Análisis Político

Editoriales Off 49

Antonio Frausto

Luis Torre está listo

No hay fecha que no se llegue, ni plazo que no se cumpla, eso fue lo que sucedió con Luis Torre Aliyán, quién después de años de trabajar en su proyecto político, finalmente recibirá un premio a su dedicación y perseverancia, la candidatura de Movimiento Ciudadano a la alcaldía de Victoria.

Y es que el joven abogado se registró el pasado fin de semana como precandidato en medio de una fiesta naranja, con porras, batucada y por supuesto calzando los tradicionales fosfo fosfo, que ya son un ícono de la marca naranja gracias a Mariana Rodríguez, precandidata a la alcaldía de Monterrey.

Contrario a su imagen pública de un hombre formal, bien vestido con saco y zapatos boleados, Torre Aliyán busca aprovechar la imagen juvenil que Samuel y Mariana le han imprimido a la política en campaña, usando pantalón de mezclilla, chaleco y tenis, por supuesto naranjas, tratando que las nuevas generaciones volteen a verlo y convencerlos que representa a la nueva política.

Lo cual destacó en su discurso al registrarse, “venimos de un pasado que no puede volver, hay gente que estuvo, que se le dio la oportunidad, la famosa vieja política. No podemos volver atrás, lastimaron a los victorenses, nos hicieron mucho daño y eso no puede regresar a Victoria”.

Sin duda que el mensaje tiene dedicatoria a los gobernantes prianistas de los últimos años en Victoria y Tamaulipas, pese a su parentesco con el ex gobernador Egidio Torre y haber llegado como síndico en la planilla de Xico González, considerado por muchos el peor presidente municipal de la capital tamaulipeca en la historia.

Aunque pareciera que ese pasado podría jugarle en su contra, podría capitalizarlo a su favor, simplemente posicionando la narrativa de que estaba equivocado, que se dio cuenta que era parte de lo peor de la política mexicana, pero que ya rectificó el camino ahora con Movimiento Naranja.

Más allá del entusiasmo de la fiesta naranja y las palabras de triunfalismo durante su registro, Luis Torre es un hombre listo, sabe dónde está parado y de las pocas posibilidades de triunfo el próximo 2 de junio ante la gran fuerza de la marca guinda.

Sin embargo, sabe que para obtener una cosecha verdaderamente buena, hay que saber sembrar y esperar el mejor momento para recoger los frutos, es decir, sabe que en la política hay que hacer nuevos amigos, fortalecer vínculos con los ya existentes, tal vez deshacerse de algunos y sobre todo hacer compromisos con los personajes indicados para poder crecer y llegar al poder.

Por supuesto, además de aportarles a los ciudadanos propuestas de valor en su día a día, lo que ha intentado con la figura del abogado amigo, pero para que lo vean como un político real tendrá que ir más allá, salir del personaje para buscar convertirse en un verdadero líder social.

Eso es lo que está intentando hacer Luis Torre Aliyán, que después de peregrinar con un pasado priista no por convicción sino por parentesco, ser parte de un proyecto panista por oportunismo e intentar subirse al barco ganador del morenismo, ha encontrado en Movimiento Ciudadano un verdadero espacio para ser él mismo.

Movimiento Naranja es un partido donde verdaderamente puede crecer, en dónde está construyendo para el futuro y por lo pronto asegura estar luisto para competir por la alcaldía de Victoria ¿realmente lo estará?

¿UNA PALOMA SIN ALAS?

Contrario a lo que muchos esperaban, que la llegada de Mercedes del Carmen Guillén mejor conocida como “Paloma” a la dirigencia estatal priista, podría inyectarles fuerza para el proceso electoral y pelear por algunas de las candidaturas más importantes en Tamaulipas, parece que no es así.

Y es que la experimentada política declaró que debido a que el Partido Acción Nacional mantiene posiciones políticas importantes en diputaciones y alcaldías, su partido está en desventaja para negociar las mejores candidaturas en la entidad.

Si bien es cierto que de los tres partidos de la coalición Fuerza y Corazón por México, el blanquiazul es el que tiene más presencia en Tamaulipas, también lo es, que hay municipios en donde el donde el mayor posicionamiento lo tienen los priistas, aunque parece que eso a su nueva dirigente no le importa.

Uno de ellos es Victoria, en donde la diputada local Alejandra Cárdenas y el diputado federal Óscar Almaraz son los más posicionados, aunque este último llegó a la Cámara Baja por el PAN, debido a una coyuntura política, su formación y convicción es totalmente priista.

Con este tipo de mensajes Paloma Guillén entra sin fuerza a las mesas de negociación y mandan un señal de desmotivación a la poca militancia priista que aún queda o será acaso ¿Qué a eso la mando Alito, a terminar con lo poco que queda del PRI? o peor aún, que ¿Ya negocio para ella un espacio plurinominal con el cabecismo? pronto lo sabremos.

Facebook: Antonio Frausto

Twitter:@AntonioFraustoG

Linkedin: Antonio Frausto

antoniofraustog@gmail.com

Noticias relacionadas