Análisis Político

Editoriales Off 30

Antonio Fausto

Pues no que eran puro trámite

Cuando todo parecía que ya estaba decidido y que los procesos internos tanto de MORENA, como del Frente Amplio por México, para elegir a su candidata o candidato a la Presidencia de la República eran solamente puro trámite, apareció la incertidumbre en ambos bandos y resurge la posibilidad de dar marcha atrás a lo que parecía irreversible.

Y es que la denuncia que hizo Marcelo Ebrard sobre el uso de recursos públicos del Gobierno Federal para favorecer a Claudia Sheinbaum y la parcialidad de Mario Delgado, así como la filtración de la encuesta domiciliaria en donde Xóchitl Gálvez mantiene un empate técnico con Beatriz Paredes, demuestran que los aspirantes que en teoría se quedarían en el camino harán de todo para no perder o ya por lo menos para garantizar una posición política en el próximo sexenio.

Sin duda el caso más grave, es lo denunciado por el ex canciller, donde lamentó que, por lo que tanto lucharon no haya servido de nada y los morenistas sigan realizando las malas prácticas heredadas desde las épocas priistas, como el uso del aparato del Estado, a través de la Secretaría de Bienestar, la cargada oficial a favor de un aspirante y hasta la guerra sucia contra algunos aspirantes, todo esto, con el consentimiento del liderazgo nacional del partido.

EBRARD APUESTA SU RESTO

Consciente de que es ahora o nunca, Marcelo Ebrard apostó el resto de su capital político en MORENA, sabe que nunca ha estado tan cerca de alcanzar su sueño, el ser Presidente de México, pero para eso necesita ganar las encuestas, las cuales no lo dan por favorito.

A días de que se le pregunte a la gente, sobre quien quiere que encabece la Coordinación para la Defensa de la Cuarta Transformación, Marcelo destacó una narrativa totalmente maniquea, en donde le presenta a los ciudadanos sólo dos opciones, Claudia o él.

Ebrard asegura que la ex Jefa de Gobierno representa un estancamiento, que sería quedarse en lo logrado hasta ahora, mientras él, significa el futuro, el siguiente paso del movimiento obradorista, es decir, quiere vender la idea de que Sheinbaum sería la oscuridad y él luz, lo que requiere el país para alcanzar su verdadero desarrollo.

Idea que refuerza visualmente durante su discurso, con las proyecciones a sus espaldas, con una pantalla dividida en dos, de un lado su adversaria en un fondo negro y con un gesto hosco, y del otro lado él, en un fondo guindo color de MORENA, con una sonrisa discreta y viéndose más alto que ella.

Aunque con tan poco margen de tiempo y con una cargada oficial tan marcada a favor de Sheinbaum, parece muy complicado que las tendencias cambien. Sin embargo, Marcelo ya no tenía otra opción, o era aceptar lo inevitable y no hacer nada o morirse en la raya con todo, como lo está haciendo ahora.

¿XÓCHITL UNE O DIVIDE AL FRENTE?

Aunque mucho menos mediático que lo sucedido con los morenistas, en el Frente parece que no están tan unidos como parece. Pues a pesar que Xóchitl encabezó los sondeos con el 38.3 por ciento de las preferencias, seguida de Beatriz Paredes con 26 por ciento y Santiago Creel con 20.1 por ciento, para ser los tres aspirantes finalistas en el Frente.

Con todo propósito se filtró a la opinión pública la información que para elegir a los tres finalistas, se habían realizado dos sondeos, uno vía telefónica donde la ex senadora panista había obtenido más del 50 por ciento de las preferencias, pero que el sondeo telefónico sólo representaba el 30 por ciento de los resultados finales.

Y que el otro, el sondeo domiciliario, representaba el 70 por ciento de los resultados, encuesta en donde Beatriz Paredes obtuvo 29 por ciento, contra el 32 por ciento de Xóchitl, es decir tan sólo un 3 por ciento de diferencia, lo que significa un empate técnico.

Pese a que Xóchitl declaró en varios medios que estaba feliz con los resultados, es claro que sus compañeros finalistas no se van a dejar y que tratarán de bajarla de la candidatura que parecía la tenía segura hasta hoy.

Y es que en la última etapa los tres aspirantes participarán en foros temáticos, donde expondrán sus ideas para que luego el 3 de septiembre se efectúe un sondeo final y una consulta a nivel nacional para elegir al representante del Frente.

Sin embargo, luego de esta mínima diferencia entre la panista y la priista, surge la pregunta, ¿apoyarán los panistas a Xóchitl o se dividirán entre ella y Santiago Creel? Porque de ser así, tal vez le permitirían a la priista con el apoyo de las estructuras del tricolor salir triunfadora en la encuesta final y por ende ser la candidata.

A unas semanas de conocer a las o los candidatos presidenciales, ambos procesos de selección rompen la monotonía de la que se habían caracterizado, regresándole la emoción a la política, devolviéndole un estatus competitivo, pues no que eran puro trámite.

Facebook: Antonio Frausto
Twitter: @AntonioFraustoG
Instagram: antoniofraustogil
Linkedin: Antonio Frausto
antoniofraustog@gmail.com

Noticias relacionadas

Lo más reciente

Facebook