Acumula EU 500 mil decesos por covid-19

El Mundo Off 13

Washington.— Un minuto de silencio… la luz de 500 velas, las banderas a media asta y un país enfocado en acelerar el ritmo de la vacunación.

Así fue como Estados Unidos decidió recordar ayer a las 500 mil 176 víctimas que, de acuerdo con la Universidad Johns Hopkins, han perdido la batalla contra el Covid-19.

El país es aún el más afectado por la pandemia, con más de 28 millones de contagiados.

Sin embargo, tras un inicio caótico heredado por la administración Trump, que actuó “sin un plan”, según denunció el gobierno de Biden, quien asumió el pasado 20 de enero, Estados Unidos está corrigiendo el rumbo.

Se han aplicado ya más de 63 millones de vacunas, lo que significa que poco más de 13% de la población ha recibido al menos una dosis, según el recuento de Our World in Data. El objetivo es que al cumplir Biden 100 días en el poder —el próximo 29 de abril— se hayan aplicado, al menos, 100 millones de dosis.

Con una media de 1. 7 millones de inyecciones diarias, cifra que debería aumentar en las próximas semanas, el gobierno confía en alcanzar la inmunización de 600 millones de dosis, es decir, vacunar a toda la población con dos dosis, para fines de julio.

Con ello en mente, Biden homenajeó a los fallecidos y aseguró que “hay luz en la oscuridad”.

Acompañado por su esposa Jill, por la vicepresidenta Kamala Harris y el esposo de ésta, Douglas Emhoff, Biden dio un emotivo discurso afuera de la Casa Blanca. En las escalinatas fueron colocadas 500 velas, una por cada mil fallecidos. “Les pedimos [a los estadounidenses] que se unan a nosotros para recordar, para poder sanar, para hallar un propósito en la tarea por delante, para mostrar que hay luz en la oscuridad”, dijo el mandatario.

Biden pidió a los estadounidenses que se resistan a “volverse insensibles ante el dolor”, a ver a las personas como “estadísticas”. Y agregó que “igualmente importantes es cuidar a los que se han quedado atrás, a los seres queridos que se han quedado.

“Para algunos de ustedes —siguió— ha sido un año, un mes, una semana, un día, incluso una hora. Y sé que cuando miran a esa silla vacía en la mesa de la cocina, vuelve todo [a la cabeza], no importa cuánto tiempo ha pasado, como si hubiera pasado justo en el momento en que usted mira la escena”. Por ello, proclamó que, como nación, los estadounidenses no deben permitir que esta situación continúe y les pidió que sigan alerta, además de mantener la distancia social, usar cubrebocas y acudir a vacunarse cuando les llegue el turno.

“Debemos acabar con la política y la desinformación que ha dividido familias, comunidades en el país, que ya ha cobrado muchas vidas. No es que los demócratas y los republicanos estén muriendo por el virus, son nuestros compatriotas estadounidenses, nuestros vecinos, amigos, madres, padres, hijos, hijas, maridos, esposa”, dijo. Luego, todos guardaron un minuto de silencio por los que ya se fueron.

Más temprano, Biden ordenó que las banderas de todos los edificios federales del país, incluida la Casa Blanca, y las instancias oficiales en el extranjero, como las embajadas, ondeen a media asta durante los próximos cinco días en señal de luto. También recordó que “más estadounidenses han muerto en esta pandemia que en la Primera Guerra Mundial, la Segunda Guerra Mundial y la de Vietnam juntas”.

A diferencia de Trump, Biden ha convertido el combate a la pandemia en su prioridad. Y la tendencia en el país, donde las primeras muertes por Covid-19 se registraron en febrero de 2020, va a la baja. De hecho, Rochelle Walensky, directora de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades, la agencia federal de salud pública, dijo que las muertes están en su nivel más bajo desde diciembre, con una caída de 39% en el último promedio de siete días, que contabiliza los nuevos casos diarios.

Al mismo tiempo, Biden impulsa la aprobación en el Congreso de un plan de alivio para la economía por 1.9 billones de dólares. Aun así, el fin de la pandemia aún está lejos y el principal asesor médico de Biden, el virólogo Anthony Fauci, recordó que los estadounidenses podrían tener que usar cubrebocas hasta 2022.

Preocupa, además, la presencia en el país de las variantes británica, sudafricana y brasileña, y el que las vacunas muestren una menor eficacia, particularmente en el caso de la sudafricana.

La mayoría de casos, y la explosión de contagios que hubo en semanas anteriores, está asociada a la variante británica, que también impacta con fuerza en los países europeos.

En una muestra de que la situación mejora poco a poco, el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, anunció ayer que los cines en el estado podrán reabrir el 5 de marzo, a 25% de su capacidad. No se admitirán más de 50 personas por función.

Cuomo detalló que deberán respetarse las reglas del distanciamiento social y el uso obligatorio de cubrebocas, y los cines deberán cumplir los estándares de filtración de aire.

Noticias relacionadas