Libre Expresión

Editoriales Off 34

.-Maki Ortiz, y “el Síndrome de AMLO” 
.-Llegan rápido, recursos del FONDEN 
.-Manda la ‘4-T’, beneficios en especie 
.-“Hanna” saca lo mejor de voluntarios  
 
Se podría decir que esta vez llegaron rápido los recursos del Fondo de Desastres Naturales, FONDEN, para ser entregados a las familias afectadas por la tormenta “Hanna” en los municipios de Reynosa, Valle Hermoso y Díaz Ordaz, a diferencia de lo acontecido con otros fenómenos naturales, en que demoraban años. 
 
Habría que aclarar, que se trata de recursos en especie.  
 
Se tiene previsto que, en dos embarques, el primero de los cuales llegó ayer lunes, se reciban: 40 mil 505 colchonetas, 276 mil litros de agua embotellada, 10 mil 126 despensas, 40 mil 505 cobertores, 10 mil 126 paquetes de limpieza para el hogar e igual número de paquetes de aseo personal. 
 
La segunda entrega llegaría el martes, por lo que personal de la Secretaría de la Defensa Nacional y Protección Civil Estatal aceleraron los trabajos de acopio.  
 
Mientras que la logística de dispersión de estos beneficios, los llevaría a cabo el gobierno del estado, casa por casa, en los tres municipios antes mencionados. 
 
Aquí lo señalamos anteriormente, que el gobierno federal no cuenta en Tamaulipas, ni en Reynosa, con capacidad logística para la entrega de esos insumos, habida cuenta de que el súper delegado, JOSÉ RAMÓN GÓMEZ LEAL, ‘se las ve negras’, cada que vez tiene que hacer entrega de apoyos a los Adultos Mayores, así como las Becas que manda el gobierno de la “4-T”.  

Para acabarla, el ‘súper delegado’ sigue ‘banqueado’, en la fase de post-Covid 19, ya en casa.  
 
En este lapso de la atención a las afectaciones que dejó “Hanna” en Reynosa, tarea a la cual se han abocado diversas dependencias, llama la atención el siguiente texto publicado en Twitter, por la alcaldesa MAKI ORTIZ:  
 
“Las colonias inundadas, son colonias mayormente irregulares que fueron aprobadas en gobiernos anteriores, muchas de ellas en zonas inundables y sin servicios públicos. Esta administración no ha aprobado ningún fraccionamiento que no cumpla con todos los requisitos”.  
 
A lo mejor ya no se acuerda la alcaldesa Maki Ortíz, de que, en agosto del año pasado, el Ayuntamiento a su cargo dio “luz verde” a una ampliación del Fraccionamiento “Puerta Grande”, que en esa fecha no contaba con la factibilidad del servicio de agua potable.  
 
Fue hasta mediados de este 2020, concretamente el 5 de junio pasado, cuando el Propietario de dicho fraccionamiento tramitó y obtuvo dicha factibilidad, para lo cual suscribió un Convenio con la Comapa local, y erogó la cantidad de 30 millones de pesos.  
 
¿O sea que, la alcaldesa de Reynosa dice verdades a medias, o mentiras completas?.   
 
No es por intrigar, pero ya le está ‘pegando’ a Maki Ortiz el ‘Síndrome de AMLO’, de culpar de todos sus males a los gobiernos anteriores, como si nadie supiera que siendo regidora del Cabildo 2002-2004 de Reynosa, bien que levantaba la manita, dando su beneplácito al gobierno Priista de la época, encabezado por el Doctor SERAPIO CANTÚ BARRAGÁN.  
 
A grado tal que, cuando alguna vez quiso entrarle al debate de un tema específico, el propio Cantú Barragán, en plena sesión, le dijo a su colega Doctora: “No me hagas hablar, Maki”, y acto seguido, ella guardó silencio. Muchos recuerdan esa anécdota.  

Muy bien se vieron integrantes del Club Rotario Nuevo Milenio de Reynosa, llevando víveres y otros insumos a los habitantes de la colonia “Ernesto Zedillo”, una de las más dañadas por la furia de “Hanna”, que hizo llover en dos días, el equivalente a las lluvias de seis meses. Una felicitación para estos voluntarios sociales.  
 
Otro personaje muy querido de Reynosa, que ha mostrado su solidaridad con la gente de las zonas inundadas, es MARIO PÉREZ ROJAS, Pastor de la iglesia Alianza Cristiana, visitando colonias como la propia “Ernesto Zedillo”, así como “Lomas del Villar” y “Delicias”, entre otras, para entregar despensas y comida. 
 
¿Quién dijo yo?. 
 
Al que le fue tributado merecido homenaje, fue al ex comandante de Bomberos y Protección Civil de Reynosa, MARCO ANTONIO MARTINEZ ALVARADO, acaecido en fecha reciente (víctima de Covid), quien dedicó 35 años de su vida a esta noble labor. La urna con sus cenizas fue llevada al Centro Regional de PC, donde sus compañeros y familiares le brindaron emotiva despedida, llevándose a cabo el correspondiente pase de lista. Descanse en paz.  
 
CONTRAFUEGO: Está de moda ‘gobernar por el retrovisor’.  
Hasta la próxima.  

Noticias relacionadas