Secuestro: repuntan cifras bajo mando militar

Portada Off 29

AGENCIAS

Desde que el general retirado Luis Rodríguez Bucio asumió en enero de este año la subsecretaría de Seguridad Pública federal, las víctimas de secuestro en el país repuntaron rompiendo la tendencia a la baja en este delito de alto impacto que se tenía registrada desde antes del inicio del sexenio del presidente Andrés Manuel López Obrador.

Tan solo de mayo a junio, el secuestro en sus modalidades extorsivo, en calidad de rehén, para causar daño y exprés aumentó 73%, al pasar de 41 a 71 víctimas, además de que en mayo se impuso récord histórico de 55 víctimas mujeres, según cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP).

Si se compara el mes de enero, cuando Rodríguez Bucio fue designado por orden presidencial como subsecretario de Seguridad, con junio pasado, el incremento en dicho delito es de 54%.

En el primer semestre del año, suman 359 víctimas de plagio, de las cuales 72 se registraron en abril; en junio, 71; en febrero, 67; en marzo, 62; en enero, 46 y en mayo, 41.

Los estados con mayor incidencia del delito de secuestro en el país son: Ciudad de México, con 48 víctimas; Estado de México, 46; Chihuahua, 37; Sonora, 33; Chiapas, 21; Veracruz, 19 y Tamaulipas, 15.

Rodríguez Bucio, quien fuera el primer comandante de la Guardia Nacional, asumió como número dos en la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC) a cargo de áreas operativas, como la Coordinación Nacional Antisecuestro (Conase) y la Comisión para la Atención del Delito de Homicidio Doloso (Conaho).

Sin embargo, las Unidades Especializadas en el Combate al Secuestro (UECS) de los estados se quejan de que desde la llegada de Luis Rodríguez Bucio disminuyó el apoyo operativo de la Conase, a la que apenas en junio el presidente Andrés Manuel López Obrador le amplió facultades para investigar los delitos de extorsión y trata de personas, considerados de alto impacto.

Las UECS, creadas en el sexenio pasado, acusan al excomandante de la Guardia Nacional de detener el apoyo operativo, logístico y financiero que se venía otorgando con la Coordinación Nacional Antisecuestro (Conase), encabezada por Marco Antonio Vargas González, para combatir a las bandas dedicadas al secuestro, la extorsión y la trata de personas.

El director del Observatorio Nacional Ciudadano (ONC), Francisco Rivas Rodríguez, consideró que el marcado descenso de la estadística de secuestro y el repentino crecimiento de los “otros delitos que atentan contra la libertad personal” se debe a manipulación de registros, abandono de las víctimas y no a algún tipo de efecto positivo de la política de seguridad en la materia.

“No importa cuántas veces nos repitan que vamos bien en seguridad, que maquillen los datos, la violencia no desaparece por decreto y este se coronará por mucho, como el sexenio más violento de la historia”, insistió Rivas Rodríguez.

Indicó que el primer semestre de 2023 destaca por el alto nivel de violencia, la inconsistencia que existe entre las declaraciones oficiales y los datos que se presentan, así como las evidencias que apuntan a un maquillaje sistemático de los delitos por parte de diversas autoridades.

A su vez, la presidenta de la organización Alto al Secuestro, Isabel Miranda de Wallace, lamentó que prácticamente se hayan desmantelado las Unidades Especializadas en el Combate al Secuestro de los estados, que fueron resultado del trabajo de la sociedad civil y de buenas prácticas de las entidades.

“Esto ha ocasionado que no haya estrategia en contra del secuestro, que las víctimas sean invisibilizadas, que no tengan una atención digna y sus derechos no se lleven a la realidad y en consecuencia la impunidad sigue creciendo”, acusó.

En tanto, el secuestro de mujeres en el país alcanzó un récord histórico de 55 víctimas en mayo pasado, con lo que superó las 51 víctimas contabilizadas en diciembre de 2018, el primer mes del gobierno actual.

En promedio, dos mujeres fueron privadas ilegalmente de la libertad diariamente en dicho mes, según el reporte de violencia contra las mujeres del SESNSP. En mayo hubo un alza de 150% en la cifra de víctimas de secuestro femeninas, al pasar de 22 en abril a 55 un mes después.

En los primeros cinco meses de 2023 suman 124 mujeres víctimas de secuestro que denunciaron ante las fiscalías o procuradurías estatales, esto es 75% más con respecto a las 71 registradas en el mismo periodo de 2022.

En números absolutos, Sonora encabeza la lista con 56 mujeres plagiadas; le sigue Ciudad de México, con 22; Chihuahua, 11; Estado de México, siete; Oaxaca, cinco y Baja California, Morelos y San Luis Potosí, con tres cada uno.

En junio pasado, el presidente López Obrador publicó en el Diario Oficial de la Federación (DOF) un decreto que amplía las facultades de la Coordinación Nacional Antisecuestro (Conase) para investigar los delitos de extorsión y trata de personas, considerados de alto impacto. La nueva Conase tiene por objeto coadyuvar en la prevención de los delitos de secuestro, extorsión y trata de personas.

Noticias relacionadas