Campanario

Editoriales Off 37

Martín Sánchez Treviño

Desempleo, contrataciones y remesas

Durante los últimos 30 años los gobiernos del PRI, PAN y MORENA han presumido las remesas de dólares que los migrantes mexicanos envían de Estados Unidos a México, como si ese hecho estuviera relacionado con las malas administraciones gubernamentales. Pues quienes migran a ese país por cuestiones laborales son porque su país no oferta empleos bien remunerado. En el tramo de Morena en el poder, quienes migran por cuestiones laborales son en su mayoría de la clase media denigrada desde el monitor de Palacio Nacional.
El hecho es que desde la década de los años 90 del siglo anterior la administración de Carlos Salinas de Gortari, fue la que periódicamente difundía las remesas de los migrantes mexicanos práctica ordinaria desde entonces de los gobierno en turno.
Si bien son ciertas las cifras que presenta el Banco de México respecto a que al cierre del primer semestre del 2021 las remesas ascendieron a los 11 mil millones de envíos, lo cierto es los envíos es resultado también de los mexicanos desempleados que migraron en calidad de contratados para la recolección de cosechas y, más se incrementaran en el segundo semestre del año en curso por las cosechas correspondientes al ciclo tardío.
Y no obstante que la encuesta de población de esa nación revela que contabilizo 12 millones de migrantes mexicanos a finales del 2021, lo cierto es que empleados burócratas y jornaleros de los estados fronterizos mexicanos incrementaron la población de contratados que trimestralmente se internan en ese país.
El flujo de migrantes mexicano también se incrementó debido a que el número de fallecidos en Estados Unidos por le Covid-19, también alentó la migración contratada para cubrir la falta de mano de obra, sobre todo en tareas que los norteamericanos desaíran los empleos.
Sin embargo, para la estadística del monitor nacional las remesas provenientes de Estados Unidos son una forma de justificar las fallas de la administración morenista, que en los últimos 3 años ha sido incapaz de generar los empleos que la población mexicana requiere y también se debe a los incentivos fiscales de ese país para los empresarios dentro de los cuales se contempla la contratación temporal de migrantes.
Pero que no venga a decir ningún gobernante que el incremento de remesas se debe a su buena gestión pues más bien es el resultado de las administraciones irresponsables y nocivas que han llevado al traste la económica mexicana.
El fantasma del desempleo y la inseguridad serán el talón de Aquiles del gobierno morenista, pues casualmente la clase media quien le dio el triunfo a Morena en el 2018 son los más afectados por las acciones de ese partido en el gobierno.

Noticias relacionadas