Análisis Político

Editoriales Off 34

Antonio Frausto

La guerra política por Tamaulipas 
 
En la guerra y en el amor todo se vale, es una frase popular que bien podría aplicarse para lo que está sucediendo en Tamaulipas, y es que, luego del 5 de junio en donde la mayoría de los ciudadanos eligió a Américo Villarreal como gobernador, la elección aún carece de certidumbre jurídica. 

Pese a que el cambio de gobierno será el 1 de octubre, de una manera para muchos “sospechosa” el Tribunal Electoral de la Federación (TRIFE) ha postergado la revisión de un último recurso de impugnación por parte de los derrotados, el Partido Acción Nacional, que es la petición de anulación del cómputo estatal por la supuesta intervención de la delincuencia organizada. 

Y aunque pareciera ilógico que el tribunal aceptara la impugnación y por ende anulara la elección, dado que las impugnaciones previas se han rechazado por no existir pruebas contundentes de lo afirmado por los panistas, en política nunca se sabe y más si el rumor de los 80 millones de pesos que pagaría el gobernador a cada magistrado electoral fuera cierto. 

Desde hace varios días se ha emprendido una fuerte campaña por parte de los panistas de Tamaulipas, del gobierno estatal actual y ahora también del PAN Nacional, para posicionar la idea de que la elección tamaulipeca se caerá, como lo asegura Marko Cortés y los dirigentes panistas de todos los estados que aparecen en un video ampliamente difundido por WhatsApp y por redes sociales. 

A esto se le sumó un nuevo video, donde aparecía César Verástegui Aranda, hijo del candidato de “Va por Tamaulipas”, asegurando que la elección se caería porque había pruebas contundentes del apoyo que recibió el candidato morenista de grupos criminales. 

Video que desde la óptica de los panistas reafirma su seguridad de que la elección se invalidará. Mientras que, desde la visión de los morenistas, se interpreta como que los blanquiazules están seguros del fallo a su favor, porque ya compraron a los magistrados electorales. 

Ante esta guerra política-mediática entre MORENA y el PAN, el TRIFE publicó en sus redes sociales el proyecto de resolución relativo a la gubernatura de Tamaulipas, donde el magistrado ponente válida la elección, proyectó que será votado el próximo miércoles por los magistrados de la sala superior, quienes lo avalarán o rechazarán. 

Pero ¿Por qué es tan importante la gubernatura de Tamaulipas? ¿Por qué es tan relevante que partido gobernará la entidad los próximos años? que ha llevado a MORENA y al PAN una verdadera guerra por el poder. 

La elección de Tamaulipas no es una gubernatura más, significa la lucha de dos proyectos de nación antagónicos, la 4T liderado por el presidente López Obrador y la que encabeza el PAN, con personajes como Roberto Gil Zuarth, Javier Lozano y el propio Cabeza de Vaca, que quieren demostrar que le puede ganar al mandatario nacional.  

Si la elección se invalidara sentaría un precedente y sería un auténtico tanque de oxígeno para al panismo, reforzando la idea que es el único partido que puede vencer a MORENA. 

Pero si se validara, que sería lo más lógico, será un clavo más al ataúd de la oposición, que de por sí, tiene ya un panorama muy complicado para la elección del Estado de México y Coahuila del próximo año.  

Para quienes llevan esto a un verdadero fanatismo político, diríamos que en una visión maniqueísta, uno representa la luz y el otro la oscuridad, uno la bondad y el otro la maldad, por supuesto los dos partidos dirán que son la verdad y su adversario la mentira. 

Los magistrados del Tribunal Federal Electoral tendrán en sus manos no sólo el destino de quién gobernará a los tamaulipecos los próximos años, sino también, una muy importante batalla más de la lucha por el poder político en México. 

Un triunfo de MORENA significará la continuación de un cambio de régimen que sigue creciendo, pero aún en consolidación. Mientras que un triunfo del PAN en los tribunales, sería una victoria para un régimen que aunque agónico se niega a morir.  

A caso los tamaulipecos ¿nos merecemos esto? que nuestro estado sean un ring, un verdadero campo de batalla, en dónde unos políticos hacen de todo por mantenerse en el poder y otros lo propio por obtenerlo, olvidándose de que la verdadera esencia de la política debe ser alcanzar acuerdos para el bienestar de la sociedad.   

Facebook: Antonio Frausto     
Twitter: @AntonioFraustoG     
Linkedin: Antonio Frausto     
antoniofraustog@gmail.com 

Noticias relacionadas