Lucha mexicana por sobrevivir en Las Vegas

El Mundo Off 36

AGENCIAS

LAS VEGAS.- Durante décadas, los vecindarios de clase trabajadora de Las Vegas atrajeron a los inmigrantes. Acogidos por una ciudad en constante crecimiento con un apetito aparentemente interminable por trabajadores, vinieron de Etiopía, India y Filipinas, pero sobre todo de América Latina, especialmente de México.

Estos trabajadores cambiaron Las Vegas, pero la economía de la ciudad quedó destrozada por la pandemia. En un Estados Unidos batallando con el impacto económico del coronavirus, ejércitos de amas de casa y camareras desempleadas están luchando contra el desempleo.

El casino donde trabajaba Norma Flores ha estado cerrado desde hace meses. Las habitaciones del hotel están vacías. En la fachada, el letrero de tres pisos de alto que alguna vez atraía a los jugadores con margaritas de 1.99 dólares ahora anuncia un banco de alimentos en el estacionamiento todos los jueves.

“8 a.m. hasta que se distribuya toda la comida”, dice el letrero en el hotel Fiesta de Henderson, en Nevada.

No se suponía que las cosas fueran así en Estados Unidos.

“Vine aquí para conquistar Estados Unidos, para decir ‘este es el lugar donde quiero estar, donde construiré mi imperio'”, dice Flores, una inmigrante mexicana que pasó dos décadas trabajando como mesera en el Fiesta antes de que llegara la pandemia de Covid-19 y perdiera su trabajo.

En este momento, su imperio es una casa de bloques de hormigón en la que viven seis nietos, la mayoría de ellos tomando clases en línea. Teme cuando escucha a un maestro preguntar qué tienen los estudiantes para sus almuerzos y refrigerios. Rara vez tiene suficiente comida.

Ser un inmigrante en Las Vegas es ver la economía del coronavirus en su peor momento.

Los visitantes se desplomaron en más del 90 por ciento en medio de los cierres por coronavirus en Estados Unidos. El desempleo del estado se disparó al 28 por ciento, el peor de toda la nación.

En todo Estados Unidos los trabajadores inmigrantes sufrieron desproporcionadamente más después de la llegada del Covid-19. Pero su enorme presencia en la industria hotelera de Las Vegas, donde forman la columna vertebral de la clase trabajadora de innumerables hoteles, casinos y restaurantes, significó un tipo especial de devastación.

Flores dice que a menudo se queda despierta por la noche, preocupada por no tener dinero para la comida, el alquiler y la gasolina. Al igual que millones de personas en Estados Unidos, las prestaciones que recibe del Gobierno por desempleo se agotarán el día después de Navidad. Está aterrorizada de que su familia pueda terminar sin hogar.

“Tengo miedo de despertarme mañana y no comer nada”, dice sentada afuera de su casa.

A una cuadra de distancia, el tráfico pasaba retumbando por la carretera de seis carriles que atraviesa la ciudad. “Tengo miedo de estar allí”.

Noticias relacionadas