Interiores

Editoriales 0 28

Carlos López Arriaga – Misericordia electoral

Los ecos de una carcajada siniestra recorren las tuberías de COMAPA en esta capital. Estremecen cárcamos y plantas de rebombeo. Le dan la vuelta al acuaférico y emergen como un sórdido ventarrón al abrir la llave de baño o cocina.

Desde luego, la ciudadanía tiene el muy sano y comprensible derecho dudar de todo y de todos cuando estas cosas ocurren. De ahí la cadena interminable de especulaciones: ¿qué pasó?

Resulta que durante la pasada campaña por las alcaldías (paralela a la megaelección federal) el entonces candidato del PAN a la presidencia municipal de Victoria XICOTÉNCATL GONZÁLEZ URESTI se dejó escuchar y muy fuerte.

El profesional de la medicina reinventado como político se hacía eco del dolor que por entonces aquejaba a los habitantes de la ciudad.

Y en su frase consentida de batalla afloró el diagnóstico:

“Victoria está enferma” y de ahí para adelante toda suerte de denuncias.

Alegatos contra la ineficiencia, peroratas ante el descuido, señalamientos a la corrupción del gobierno municipal entonces encabezado por el tricolor OSCAR ALMARAZ, quien buscaba reelegirse.

Razón de sobra para tupirle duro en declaraciones, entrevistas, discursos, eslogans.

Era un sonoro “ya basta” contra quienes pretendían quedarse otro trienio más.

COMIENDO LUMBRE

El lector (lectora) podrá repasar los periódicos de entonces. Marcar con amarillo o acaso subrayar los desplantes de esa campaña que le resulten más sonoros. Entre ellos, aquel primer diagnóstico de COMAPA y la gestión del entonces titular GUSTAVO RIVERA.

XICO denunciaba malos manejos, corrupción, saqueo y pésimos resultados, mientras las llaves negaban a las familias victorenses el acceso al preciado líquido, la ciudad sufría la abundancia de zanjas abiertas, pero nunca selladas por la misma COMAPA,

Por ello pedía el voto, ofreciendo a cambio honestidad, manejo claro y honrado de los recursos, logros en todos los ámbitos que en conjunto llevarían a un renacimiento de la economía y la vida pública capitalina.

En charla de banqueta concedida a los medios el 18 de junio, GONZÁLEZ URESTI fue lo suficientemente claro.

El titular de COMAPA sería cesado, el primero en irse, entre una pandilla de funcionarios municipales en obras y servicios públicos, afamados por abusivos.

A todos conminó, desde su posición de candidato, a “ir empacando” y “preparar maletas”, por haber “fallado a los victorenses” y por su responsabilidad directa en “la mala calidad de la infraestructura urbana” en Ciudad Victoria.

Palabras fuertes y, por supuesto, muy atractivas para una campaña electoral. Escarmiento severo a los corruptos, auditoría a funcionarios y empresarios responsables del saqueo, cese y señalamiento público, cárcel y deshonra como castigo.

En esta columna me permití comentar que el citado organismo se encontraría afectado por “una larga sucesión de administraciones cuya principal característica en los últimos 20 años, ha sido el funcionar como recurrente fábrica de millonarios, todos al vapor, todos impunes.”

EL ESPECIALISTA

Ganada la elección, derrotado ALMARAZ, el nuevo equipo panista asumiría el mando la noche del domingo 30 de septiembre, en sesión formal de cabildo.

Llegó también el relevo en COMAPA tras asumir el propio XICO la presidencia del consejo de administración (que, por ley, le corresponde al alcalde) y tomar protesta al nuevo gerente, el ingeniero hidráulico HUMBERTO CALDERÓN ZÚÑIGA.

En sus apariciones ante los medios, HUMBERTO parecía asumir el papel del hombre joven que llega con ímpetu renovador a sanear la dependencia, desmantelar estructuras viejas y prácticas anquilosadas.

Por lo menos así lo dejó sentir cuando presentó su recuento de daños. El diagnóstico que sobrevino unas semanas después y pintó cabalmente el desastre, ante el cabildo en pleno.

Con palabras acaso demasiado técnicas, el reporte de CALDERÓN ZÚÑIGA habló de déficits gravosos y adeudos millonarios a CONAGUA, Comisión Federal de Electricidad y al propio fisco estatal.

Entre los faltantes, el dinero retenido a los trabajadores como fondo de ahorro, los aguinaldos del 2018 y el pago a pensionados.

Le salieron alas al dinero, fue empleado acaso para tapar otros agujeros, se esfumó, evaporó, cambió de manos, de bolsillos, de dueños. Esos momentos en que lo público deja de ser público cuando se canaliza al vertedero de las cuentas privadas.

ENROQUE HABEMUS

El 22 de febrero pasado, la secretaria del Trabajo, contadora pública MARÍA ESTELA CHAVIRA MARTÍNEZ dio posesión al abogado GUSTAVO RIVERA RODRÍGUEZ como nuevo Director de Capacitación y Productividad, adscrito a la Subsecretaría de Empleo.

Su tarea consistirá en dotar de elementos técnicos de capacitación al personal de dicha dependencia, así como ejercer la vinculación con el sector productivo y dotarlo de herramientas que eleven su productividad.

Sobresalen en la foto, la sonrisa regordeta y enigmática de ESTELITA, la calva invicta del buen GUSTAVO, ahora con camisa azul, sin corbata.

Atrás los fielders, adiós muchachos compañeros de mi vida, hasta luego mi sombrero, abajo el telón, el gozo se fue al pozo, entre una sonora ovación murió la campaña moralizadora. Game over, todo está terminado, diría el escrito bíblico, consummatum est.

Es larga la lista de especulaciones que, desde cafés y mentideros políticos, buscan dar explicación al fenómeno.

Mire usted, el hombre al que medios y redes regionales convirtieron en la auténtica “bestia negra” del trienio priísta en Victoria, no solamente sale bien librado de todas las imputaciones que se le hicieron, sino que (además) resulta premiado con un cargo de dirección por un gobierno de signo contrario.

Se habla de virtudes compensatorias en el interfecto, como su eficaz manejo de las relaciones públicas más allá de las diferencias partidistas. Se le define como un paciente artesano en el tejido discreto de afinidades provechosas.

Negocios en común, incluso, en ambos lados de la geografía electoral. Nada comprobado, lo que más se aproxima a nuestro entendimiento son las emergencias propias del año electoral.

La necesidad imperiosa que hoy tiene el PAN de reclutar operadores eficaces como (lo es, sin duda) el propio RIVERA, sus amigos y antiguos compañeros de armas.

Y, mejor todavía, con el visto bueno del propio ALMARAZ. Al final del día, el temor común a MORENA lo puede todo, mientras la risa de GUSTAVO se expande, por oleajes, en toda la red de agua y alcantarillado.

BUZÓN: lopezarriaga21@gmail.com

WEB: http://lopezarriaga.blogspot.com

Noticias relacionadas