La música dio paso al terror: el festival en Israel que se convirtió en la tumba de 260 personas

El Mundo Off 75

AGENCIAS

Jerusalen.- Al menos 260 cuerpos han sido recuperados por los servicios de emergencia israelíes del área del desierto próxima a la Franja de Gaza donde cientos de jóvenes celebraban un festival de música electrónica la madrugada del sábado, cuando miembros del grupo islamista palestino Hamas irrumpieron disparando.

Un portavoz de ZAKA, un grupo de voluntarios que se ocupa de recuperar los restos humanos tras ataques y otros desastres, confirmó este domingo a medios israelíes que hasta ahora se han recogido más de 260 cuerpos del lugar, situado cerca del kibbutz Reim, en el sur de Israel y próximo a Gaza.

Gili Yoskovich estaba entre cientos de jóvenes presentes en el festival. En diálogo con la cadena británica BBC, describió cómo se escondió detrás de un árbol en un campo mientras los hombres armados circulaban disparando a cualquiera que se toparan en el camino.

“Estaban por todas partes con armas automáticas”, contó la joven.

Según su relato, en medio del caos del comienzo de la ofensiva palestina, ella consiguió subirse a su auto y manejó unos kilómetros hasta que empezaron a dispararle. Entonces frenó el vehículo y corrió sin dirección en medio del campo en busca de un escondite. A lo lejos, vislumbró una zona cubierta de árboles de pomelo por lo que decidió buscar refugio allí.

“Fue el segundo escondite que encontré y los atacantes estaban justo a mi alrededor. Iban de árbol en árbol y disparaban. Por todas partes. Desde dos lados. Vi gente muriendo por todas partes”, dijo Yoskovich.

A pesar de las circunstancias, la joven dijo que se encontraba “muy tranquila”. “No lloré, no hice nada. Respiraba, diciendo: ‘Está bien, voy a morir. Está bien, solo respira, cierra los ojos’, porque estaban disparando por todas partes, estaban muy cerca de mí”, indicó.

Los terroristas estuvieron en el área al menos tres horas. Yoskovich sintió esperanza cuando escuchó los helicópteros. “Estaba segura de que el ejército bajaría con cuerdas a este campo y nos salvaría”. Pero nadie llegó.

Así que se tumbó en el suelo y permaneció inmóvil. “Sólo pensaba en mis hijos, en mis amigos, en todo, y decía que no era el momento de morir para mí, aún no”, rememoró.

Al cabo de un tiempo, Yoskovich empezó a escuchar a personas hablar en hebreo. “Me di cuenta de que había algunos soldados, tal vez cinco o seis”, dijo.

Así que siguió su instinto y decidió acercase a ellos. Caminó con las manos en alto para que no la confundieran con los terroristas. Fue la primera persona en salir de aquel campo. Los soldados la metieron en un auto y se alejó mientras en el camino veía cómo morían decenas de jóvenes.

Ella fue una de las afortunadas. En el mismo festival se encontraba Shani Louk, de doble nacionalidad germano-israelí. Un video la muestra semidesnuda, golpeada, mientras militantes de Hamas se burlan. La joven habría muerto y su pareja, el mexicano Orión Hernández, está desaparecido.

Cientos de padres llevan desde el sábado esperando desesperadamente noticias de sus hijos desaparecidos en esta masacre que ha conmocionado a Israel y este domingo muchos se desplazaron a la comisaria de la ciudad de Lod, cerca del aeropuerto Ben Gurion, que fue habilitada como centro de denuncia de los desaparecidos.

Noticias relacionadas