Análisis Político

Editoriales Off 52

Antonio Frausto

Los ataques entre los candidatos

Una regla básica en comunicación política, es que el candidato puntero en las preferencias de la gente, nunca debe de hablar del que va en segundo o en tercer lugar, mientras los que van en esas posiciones tienen que señalar o atacar a quienes van arriba para quitarlo de ese lugar y ellos llegar ahí.

A principios de la semana pasada Arturo Diez Gutiérrez y César “Truco” Verástegui, llamaron la atención de los tamaulipecos, pero no por sus propuestas innovadoras, sino por los ataques contra sus adversarios políticos.

El primero, fue el candidato emecista, que subió a redes sociales y en los espacios oficiales de radio y televisión, un spot en donde abiertamente ataca al abanderado de la coalición Va por Tamaulipas, utilizando el apodo del candidato “Truco” en un juego de palabras para hablar mal de él.

En el spot asegura que no se puede confiar en alguien a quien le dicen el “Truco”, que jamás lo dejaría entrar a su casa. Además, de que representa al grupo en el poder, a lo que ha denominado Mataulipas y que fue impuesto por el gobernador por ser su compadre.

NO ES FUERTE SÓLO POR EL APELLIDO

Un día después y seguramente en respuesta a este spot, se empezó a enviar vía whatsapp, una entrevista en donde César “Truco” Verástegui, aseguraba que, a diferencia de otros candidatos, él sí viene de la cultura del esfuerzo, que sí conoce los verdaderos problemas de Tamaulipas y sabe cómo resolverlos.

Pero lo relevante, es que como parte de la entrevista dijo “hay quienes andan con la pura ilusión o con el puro apellido o con el puro partido” en referencia clara al candidato morenista.

Para concluir su declaración, recalcando que siempre ha sido un hombre de trabajo y que a él no lo mantiene ni su mujer, ni su suegro, ni su padre, en alusión directa a su contrincante de Movimiento Ciudadano.

UN PRIISTA DISFRAZADO DE MORENISTA

Ayer por la tarde Arturo Diez subió a sus redes sociales un nuevo spot, ahora contra Américo Villarreal, donde asegura que no es doctor porque no ha recetado ni una aspirina y que al ser hijo de un ex gobernador todo se le ha dado fácil.

Señala que es un priista disfrazado de morenista para no quedarse sin trabajo, por lo que también representa a Mataulipas y que sólo con Movimiento Naranja los tamaulipecos podrán comenzar de cero a reconstruir el estado.

No fueron pocos los que esperaban una respuesta mediática de Américo Villarreal ante los señalamientos, sin embargo, el candidato morenista simplemente los ignoró.

El candidato no ataca a ninguno de los otros dos abanderados, ni lo hará, sabiendo que no tiene necesidad. Lo único que ha mencionado en uno de sus spots, es que sacará a la mafia de la corrupción, en referencia al actual gobierno del estado.

La campaña negativa o guerra sucia

En columnas anteriores abordaba la diferencia entre campaña negativa y guerra sucia, en la primera los ataques están basados en argumentos, mientras que en la segunda se caracteriza por información falsa para desprestigiar, calumniar o denigrar al candidato.

Lo ideal sería que los ataques hacia sus oponentes se basarán en campañas negativas y no en guerra sucia, sin embargo, algunos candidatos optan por la segunda, porque creen que da mejores resultados.

No abusar de los ataques

Si bien es validado que un candidato critique, compare o ataque a otro u otros durante la campaña, también es cierto, que hacer constantes señalamientos sobre los adversarios, sólo confirmaría que el candidato que ataca va a bajo en la intención del voto y que su campaña es más de agresiones que de propuestas.

A un par de semanas de comenzar las campañas políticas ¿Crees que entre los candidatos Américo Villarreal, César “Truco” Verástegui y Arturo Diez Gutiérrez aumenten los ataques?

Facebook: Antonio Frausto

Twitter: @AntonioFraustoG

Instagram: antoniofraustogil

Linkedin: Antonio Frausto

antoniofraustog@gmail.com

Noticias relacionadas