Campanario

Editoriales 0 12

Martín Sánchez Treviño – Nuevo récord en las remesas

Los migrantes mexicanos se mantienen a la vanguardia en la generación del ingreso de divisas a México, oxigenan la economía mexicana e incrementa la desintegración de las familias mexicanas y representan un nuevo grupo social entre los mexicanos, pero también se enfrentan a un proceso de desintegración social en el vecino país.

Según un informe del Banco de México, al cierre del mes de septiembre del 2019 las remesas de los trabajadores mexicanos en Estados Unidos, establecieron un nuevo récord del orden de los 3,374 millones de dólares. Lo cual es motivo de reconocimiento de los gobiernos mexicanos, más allá del choque social que padecen los empleados o jornaleros mexicanos.

De acuerdo con estudios sociólogo Simón Izcara, Investigador y Doctor de la Universidad Autónoma de Tamaulipas, el 85 por ciento de quienes trabajan como jornaleros en los campos de producción agropecuaria de Estados, son mexicanos y de estos un elevado porcentaje son originarios de los estados de la frontera norte mexicana.

El mismo investigador que ha estudiado el fenómeno migratorio, consideran que en ese país los migrantes mexicanos formante parte de nuevas infraclases, en relación del trato que reciben los jornaleros mexicanos, pero sobre todo de origen tamaulipeco.

Izcara, destaca en su obra denominada Nuevas Infraclases, editado por la Universidad Autónoma de Tamaulipas, Porrúa y Fomix, hace una cita de un estudiante del Colegio de Maestros de Arizona, quien cita que a diferencia de otros inmigrantes europeos que han ingresado a ese país en las mismas condiciones, a la segunda generación se les considera americanos, no así a los mexicanos.

La emigración a trabajos agropecuarios se agudizó durante la segunda guerra mundial debido a que los ciudadanos americanos se enlistaron para ir a los combates y pr ese motivo se requería mano de obra para recolectar las cosechas, en la actualidad las condiciones laborales y el trato que reciben es similar a las contrataciones del siglo anterior.

Actualmente la contratación de mexicanos y tamaulipecos para laborar en los campos agrícolas anglosajones tiene lugar en la mayoría de los estados del norte y algunos del centro del país, para cosechar productos del campo no elaborados.

En las regiones de González, Güemez, Nuevo Padilla, Altamira, Hidalgo, Abasolo, Mante, Victoria, en particular son contratados habitantes del medio rural para la pizca de naranja, limón, pepino, melón, al igual que hortalizas.

La condición que imponen a los contratados es que sean originarios y vivan en el campo de Tamaulipas, sobre todo que tengan experiencia en la cosecha de frutales y hortalizas, por ello los contratos tienen lugar en las regiones donde hay productos agropecuarios.

Con la particularidad, que los migrantes de esta región aprenden nuevas modalidades para cosechar la producción. El detalle, es que desprecian los trabajos en la

región tamaulipeca. Ya que además apenas regresan de un contrato y ya esperan una nueva oferta.

En otro orden, ayer esta ciudad capital celebró el 269 Aniversario de la Fundación de la Villa Santa María de Aguayo en la primera mitad del siglo 17. Por ese motivo el cabildo de la Ciudad celebró una sesión solemne la cual fue presidida por el Presidente Municipal Xicoténcatl González Uresti, hizo acto de presencia el Ex Alcalde Fernando Méndez Cantú, así como el Diputado Gerardo Peña Flores, en representación del Gobernador de Tamaulipas, Francisco García Cabeza de Vaca.

Durante el día las direcciones de Cultura y Deportes organizaron eventos culturales y deportivos para conmemorar la festividad de Santa María de Aguayo, ahora Cuidad Victoria.

Noticias relacionadas

Lo más reciente

Síguenos por Twitter

Facebook