Complicado camino para Real Madrid

Deportes Off 18

Agencias

Un primer tiempo digno de UEFA y el segundo para borrarlo. La Semifinal de Ida de la Champions League entre Real Madrid y Chelsea estuvo a la altura solamente por 45 minutos porque una fuerte lluvia, el cansancio acumulado de toda la temporada y el miedo a perder fueron factores, mostrado por el planteamiento inicial de los Merengues con cinco defensas.

Rara vez Zinedine Zidane modifica su habitual 4-3-3, pero las ausencias de Ramos y Mendy lo invitaron a poner a sus cinco mejores zagueros al mismo tiempo, aunque Carvajal fuera de ritmo y Marcelo en escandalosa decadencia fueron más problema que solución y Chelsea se vio mucho mejor en los primeros minutos.

Christian Pulisic, el gringo en la élite
Primero fue Timo Werner el que estuvo a punto de abrir la pizarra, pero el alemán no es ni la sombra de lo que mostró la temporada pasada en el RB Leipzig y su remate a bocajarro fue tapado por Thibaut Courtois con grandes reflejos.

Pero como el gol del Chelsea se caía de maduro, el que sí estuvo preciso fue al nuevo Capitán América, Christian Pulisic, al que los tres centrales Merengues no le vieron ni el polvo, se quitó al portero belga y liquidó a puerta abierta para el 1-0 al minuto 14.

En el Madrid siempre está Benzema
Si algo ha caracterizado al Madrid de Zidane es que no necesita jugar bonito para mostrar templanza en los momentos más bravos y en especial cuando el torneo es la Champions. Y apelando a esa mística en un juego en el que no la pasaban bien y ni un tiro al marco sumaban, apareció Karim Benzema para inventarse un remate acrobático en el área para el 1-1 al 29′, que fue su gol 71 en Champions para igualar a otro histórico del club capitalino como es Raúl.

En la reanudación poco y nada que escribir a casa. Ni Courtois ni Edouard Mendy se mancharon el uniforme, imprecisión total de Luka Modric y Marcelo con los blancos; por el Chelsea se fue Pulisic de cambio y se les acabó el futbol creativo.

Fue hasta los últimos tres minutos que los blancos generaron algo de peligro producto de dos rebotes; primero con un tiro de Toni Kroos que se fue a córner, del que surgió un cabezazo de Varane al 88′ que pasó muy cerca, previo desvío de la zaga inglesa.

Noticias relacionadas