pulmonar irreversible y letal. Los doctores no quieren sacarle a nadie sus pulmones si existe la posibilidad de que sanen. En general, solo se realizaron unos 2700 trasplantes pulmonares en Estados Unidos el año pasado.

Los pacientes deben estar lo suficientemente enfermos como para necesitar un trasplante, pero a la vez lo suficientemente fuertes para sobrevivir a la intervención, recuperarse y seguir con sus vidas. Con una enfermedad nueva como el COVID-19, los doctores siguen aprendiendo cómo lograr ese equilibrio.

“Es un cambio de paradigma muy grande”, dijo el cirujano de Ramírez, Ankit Bharat. “El trasplante de pulmones no se ha considerado como un posible tratamiento para una enfermedad infecciosa, así que la gente necesita habituarse más a esa idea”.

El 5 de julio, realizó una intervención quirúrgica similar en otro paciente con COVID-19, Brian Kuhns, de 62 años, proveniente de Lake Zurich, Illinois.

Kuhns estuvo 100 días conectado a máquinas de soporte vital antes de recibir el trasplante. Previo a enfermarse, pensaba que el COVID-19 era un embuste, afirmó su esposa Nancy Kuhns en una declaración publicada por el hospital.

“Si mi historia puede enseñarles algo, es que el COVID-19 no es ninguna broma”, dijo Brian Kuhns.

Dos pacientes más en el Hospital Northwestern Memorial están en espera de trasplantes, uno de Chicago y otro de Washington D. C., dijo Bharat, jefe de cirugía torácica y director quirúrgico del programa de trasplante de pulmones.

Se espera que la próxima semana llegue un paciente de Seattle, y el equipo del Northwestern está asesorando sobre otro caso de un grupo médico en Washington. Otros centros de trasplantes están considerando intervenciones similares, dijo Bharat.

El viernes pasado, un paciente de COVID-19 que fue trasladado de otro estado se sometió a un trasplante pulmonar doble en el Hospital Health Shands de la Universidad de Florida en Gainesville, dijo el médico Tiago Machuca.

Si bien otros centros han preferido referir los casos a otras instituciones, la mayoría de los pacientes tenían otros problemas médicos graves que los descartaban, afirmó el doctor.

Noticias relacionadas