Don Rober y su pasión: “¡Así soy! ¿Qué carajos quieren que haga?”

Deportes, Portada 0 409

Por Roberto Aguilar Grimaldo

Con 52 letras, Roberto Hernández Contreras tuiteó la tarde del domingo el mensaje más doloroso de su vida:

“Con profundo dolor les informo que Don Rober acaba de fallecer”.

La noticia de la muerte de don Roberto Hernández Jr. sacudió en minutos el mundo deportivo en México y en especial al de la ciudad de Monterrey.

José Ramón Fernández, Raúl Orvañanos, Fernando Schwartz, Decio de María, y Luis Miguel Salvador, fueron de los primeros en lamentar la muerte de un ícono de la crónica deportiva.

Don Rober, como era popularmente conocido, nació el 25 de Enero de 1938. Le sobreviven su esposa Margarita Contreras, sus hijos, ocho nietos y tres bisnietos.

Hernández Jr. trabajó en varios mundiales de fútbol para Televisa, pero fue tal vez en el Mundial de México 1986 cuando narró el gol más importante de su vida.

El 22 de junio de ese año, en el estadio Azteca se enfrentaron en los cuartos de final, Argentina contra Inglaterra.

En ese partido hubo dos goles extraordinarios del genio argentino Diego Armando Maradona: “La mano de Dios” y “El gol del siglo”.

El segundo gol fue narrado por don Roberto Hernández Jr. de una manera magistral, cuando se jugaba el minuto 55.

En un video de 30 segundos se observa como Maradona toma el balón en su propia cancha y Don Rober relata:

“Argentina de inmediato busca la salida y la salida de Argentina se ve más clara porque combinan la habilidad de los jugadores, como en este caso Diego Armando Maradona”.

En las imágenes se observa a un jugador que bien lo narró Don Rober, “que cambia la velocidad”.

Pero también el cronista se escucha como de forma paralela cambia su ritmo de voz, “va el pique al frente, tiene a Burruchaga, se mete al área, manda sobre Piter Chilton, ¡tira! ¡gol! ¡golazo! ¡golazo!”.

Así cantó el gol más hermoso de su carrera:

“Portentoso. Bien bonito. Bien fabricado. Con una habilidad extraordinaria, con un dominio de pelota formidable, conservando el balón siempre pegado a los pies”.

En este caso la magia de la tecnología se combinó con la magia en las piernas conectadas a la mente de Diego Armando Maradona para su inmortalidad.

Pero la tarde de este domingo, la bendita tecnología nos remontó también a miles de aficionados, a esos 30 segundos de grabación, para escuchar una y otra vez ese estilo de narración con intensidad, con detalles y con mucha pasión de Don Roberto Hernández Jr.

Pero hubo más ocasiones en las que Don Rober alimentó su historial de transmisiones apasionadas.

Un video de 3 minutos en Youtube refleja su pasión, durante la transmisión de la final de Tigres contra Santos Laguna, en diciembre del año 2011, cuando relata llorando el campeonato del equipo de su vida:

“Una vez lloré, cuando el equipo se fue a Segunda División. ¡Y hoy lloro cuando el equipo es campeón! Campéon del fútbol mexicano, mira nadamás, que momento tan lindo, más hermoso, que momento tan inolvidable. ¡Tigres campeón!, campeón, campeón de liga. El más goleador, el menos goleado. Mejor diferencia de goles, el que más juegos ha ganado, esto es Tigres respetable público. Perdón, pero la pasión me dio con todo”.

Y a continuación se describió:

“Agradezco a mi Dios que me haya hecho tal como soy, ¡Así soy!, ¿Qué carajos quieren que haga? Así soy, apasionado y gustándome siempre el buen fútbol”.

Esa pasión suya fue la que provocó que jamás pasara desapercibido. Fue amado por muchos y odiado por otros.

Don Rober fue controversial y polémico. Siempre recibió elogios y también fue duramente criticado.

Este domingo, su propio hijo con un tuit informó de su fallecimiento y desde ese momento su fama comenzó a catapultarse para dar paso a una gran leyenda.

Noticias relacionadas