Libre Expresión

Editoriales Off 45

Martha Isabel Alvarado
 
              Síndrome del Principiante   
 
 
.-Gobernadores fronterizos, ‘orejanos’ de la ‘4-T’ 
.-Resuelven, por su cuenta, crisis del Transporte  
.-Greg Abbott, firma papelito y pone condiciones 
.-Samuel, fue el primero, y quiso “comerse” todo 
 
No es por intrigar, pero en el gabinete del presidente LÓPEZ OBRADOR lo que abundan son los “floreros”, como se les conoce a los servidores públicos que sirven para las típicas dos cosas: “Para nada, y para pura chingada”. 
 
Lo anterior quedó demostrado durante el problema de saturación del transporte de carga que se vivió en algunos cruces internacionales entre México y Estados Unidos, a raíz de las revisiones exhaustivas, unidad por unidad, implementadas por el gobierno de Texas.  
 
Dicho problema hizo crisis la semana pasada, de modo que los gobernadores: MARU CAMPOS GALVÁN de Chihuahua, MIGUEL ÁNGEL RIQUELME SOLÍS de Coahuila, SAMUEL GARCÍA SEPÚLVEDA de Nuevo León y FRANCISCO GARCÍA CABEZA DE VACA, se abocaron a buscarle solución.  
 
Como es sabido, el problema se agudizó en los días Santos, de modo que los propios hombres-camión clamaban por ayuda, al permanecer horas y horas a bordo de sus unidades, en el mismo lugar, sin manera alguna de satisfacer sus necesidades básicas (agua, alimentos, servicios sanitarios, etc.).  
 
Bajo este orden de cosas, en un primer momento, la gobernadora de Chihuahua, mediante un video que publicó en sus redes sociales, lanzó un llamado a sus pares de Coahuila, Nuevo León y Tamaulipas, a hacer un frente común para entablar un diálogo con el gobierno de Texas, a fin de agilizar los cruces, y normalizar la actividad comercial entre ambos países.  
 
Casi al mismo tiempo, los gobernadores, CABEZA DE VACA de Tamaulipas y RIQUELME SOLÍS de Coahuila, enviaron una carta al gobernador Republicano de Texas, GREG ABBOTT, solicitándole, respetuosamente, reconsiderar las políticas de inspección de los camiones de carga en la zona fronteriza.  
 
Habría que reconocer, que el primero de los gobernadores involucrados en este problema que logró cruzar los “dinteles de la gloria”, traducido esto en la oportunidad de entrevistarse con Greg Abbott, fue el de Nuevo León, Samuel García. Incluso, él creyó que sería el único, a juzgar por sus declaraciones.  
 
Al ser el primero que logró firmar un Memorándum de Entendimiento con el gobernador de Texas, mismo que liberaba instantáneamente al Puente Colombia de las dilatorias medidas de inspección, Samuel García, influenciado por lo que los sexólogos llaman “síndrome del principiante”, quiso ‘comerse’ todo el ‘banquete’ de un solo ‘bocado’. 
 
“Nuevo León está listo para conectar con Texas y aprovechar el T-Mec”, declaró el joven mandatario surgido del MC, tal vez, imaginando que con el ‘papelito’ que le firmó Greg Abbott en mano, ‘atraería’ la carga de los puentes de Coahuila, Chihuahua y Tamaulipas, y por lo pronto los de Nuevo Laredo, hacia el puente ubicado en Anáhuac, Nuevo León, cuyo nombre original es “Colombia-Solidaridad”.  
 
Con sólo 14.4 kilómetros de frontera terrestre con Estados Unidos, el puente “Colombia-Solidaridad” fue considerado en aquellos años de su construcción, un ‘capricho’ del entonces presidente CARLOS SALINAS DE GORTARI, originario de Agualeguas, Nuevo León, que fue quien lo inauguró en 1992.  
 
En aquellos ayeres en que inició operaciones el puente “Colombia”, algunos ‘maloras’ empleados de Caminos y Puentes Federales, Capufe, comentaban en tono de chunga, que hacían una carne asada cada que cruzaba un vehículo. Desconocemos si eso haya mejorado.  
 
Para no hacer el cuento más largo, añadiremos algo muy obvio: que los gobernadores de Chihuahua, Coahuila, Nuevo León y Tamaulipas, tuvieron que ‘arreglar’ su bronca ellos solos, buscando la interlocución con su homólogo de Texas, quien, dicho sea de paso, aprovechó que los recibió de uno por uno, para ‘imponerles’ sus condiciones, siendo una de ellas, el impedir totalmente el acceso de migrantes ilegales a territorio ‘gringo’.  
 
(No hay que olvidar que el 8 de noviembre próximo hay elecciones en Texas, en las que Abbott busca reelegirse para un tercer período, y bajo ese contexto habría que ‘leer’ estos acontecimientos).  
 
¿Y el Secretario de Comunicaciones y Transportes del gobierno federal, JORGE ARGANIS, dónde estaba cuando el problema?. ¿Y el Secretario de Gobernación, ADÁN AUGUSTO LÓPEZ, andará todavía haciéndola de “matraquero”?. ¿Y el minúsculo delegado de la “4-T” en Tamaulipas, LUIS LAURO REYES, se enteraría de esto?. ¿Será que a todos les pasó “por boba”?.  
 
Ya sabemos que AMLO se fue a “La Chingada” a pasar los días Santos. Tal vez dirá, a posteriori, que desde Palenque estuvo pendiente de que los gobernadores se ‘arreglaran’ con Greg Abbott.  
 
Dice conocido adagio: “no hay mal que por bien no venga”. Y en ese sentido, debido al problemón del transporte de carga, fue que el gobernador Cabeza de Vaca logró concretar la muy esperada entrevista con el gobernador de Texas, quien llegó al cargo en 2018.  
 
CONTRAFUEGO: Ni vecinos, ni amigos; ellos tienen intereses.  
Hasta la próxima.   

Noticias relacionadas

Lo más reciente

Facebook