Campanario

Editoriales Off 41

Martín Sánchez Treviño

La crisis económica del Covid

El resultado inmediato de la pandemia se refleja en la caída de la economía nacional lo mismo en actividades en la que participa con Canadá y Estados Unidos, en este último país los resultados de las gestiones presidenciales no son las más optimas, por lo mismo México tampoco es ejemplar en ese sentido, pues ha incurrido en irregularidades administrativas lo mismo le sale a deber a la población debido a que las acciones de salud no son las más acertadas.

Aunque en general las reacciones de los países del mundo no son el resultado de un brillante desempeño en el rubro de la salud. Lo mismo la economía de la mayoria de la regiones del mundo están sumidos en una de las crisis sin precedente en el mundo, no obstante que los difuntos de la segunda guerra mundial han superado a la pandemia del 2020.

Más allá de los difuntos derivados del Covid, hay retrocesos severos en las cadenas de productividad lo mismo en la actividad primaria, que secundaria y tercearia. Y aún cuando las economías de los principales bloques económicos y financieros buscan reaccionar ante la caída de la productividad, hay una severa crisis de salud, social, política pero sobre todo económica.

Asimismo hay un choque frontal entre la llegada de las nuevas tecnologías de las maquinarias y los vehículos de fuerza motriz y la incapacidad de los inversionistas en los rubros de producción e vehículos estancada por la caída de la demanda de unidades.

En este renglón los productores de vehículos tienen rezagados modelos del 2019 y el 2020 cuando ya esta en las armadoras los modelos 2021. Por ese motivo los distribuidores de automóviles, camionetas, camiones de carga y similares han migrado al uso de plataformas digitales para promover la salida del rezago de vehículos.

Y por si fuera poco, informes oficiales del estado financiero de Petróleos Mexicanos indican que la petrolero enfrenta una de la peores caída de los derivados del petróleo en los últimos 40 años. Para la economía mexicana no es una buena señal, sobre todo por que el gobierno federal está empeñado en construir la Refinería Tres Bocas, que por ahora los avances son nulo debido a que la obra se construye sobre terreno fangoso e inundable.

Pero más que una inversión en la extracción combustibles fósiles que hoy no son la mejor opción al grado que las petroleras privadas del mundo frenaron la inyección de recursos en proyectos de este orden.

Por ello aunque las expresiones optimista de la administración federal buscan imponerse por encima de la caía de la inversión internacional en México, lo cierto es que la economía nacional no ha tocado piso firme, y por lo mismo el peso sigue flotando y las expectativas de la población son únicamente una sensación de que la economía esta en buenas condiciones, porque el dólar se mantiene, lo mismo que la bolsa. No así es el comportamiento de los bolsillos de los obreros, trabajadores y empleados mexicanos. En los inversionistas hay un panorama complejo y desalentador.

Noticias relacionadas