Campanario

Editoriales Off 44

Martín Sánchez Treviño

Tenían mayoría legislativa, pero la dejaron ir

En el poder legislativo tamaulipeco siguen los escarceos de las dos fuerzas políticas como son el PAN y Morena. Ambas argumentan ilegalidad en el ejercicio legislativo, motivo por el cual las actividades en el Congreso del Estado se muestran anormales y fuera de los ordenamientos de costumbre.

En la disputa por el control del organismo legislativo los dos grupos argumentan que les asiste la razón y por ello han llegado a decisiones extremas como la división del poder legislativo. No hay precedentes de la historia en el sentido que alguna legislación de Tamaulipas haya sesionado de manera unilateral.

Y en ese contexto los panistas que gozan de hacer mayoría con legisladores de otros partidos, incluso de sus oponentes, figuran que las acciones son conforme a las normas que rigen a ese poder. Cuestión que los Morenos cuestionan y descalifican. Pero no proponen y es por ello los trabajos del legislativo no prospera.

Pero, el estancamiento de ese poder se agudizó con el triunfo de Morena y los pleitos en el pleno legislativo son una costumbre, pues cada partido se levanta de las sesiones o impide el desarrollo de las mismas cuando los acuerdos no le favorecen. Y la postura es de ambas partes.

Definitivamente no hay entendimiento y ninguno de ellos sufre desgaste, si en cambio los policías estatales que también son personas y tienen que permanecer expuestos al sol, la misma historia es la de los ciudadanos que son “acarreados” y desempeñan tareas de choque como lo hacen los policías.

Es decir, provocan el enfrentamiento de dos grupos ciudadanos, pero ellos como diputados ni siquiera se despeinan. El martes anterior los Morenos despidieron a sus seguidores para ellos enseguida retirarse del lugar, lo propio hicieron los panistas usaron la fuerza pública cuyos elementos también son personas, sujetas a la orden de un superior.

El fondo del conflicto de los dos bandos de legisladores es el poder que cada cual quiere tener. El panismo sabe que no tiene la aprobación de los habitantes y en ese sentido a su manera sumó legisladoras de su partido rival. Que representa un agravio debido a que por la vía de las urnas obtuvo esas 5 representaciones, pero como dicen el llano, “el fuste se les fue a las verijas”. Maltrataron a sus compañeras y hoy no tienen mayoría.

Algo deben hacer antes de que el gobernador electo tome posición, ante los frentes y hartos agravios que hay en la misma bancada guinda, que no han superado. Y es tema que el equipo de Américo Villarreal Anaya tendrá que resolver antes del 1 de octubre.

En otro orden, en el marco del Día Mundial del Donante de Sangre, el Rector de la Universidad Autónoma de Tamaulipas, Guillermo Mendoza Cavazos y la Directora del DIF Tamaulipas, Diana Mata Monreal, firmaron un convenio de colaboración denominado Donar Vida está en mí. El Rector reconoció el esfuerzo del sistema estatal para el desarrollo de la familia que ha llevado a este organismo a obtener el reconocimiento a nivel nacional como uno de los modelos de asistencia social eficientes. Y que por ese motivo la Universidad Autónoma de Tamaulipas fortalecerá entre los alumnos la cultura de la donación de sangre.

En el renglón del problema de agua. campesinos agricultores y ganaderos se presentaron en las instalaciones de la Comisión Nacional del Agua, exigen una respuesta a la queja de 9 poblaciones ejidales que no ha sido resuelta, en la que solicitan la intervención de esa dependencia debido a que en esas poblaciones los habitantes derechosos enfrentan severos problemas de agua. Los quejosos alegan que ellos fueron los primeros en tener derecho a los escurrimientos del Canal Río Guayalejo y no empresarios que hace 9 años acapararon el líquido con concesiones legaloides.

Noticias relacionadas

Lo más reciente

Facebook