Interiores

Editoriales Off 23

Por Carlos López Arriaga

Encuestas, Verástegui, Milei

Cd. Victoria, Tam.- No debiera sorprender la encuesta de BUENDÍA & MÁRQUEZ para el diario EL UNIVERSAL publicada este miércoles si tan solo viéramos el lugar que ocupan los aspirantes principales.
Primera en preferencias CLAUDIA SHENIBAUM, segunda XÓCHITL GÁLVEZ, tercero SAMUEL GARCÍA y cuarto EDUARDO VERÁSTEGUI. Razonable el orden, lógico, creíble.
Lo que asombra y hace pegar de gritos es la distancia de 30 puntos que dicho sondeo le otorga a CLAUDIA sobre XOCHITL (50% contra 20%). Tanto, que arrancó tremenda risotada de la señora GÁLVEZ y el mismo periódico se encargó de reportarlo.
Aunque ello coincide con algunas observaciones previas de la opinocracia nacional sobre cierta pérdida del impulso inicial que catapultó a XÓCHITL, desde aquellos días electrizantes cuando un pleito con AMLO la hizo cambiar de planes y en lugar de la jefatura capitalina, decidió buscar la Presidencia de México.
Los días de su contundente triunfo sobre CREEL y PAREDES, el anecdotario de gelatinas y palabrotas, parecen haber quedado atrás y entrar en un impasse. Eso que llaman “bajón” luego de la euforia inicial, el vacío de contenidos que ya no puede ser llenado por la pura narrativa antiobradorista.
Tampoco es tiempo de hacer propuestas o lanzar programas de gobierno porque formalmente todavía no hay candidaturas ni campañas, al menos en el vocabulario oficial.
Solo coordinaciones que si bien significan lo mismo, no pueden verse todavía (¡es muy temprano!) como nominaciones formales, ni asumir el contenido propio de las campañas, aunque ya hagan proselitismo (y si usted no le entendió, permítame decirle que yo tampoco).
El caso es que (cierto o no) el apachurrón de XÓCHITL en las preferencias pudiera ser resultado de las campañas negras en su contra, entre otras razones, por el plagio descubierto en su tesis de ingeniería.

MALAS COMPAÑÍAS
Aunque hay otro tema en dicho estudio digno de comentario, pues coincide con la visión que impera hoy día en torno a los partidos tradicionales en México.
A pregunta expresa, entre cuatro opciones de opinión (muy buena, buena, mala y muy mala) el PRI salió raspadísimo, pues solo un 1% respondió “muy buena” y un 23% dijo “buena”, contra el 45% de “mala” y el 21% que contestó “muy mala”.
Agrupando semejanzas, entre “muy buena” y “buena”, el tricolor apenas suma un 24%. Y si juntamos “mala” con “muy mala”, el resultado es un espantoso 66%.
Pero el PAN no canta mal las rancheras. En el mismo orden, entre respuestas de “muy buena” (2%) y “buena” (29%), los azules reúnen 31%. Y en valoraciones negativas, entre “mala” (43%) y “muy mala” (14%) la sumatoria es de 57%.
Sin olvidar el desastre del PRD, donde las estimaciones de “muy buena” (1%) y “buena” (28%) adicionan 29%, mientras que los puntajes de “mala” (44%) y “muy mala” (10%) suman 54%.
Y bueno, no sabemos si las cifras de MORENA sean un guiño feliz enviado por encuestadores y editores a Palacio Nacional, pero las opiniones ubicadas en “muy mala” (apenas el 5%), al juntarse con las de “mala” (13%), dan por resultado un digestivo 18%.
Ello mientras que las de “muy buena” (18%) y “buena” (57%) representan en conjunto el 75%. (EL UNIVERSAL, miércoles 4 de octubre, 2023, https://tinyurl.com/ymhlek4p).
La reflexión, ya en conjunto, nos hablaría de una bancarrota moral en las primeras tres instituciones partidistas, pero también de sus liderazgos. De personas concretas como MARKO CORTÉS, ALITO MORENO y CHUCHO ZAMBRANO, lo cual no parece ayudar mucho a XÓCHITL. Más bien le estorban.
De aquí el comentario que hace MARIO MALDONADO en el mismo periódico, el pasado martes 3 de octubre cuando reporta el perfil ciudadano que su cuarto de guerra buscaría dar a la candidata GÁLVEZ.
Expertos en campañas y elecciones estarían buscando una sana distancia de la abanderada del Frente Amplio con respecto a sus desprestigiadas burocracias partidistas. (EL UNIVERSAL, martes 3 de octubre, 2023, “Xóchitl: sus asesores, sus liderazgos”, https://tinyurl.com/2x3fcdkr).
Pero MARKO, ALITO y CHUCHO no son los únicos impresentables que contaminan la campaña de XÓCHITL. También personajes oscuros como el presunto publirrelacionista poblano JAVIER LOZANO ALARCON y no pocos exgobernadores que por malos manejos han tenido que vivir a salto de mata.

MORAL SIN PRAXIS
Volviendo a la encuesta, en calidad de sotanero y con solo 4% de las simpatías, figura el cantante, actor y realizador cinematográfico EDUARDO VERÁSTEGUI CÓRDOBA, aspirante independiente de origen tamaulipeco. De Ciudad Mante, con familia en Xicoténcatl.
En medios, por cierto, se trazan algunos paralelismos entre VERÁSTEGUI y el candidato en campaña tras la presidencia argentina JAVIER MILEI. Un radical de derecha que se ha puesto de moda en el ámbito latinoamericano.
Ambos se dicen defensores de la moral familiar desde una perspectiva ultraconservadora. Pero mire usted, que detalle tan curioso, ni EDUARDO ni JAVIER tienen familia, pese a que el primero ya celebró sus 49 años y el segundo tiene 53 cumplidos.
En el caso de MILEI, siendo catedrático de Economía, su círculo afectivo está compuesto por cuatro perros, a los que bautizó con apellidos de economistas célebres: MURRAY, MILTON, ROBERT y LUCAS.
Moral familiar, en efecto, pero sin esposa ni hijos en quienes llevarla a la práctica. Sin cónyuge ni vástagos, el postulado católico se queda flotando en un pronunciamiento teórico. Ni aterriza en los hechos ni se refleja en su vida cotidiana.
Solamente se presume para fines de propaganda política, como artículo gancho que busca ganar las simpatías de un segmento determinado dentro del mercado electoral.
Las oligarquías más antiguas, los dueños del dinero viejo que se identifican con dichas posturas que los candidatos predican, pero jamás aplican. Simulación, juego de espejos.

BUZÓN: lopezarriagamx@gmail.com
WEB: http://lopezarriagamx.blogspot.com

Noticias relacionadas

Lo más reciente

Facebook