“No somos iguales”…

Portada Off 37

INFORMACION TOMADA DE EL UNIVERSAÑ

CDMX.- La madrugada de este miércoles, el periodista Julio Hernández López “Astillero” ya hacía fila afuera de Palacio Nacional para entrar a la mañanera del presidente Andrés Manuel López Obrador y replicar. También era poner en la mesa a la Sierra de San Miguelito y la presencia empresarial en San Luis Potosí.

La semana pasada, Julio Astillero advirtió de su presencia tras haber sido señalado por Elizabeth García Vilchis, la encargada de la sección “Quién es quién en las mentiras de la semana”.

“Estaré el próximo miércoles en la conferencia presidencial de prensa, para responder a señalamientos hechos por Elizabeth García Vilchis en relación con las 1805 hectáreas de la Sierra de San Miguelito y el proyecto Cañadas”, sentenció, además que mencionó a María Luisa Labores, titular de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat).

Antes de las 7 de la mañana de este miércoles, el columnista de La Jornada ya ocupaba, con cubrebocas, un espacio en primera fila dentro del Salón Tesorería. Ya había compartido en redes sociales la foto de un gatito de Palacio Nacional.

Minutos después salió el presidente López Obrador; Elizabeth García Vilchis; Rosa Icela Rodríguez, secretaria de Seguridad; y María Luisa Labores, mencionada en la investigación periodística de Astillero.

Rosa Icela Rodríguez habló de espionaje y de contratos en los sexenios de Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto para adquirir el programa Pegasus. Se garantizó que en el gobierno de López Obrador ya no se espía a nadie.

Y después llegó el turno de Elizabeth García Vilchis de exponer “las mentiras” de los medios y de presentar un “análisis” de empresas de comunicación y periodistas que más comentarios negativos hacen del presidente López Obrador.

“Finalmente, presentamos en este espacio, los líderes de opinión con más opiniones negativas hacia el presidente López Obrador. Se encuentra Pacasso, Joaquín López-Dóriga, Maricarmen Cortés, Mario Maldonado, entre otros.

“Este análisis habla por sí solo, saque usted sus conclusiones”, decía Gracía Vilchis mientras Astillero esperaba su turno para poder replicar.

“Adelante”, se escuchó decir al Presidente para que después Albores tomara la palabra en el podium y explicara el caso de San Miguelito. Defendió que la dependencia que ella encabeza pone al centro al ser humano, a las familias y a las comunidades porque “no puede haber salud si no hay un ambiente sano”.

Con láminas de apoyo, Albores mencionaba en la mañanera la intención de hacer un área natural protegida con estudios previos justificativos en la zona y destacó un cronograma de trabajo mientras Astillero seguía esperando.

Llegó el momento de Albores de rebatir “con argumentos” al “señor Hernández”: “En la Cuarta Transformación no estamos nosotros coludidos con nadie y hacer un área natural protegida es proteger al pueblo de San Luis y también a las mexicanas y a los mexicanos”.

Después la titular de Semarnat rechazó que para el área natural protegida se hayan quitado mil 805 hectáreas “porque se está en proceso de consulta, no está el decreto como tal”.

La secretaria de Seguridad se levanta de su asiento y le muestra algo al Presidente. García Vilchis escucha atenta y Astillero espera aún su turno.

Al defender “con argumentos” su trabajo al frente de la Semarnat, Albores exhibe los “disparates” de Julio Hernández Astillero por comparar lo que se hizo con una minera que terminó con el suelo, flora, fauna y agua.

Termina Albores e interviene López Obrador para dar instrucciones de que los contratos de Pegasus se suban a la red. Aprovecha para decir que hay una “decadencia del periodismo en México” y que es atacado por medios que se dedicaron a aplaudir y callar “como vasallos”.

Reafirma que nadie va a ser perseguido, sancionado o censurado por ejercer el periodismo, “pero nos reservamos el derecho a la réplica”. Arremete contra EL UNIVERSAL y pronuncia una frase repetitiva en su mañanera: “la calumnia, cuando no mancha, tizna”.

Y llega el turno de Astillero

“Y ahora sí, vámonos a las preguntas, pero primero que viene Julio Hernández a la réplica”, dice López Obrador.

El columnista de La Jornada se levanta, toma el micrófono e inicia la respuesta con “documentación y argumentación”: “Gusto de estar entre compañeros, gusto de reivindicar el periodismo, gusto de decir que, justamente lo que ha dicho el Presidente de la República, es algo que comparto en lo general y que he practicado a lo largo de décadas de ejercer un periodismo crítico, independiente y honesto en todos los casos, sin excepción”.

Astillero continúa y refiere que la semana pasada, fue señalado en Palacio Nacional “de mentir” tres veces.

Astillero califica a la sección “quién es quién en las mentiras de la semana” de ser un ejercicio “desproporcionado, sin fundamento y sin la autoridad periodística correspondiente”. El Presidente lo observa y García Vilchis escucha.

Señala que el fondo del asunto, que es lo que importa, desemboque en la posibilidad de que se frene el proceso de supresión de mil 805 hectáreas en San Luis Potosí.

“Tengo tres causas: el periodismo crítico, independiente, sin chayote, sin engaño, pero también sin mentiras”, recalca Astillero. Se refiere también a “la defensa sin simulación del medio ambiente” y a “la causa del proceso popular en busca de cambio que se ha instalado en este país, que requiere verdad y justicia, no sólo los informes vehementes, no sólo la palabrería, no sólo el ‘rollo’ burocrático, la verdad”.

Astillero celebra que tiene espacio en “las benditas redes sociales”, como las ha llamado el Presidente e inicia la exposición de su trabajo periodístico en San Luis Potosí. Declara que la secretaria del Medio Ambiente ha dicho que ella desconoce el proyecto Las Cañadas, que incluye 29 mil lotes para residencias que albergarían unas 140 mil personas de alto poder adquisitivo.

Conforme el periodista habla, María Luisa Albores se muestra incómoda, hace muecas, voltea los ojos y se mueve. Astillero habla de excusas. Recuerda que la secretaria del Medio Ambiente le canceló una entrevista “de último momento”.

“Quiero cerrar esta intervención convocando a la señora Elizabeth García Vilchis a que, tal como lo hacemos los periodistas de verdad, cuando uno se equivoca, lo reconoce y ofrece disculpas. Ojalá y después de todo esto haya pues la congruencia en un auténtico ejercicio periodístico y haga lo que corresponde, señora García Vilchis.

“De no ser así, continuaré con acciones legales en el ámbito nacional y ante instancias del gremio nacionales e internacionales para que no se siga estigmatizando y difamando el ejercicio periodístico recto, honesto y crítico”, advierte Julio Hernández Astillero.

Concluye el periodista con una advertencia de agresión al medio ambiente y López Obrador garantiza el derecho de réplica.

El periodista menciona la explotación minera del cerro de San Pedro en el sexenio de Vicente Fox, lo que molesta a López Obrador: “Yo jamás he actuado en contra de la gente, en contra del medio ambiente, jamás, en toda mi vida”.

“Y está claro de que no voy yo a afectar ninguna área natural, sea protegida formalmente o no. Nosotros no vamos a dar ninguna concesión, ningún permiso que vaya en contra del medio ambiente.Hasta ahora, hasta el día de hoy, no hemos actuado de esa manera y no lo vamos a hacer por convicción. No somos iguales, Julio”, declara el Presidente.

-“Tampoco de este lado somos iguales”, rebate el periodista.

-“Sí, sí, no somos iguales. No coincidimos contigo y no se puede comparar a nuestro gobierno con lo que hizo Vicente Fox, de destruir el Cerro de San Pedro por la minería. Nosotros no hemos dado una concesión para explotación minera. Entonces, el apostar a que todos son iguales, que es uno de los propósitos que tienen nuestros opositores, que todo es lo mismo, no funciona, no se ajusta a la realidad y, como tú mismo lo acabas de decir, los hechos son los que van a hablar. Nosotros no vamos de ninguna manera a afectar a nadie”, responde López Obrador.

López Obrador dice que los opositores se frotan las manos y que no se va a afectar al pueblo.

“Si el presidente de México fuese un tecnócrata o fuese un títere, un pelele impuesto por grupos de intereses creados, sería otra cosa. Te aviso de que ya no es eso lo que sucede en el país. El presidente de México no es un florero ni es un pelele de ningún grupo de interés creado. No estamos aquí para facilitar el saqueo, el robo, la corrupción, como era antes, es otra nuestra función”, añade López Obrador.

Tras las muecas de María Luisa Albores, el Presidente la defiende y la conmina a que dé a conocer su historia como defensora del medio ambiente: “Y esta señora, que es la secretaria de Medio Ambiente, viene de un movimiento social, viene de abajo, viene de trabajar honestamente en cooperativas que siempre han estado protegiendo el medio ambiente, que se ha opuesto siempre a la destrucción del territorio”.

Y vuelve el “no somos iguales”

López Obrador dice que su Gobierno ha decidido tener como responsable “a una auténtica defensora del medio ambiente, con una trayectoria ejemplar, una mujer incorruptible”.

-“Entonces, por eso digo: no somos iguales”, añade el presidente López Obrador.
-“No seamos iguales, también como periodista no soy igual a todo lo que aquí se señala”, responde Astillero.

-“Pues yo creo que está claro”, indica López Obrador.

Se sigue con la sesión de preguntas y respuestas. Termina la conferencia, el Presidente agradece a Astillero por asistir a la mañanera y “la señora García Vilchis” siguió sentada sin tomar el micrófono.

Noticias relacionadas