Campanario

Editoriales 0 47

Martín Sánchez Treviño – Censo 2020; radiografía de la pesadilla y “herramienta” para desarrollo sustentable

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía, presentó el Programa del Censo de Población y Vivienda que se aplicará en Tamaulipas lo mismo que en 31 entidades de la república mexicana, durante el acto protocolario también se informó de la creación del comité de seguridad y gubernamental. En el cual participarán la Secretaría de la Defensa Nacional, la Secretaría de Marina, la Policía Federal y la Policía Estatal.

El acto protocolario lo presidió Marcó Antonio Peña, titular de ese organismo en la entidad, también participó Cesar Verastegui Ostos secretario general de gobierno, además del Vicelamirarante Augusto Cruz Morales Secretario de Seguridad Púbica en la entidad.

Pareciera que se trata de una práctica rutinaria que cada 10 años se realiza en las ciudades y poblados de esta entidad y de la república mexicana. Sin embargo, es un ejercicio fundamental, ya que los resultados del Censo, representan un valor inmanente similar a una radiografía de utilidad para la educación, economía, el comercio, la medicina, la familia, el transporte, la docencia, los programas de estudios para la educación media y superior.

Por ello los estudios y análisis que presenta el INEGI se han convertido en un punto de referencia para economistas, pedagogos, ensallistas, inversionistas, diseñadores de planes de desarrollo. A excepción de los políticos ya que solo a algunos les gusta leer, entender, pero se resisten a atender los resultados de los análisis, que aporta esta noble institución.

En la región tamaulipeca nos permitirá conocer el desplazamiento de las familias y los integrantes de esta en los últimos 10 años. Así mismo, en cuales de las 8 ciudades más importantes de la entidad se registró crecimiento económico y en cuales de estas únicamente aumento la población.

En la misma perspectiva, se podrá conocer la cantidad de familias donde hay un solo mando. Es decir, donde la única autoridad es la madre o el padre por ausencia de uno u otro. Y puede ser el punto de partida para estudios relacionados con la educación.

De igual manera se podrá conocer el rumbo que tomó la tragedia de los pueblos y ciudades donde la inseguridad y la violencia, modificaron la forma de vida, costumbres, trabajo y convivencia. Donde el hermano mayor se convirtió en el Jefe de la Familia.

Una modalidad no vista en otras etapas de la historia regional y mexicana, pero sobre todo, el Censo, les permitirá a los educadores y a las autoridades comprender cuales son los contenidos que nutren las necesidades de la población.

Sera pues, un fiel retrato de los acontecido en las regiones rurales, donde hubo una merma en la productividad, donde hubo una marcada migración de la mano de obra de la actividad primaria a la ciudad. De los pueblos fantasma que abundan no únicamente en Tamaulipas, sino en la extensión territorial de la república mexicana.

El Censo del INEGI del 2020, obligará a los legitimos gobernantes y a los auténticos aspirantes a estos cargos en los próximos 10 años, lo mimo que a los historiadores a interpretar los contenidos de este ejercicio. En el que participarán mujeres y hombres a recolectar la información, para volver a empezar. No con otros datos, sino con la radiografía que nadie queremos ver, pero que es básica para avanzar.

Durante el acto protocolario, algunos de los reporteros entendieron que será difícil para las autoridades conseguir encuestadores, para desempeñar estas tareas en los 43 municipios tamaulipecos, pero por ello se informó que participará la Secretaría de la Defensa Nacional, Marina y las Policías Federal y Estatal.

Noticias relacionadas