Recovecos

Editoriales Off 39

Jorge Ramos Pérez/La Silla Rota

AMLO, el efectivo

Chiapas y la Ciudad de México fueron la mina de dinero en efectivo para los casi 18 años de activismo político de Andrés Manuel López Obrador.

Eso lo sabe el presidente.

El video revelado por Carlos Loret de Mola donde aparece Pío López Obrador recibiendo de David León Romero, con singular alegría, bolsas de papel con dinero en efectivo, que no se sabe si son dos o siete millones por la conversación, es apenas la punta del iceberg.

Políticos que han acompañado la carrera política del tabasqueño aseguran que desde el gobierno de la Ciudad de México, y señaladamente en la administración de Manuel Velasco, en Chiapas, fluyeron recursos líquidos para campañas, para el partido y para lo que se ocupara.

Lo más seguro es que conforme pasen los meses algunos de esos actores que protagonizaron hechos como el de David León y Pío López Obrador, querrán hablar y contar lo que vivieron para apoyar el activismo del hoy presidente de México.

También aseguran esos actores que cuentan con pruebas para sostener sus dichos. No dicen si hay videos, pero es altamente probable que surjan más, o audios que demuestren que se financiaron como el común de los políticos.

Una historia que llama la atención es la de Ricardo Monreal, presidente de la Junta de Coordinación Política (Jucopo) del Senado, quien incluso envió una misiva a Twitter para quejarse porque hicieron trending topic imágenes suyas manejando dinero en efectivo.

Monreal Ávila, quien recientemente presumió sus 22 años a lado de López Obrador, fue en 2015 jefe delegacional en Cuauhtémoc. Y en 2018 coordinador general de la campaña de López Obrador.

El 19 de julio de 2015 por la noche tres jóvenes mujeres fueron detenidas en el aeropuerto de Tapachula debido a que en su equipaje traían un millón de pesos en efectivo e iban en vuelo al aeropuerto de Toluca. Pero casi tres años después se dio a conocer un audio en el que Monreal exigió en 2015 al gobernador de Chiapas, Manuel Velasco, que le ayudara a liberar a las detenidas, lo cual se logró.

Una de las mujeres era directora de Desarrollo Social en Cuauhtémoc… con Monreal.

La misma mujer fue nombrada como directora de Servicios Administrativos del Senado, desde el 1 de septiembre de 2018, con Monreal como líder de la bancada de Morena y presidente de la Jucopo.

Pero ese no es el único hecho en el que el nombre de Ricardo Monreal ha salido a relucir. En octubre de 2015 Monreal denunció que alguien supuestamente le fue a dejar un millón y medio de pesos en efectivo, como un intento de soborno. Lo hizo en conferencia de prensa. Anunció también que ese dinero lo ingresó a la Tesorería de la delegación como “recurso no identificado”. Y ahí murió el asunto.

En septiembre de 2016, otro colaborador de Monreal, Pedro Pablo de Antuñano, director Jurídico y de Gobierno en Cuauhtémoc, fue detenido en calles de Polanco con una caja que contenía 600 mil pesos en efectivo. “Lo perverso es que quieran vincularlo políticamente con la delegación”, le dijo el hoy senador a Joaquín López Dóriga en ese momento.

Por cierto, ahora se menciona a Eduardo Ramírez como aspirante a presidente del Senado… y Ramírez era secretario de gobierno con, curiosamente, Manuel Velasco en la gubernatura de Chiapas.

Volviendo al presente, al preguntar a personajes que caminan y caminaron a lado de López Obrador en su ruta al poder presidencial si todos los caminos del dinero conducen a Chiapas, simplemente contestaron que ese era uno de los sitios desde donde fluyeron recursos, pero que también ocurrió desde la Ciudad de México.

Algunos están dispuestos a hablar y a contar. A aportar testimonios.

¿Quién traicionó a quién? ¿Cuáles fueron los pactos que se están rompiendo? ¿Emilio Lozoya Austin será cubierto por el manto protector del actual régimen? ¿Hasta dónde? ¿Quiénes más grabaron videos, audios, guardaron “biblias” o cuadernos donde fueron anotando uno a uno los detalles?

Porque es un hecho que aunque López Obrador insista en que “no somos iguales”, la terca realidad se está encargando de ponerlo en su sitio.

Y sí, al parecer López Obrador no usa ni tarjetas de crédito y presume traer solo un billete de 200 pesos en la bolsa porque lo suyo es el efectivo.

Punto y aparte. “Estamos ante un dilema: si es un juicio justo o si es un simple show. Y no me cargo por ninguna de las dos cosas, por supuesto que yo quiero un juicio justo, donde, si tomaron dinero, lo debe pagar quien lo tomó”, Germán Martínez, senador por Morena en torno al caso Lozoya.

Punto final. A punto de salir el libro que contará paso a paso el sinuoso camino de mentiras de Hugo López-Gatell en la conducción de la pandemia.

www.lasillarota.com

Noticias relacionadas