Campanario

Editoriales Off 29

Martín Sánchez Treviño

Daños colaterales de la pandemia

        Las variantes de la pandemia por el Covid-19 es una cuestión que los gobiernos del mundo incluido el mexicano no consideró al abordar la emergencia sanitaria y aunque la autoridad ha perfilado un decreto para el regreso a clases presenciales, la enfermedad no cede y los efectos del encierro obligatorio han derivado en otras problemáticas de los jóvenes, adolecentes y niños.

        Según algunos especialistas los daños por el encierro podrían ser mayores a los que ha provocado el Covid-19 quizá por ese motivo el gobierno federal esta presionando para que los estudiantes estén de regreso a las aulas, en parte porque hay una ola de suicidios y de enfermedades mentales.

        No obstante que esa autoridad se allanó cuando la emergencia cobraba fuerza, ahora resulta que busca promover un decreto como ha sido su práctica ordinaria para enderezar sus fracasos en el rubro de la salud y otros no menos importantes.

        Han sido de relevancia los daños de la enfermedad que las universidades y centros de estudio y análisis han solicitado a sus investigadores que aborden el problema y ofrecer algunas directrices a la población.

        En el particular de esta entidad la Universidad Autónoma de Tamaulipas luego de analizar los daños y el deterioro de esta problemática, a la luz de las recomendaciones de la UNESCO, estableció algunas directrices para el desempeño educativo en el marco de la pandemia. 

        Y en ese orden La Facultad de Enfermería Victoria de la Universidad Autónoma de Tamaulipas, impartió la conferencia virtual “Salud mental y rendimiento académico”, en el marco de las jordanas académicas dirigidas al desarrollo integral de la juventud.

El tema fue impartido por la psicóloga de la FEV-UAT, Loruhana Jezabel de la Vega Valdez, quién explicó las siete reglas de motivación emitidas por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) para estudiar y trabajar durante la cuarentena, “con el fin de cuidarnos y comprometernos con nuestra salud mental”. 

Se refirió asimismo a las siete reglas de motivación para estudiar y trabajar durante la cuarentena, que emitió la UNESCO, y “que no solo son para los alumnos, sino también para los trabajadores que estamos en casa y que hemos tenido que tomar otro tipo de roles durante la pandemia”.

La primera regla es la programación diaria, que es volver a la rutina. “Cuarentena no significa vacaciones, por lo tanto, es importante levantarse y acostarse a la misma hora todos los días, darse un recreo de cinco minutos cada hora y planificar intervalos más largos para descansar y jugar. Esto ayudará a mantenerse productivo y aliviar la ansiedad”, dijo.

“La segunda es hacer planes de trabajo y estudio para el día siguiente y para la semana próxima. La tercera es crear un espacio para trabajar, elegir un área tranquila y bien iluminada para usar solo para trabajar o estudiar. La cuarta es controlar las expectativas estableciendo metas realistas. La quinta es hacer distintas actividades. La sexta, realizar actividad física y desarrollar hábitos saludables; y la séptima, socializar”.

Noticias relacionadas