Estudio descubre alteraciones en el cerebro en enfermos leves de Covid-19

El Mundo Off 20

AGENCIAS

El nuevo coronavirus es capaz de infectar células del tejido cerebral y puede provocar “alteraciones significativas” en la región del córtex incluso en pacientes leves, según informaron este miércoles fuentes académicas basadas en un estudio.

La investigación, realizada por 74 científicos de varias instituciones brasileñas, entre ellas la Universidad de Campinas (Unicamp) y la Universidad de Sao Paulo (USP), detalla los efectos del SARS-CoV-2 en el cerebro, especialmente en los astrocitos.

“Mostramos por primera vez que, de hecho, (el coronavirus) infecta y se replica en los astrocitos y que ello puede disminuir la viabilidad de las neuronas”, explicó Daniel Martins-de-Souza, uno de los coordinadores del estudio, financiado por la Fundación de Amparo a la Pesquisa del Estado de Sao Paulo (FAPESP).

El investigador apuntó que había “grandes dudas” sobre si la disfunción cerebral registrada en algunos enfermos con COVID-19 era como consecuencia de una “inflamación sistémica” o si realmente el coronavirus perjudicaba directamente el funcionamiento de las células nerviosas o las infecta.

“Nuestros resultados indican que el SARS-CoV-2 puede entrar en las células cerebrales y afectarsu funcionamiento”, completó.

Los astrocitos son las células más abundantes del sistema nervioso central y desempeñan múltiples funciones, entre ellas ofrecer sustento y nutrientes a las neuronas, regular la concentración de neurotransmisores y ayudar a proteger al cerebro de patógenos y toxinas.

Los científicos detectaron la infección de este tipo de células a partir de análisis realizados en los tejidos cerebrales de 26 pacientes que murieron por la COVID-19.

La presencia del coronavirus fue confirmada en las 26 muestras estudiadas y en cinco de ellas se registraron además “alteraciones que sugieren un posible perjuicio al sistema nervioso central”.

“Observamos en esos cinco casos señales de necrosis e inflamación, como edemas o lesiones neuronales de otro rango”, indicó Thiago Cunha, profesor de la USP y quien no descartó daños semejantes en los otros 21 pacientes fallecidos, pero en regiones diferentes del tejido cerebral.

Por otro lado, los investigadores también estudiaron a 81 pacientes que contrajeron la COVID-19, pero solo desarrollaron síntomas leves y no tuvieron la necesidad de ser hospitalizados.

Los análisis se produjeron 60 días después de la fecha de diagnóstico y revelaron que un tercio de los participantes todavía presentaba síntomas neurológicos o neuropsiquiátricos.

Noticias relacionadas