Campanario

Editoriales Off 29

Martín Sánchez Treviño

¿Rodolfo González el caballo negro?

El viraje en el Partido Morena sorprendió a algunos de los seguidores de ese partido, sobre todo a aquellos que no tienen una membresía, luego que fue nominado Rodolfo González Valderrama como titular de los programas federales en Tamaulipas. Los detractores de ese partido ya esperaban un movimiento de esa naturaleza lo mismo. Pues les convenía que el prospecto para la gubernatura fuera un candidato a modo como lo es el senador Américo Villarreal Anaya.

En una entrega de la semana anterior en este espacio transcribimos una versión de los americanistas, en la que estos estaban preocupados porque el senador subió durante la presentación de su informe de labores, ya que después de esa eventualidad no se volvió a saber del mismo.

Y en la previa de la llegada de González Valderrama, también comentamos que algunos morenistas de cepa filtraron a este redactor que en la entidad se habían activado grupos en los seccionales correspondientes a favor del tampiqueño, por lo mismo se advertía que vendría a Tamaulipas a remover su trabajo electoral.

Se trata de un hombre que lo mismo fue compañero de escuela del Presidente Andrés Manuel López Obrador, que fue también el principal operador de las campañas presidenciales que concluyeron con el triunfo en el 2018.

Por lo mismo es un conocedor de la estructura política y social de Tamaulipas, con la característica de una discreción de ultratumba. Un ejemplar de su autoría son los resultados que obtuvo Morena en la elección de junio anterior, donde ese partido barrio en las principales alcaldías y diputaciones tamaulipecas al PAN. Con una mínima diferencia de votos.

Qué sorprende a cualquier analista, ya que si la diferencia de votos fue mínima -no superior a los 30 mil sufragios- entre el PAN y Morena, ¿Cómo se explica entonces la bota electoral de los morenos?. Solo en territorio del Truco los resultados fueron adversos para los contendientes de Morena.

¿Qué ocurrió? Pero además, porque mandar a Américo Villarreal Anaya a Sinaloa y no a Tamaulipas como delegado especial para el manejo de la elección. Eh ahí la gran incógnita. Por ello en el terreno de las especulaciones cobra fuerza la versión de que Villarreal sería un candidato a modo de Acción Nacional. Pues ni un centavo invirtió para ganar la senaduría, pero además en el centro del país circula la especie de que la aprobación de cuentas a algunos alcaldes pillos de Acción Nacional, son amigos del senador morenista. Con los cuales comparte nómina desde que su padre era gobernador.

Por ese motivo el viraje hacia González Valderrama es desde la presidencia de la República y este aspirante a la gubernatura, entiende y sabe como ganar una elección ante un gobierno de oposición, al que le ganó la mayoría en el Congreso Local y la mayoría de los Ayuntamientos importantes.

Y la instrucción es que no deje suelto a nadie, entiéndase el senador Villarreal y el cuñado cómodo José Ramón Gómez Leal quien le heredó el cargo para amasar la machaca electoral.

Noticias relacionadas