Análisis Político

Editoriales Off 28

Antonio Frausto

Vaya lío de la 4T en Victoria

Vaya lío en el que se ha metido el movimiento de transformación en Tamaulipas, especialmente en Victoria, luego de semanas de incertidumbre sin conocer a su representante a la alcaldía, resulta que hoy no tienen uno, sino dos los que buscarán el voto de los victorenses prometiendo la Cuarta Transformación.

Y es que la noche de este jueves se vivió el momento más álgido de esta telenovela política, primero cuando alrededor de las 8 de la noche se anunciaba que Jorge ‘Tico’ García había ganado la encuesta y sería el abanderado de ‘Sigamos haciendo historia’.

Lo que de inmediato desconoció la dirigencia estatal morenista de Yuriria Iturbide, para horas más tarde informar del rompimiento del convenio de coalición con el Verde y PT y que Lalo Gattás sería su candidato en busca de la reelección.

La indecisión de designar a un candidato de la 4T provocó este rompimiento que podría afectar gravemente la continuidad de un gobierno de la transformación en la capital, al dividir su voto entre los partidarios de Morena y los del Verde y del Trabajo en Tamaulipas.

Esto no significa que el Verde y PT tengan una vasta red de militantes, pero sí dan una terrible imagen al electorado al ver como los institutos políticos, sus dirigentes y los candidatos se pelean una candidatura como si fuera un botín, en lugar de privilegiar la unidad e impulsar a una sola figura política, pues ¿no que lo más importante era el movimiento y no los cargos?

Y es que con todos estos pleitos los más contentos son los de enfrente, la oposición que tendrán en Oscar Almaraz a un candidato que finalmente unió al PRIAN y por lo menos de entrada se muestra competitivo ante el divisionismo de la 4T local.

Si se buscaba dar a conocer hasta el último día al candidato de la transformación para evitar una ruptura, pues les salió mal y solo consiguieron un mayor divisionismo entre los partidarios de la coalición.

EL BOTÍN LO VALE

Pero no es para menos, de resultar ganadores en las urnas el próximo 2 de junio, el premio lo vale, el Gobierno Municipal de Victoria, que si bien no se compara con los más de 4 mil mdp del presupuesto anual de Nuevo Laredo, si cuenta con uno de poco más de mil millones de pesos por año, nada mal para manejar como presidente municipal.

Pero además, es una posición política clave al ser la capital de Tamaulipas, al tener la cercanía del gobernador y la cobertura de los medios de comunicación, por lo que si el edil trabaja bien, en automático se proyecta para futuras responsabilidades políticas.

Las cartas ya están sobre la mesa y ahora todos los partidos ya mostraron sus manos en busca de la alcaldía victorense. Unos queriendo repetir confiando en el trabajo realizado y en la fuerza de la marca Morena.

Otros queriendo convencer a la gente siendo un ejemplo de éxito en el sector privado y asegurando que lo harían igual manejando el presupuesto del pueblo.

Unos más apelando al pasado, a viejas glorias y asegurando que tienen la experiencia para resolver los problemas. Y unos vendiendo que son lo nuevo y que no tienen todas esas malas mañanas de los que ya han gobernado.

Lo cierto es que mientras hace un año las condiciones para que Morena repitiera en el gobierno municipal de Victoria eran muy favorables, el contexto actual es muy diferente.

Con un desgaste natural por el ejercicio del poder, el divisionismo de los liderazgos que se dicen defensores de la Cuarta Transformación, pero sobre todo de la apatía de la gente ante los problemas sin solución, de aquellos que confiaron en los tricolores, luego en los blanquiazules y ahora en los guindos, pero que aún no tiene agua en sus hogares, llevan décadas con sus calles sin pavimentar o tienen que esperar días para que pase el camión de la basura.

Ante un contexto de gran divisionismo e incertidumbre con 4 candidatos en busca del voto, la diferencia la hará aquel que entienda mejor el humor social, pero que no sólo sepa que quiere la gente, sino aquel que les diga cómo le hará para dárselos, de una manera creíble, pero sobre todo cómo lo comunique y en qué momento.

Esa será la clave que hará la diferencia entre estar entre uno de los tres derrotados o ser el gran ganador de la alcaldía capitalina. ¿Tú qué opinas?

LA INVESTIDURA RECTORAL

La investidura rectoral representa un acto solemne de un gran simbolismo académico, en el caso de la Universidad Autónoma de Tamaulipas, no sólo significa la ascensión de un nuevo rector, sino también la implementación de una visión transformadora para construir un nuevo modelo educativo que entregará a la sociedad profesionales de excelencia y con un alto valor de humanismo.

La Asamblea Universitaria realizada en el Gimnasio de la Universidad Autónoma de Tamaulipas, en donde el MVZ y Master en Ciencias, Dámaso Leonardo Anaya Alvarado fue investido con la muceta, el birrete y la venera como máximo dirigente universitario, marcó el inicio de una nueva etapa en la vida de la máxima casa de estudios.

Y es que las palabras del Dámaso Anaya al ser ungido no dejan lugar a dudas de la nueva ruta que tomará la Universidad: “porto esta investidura y recibo esta venera con la promesa de exaltar las leyes y los principios que rigen a la Universidad Autónoma de Tamaulipas, será nuestra misión caminar y progresar juntos en la misma dirección, por una Universidad más fuerte, más unida, más nuestra, más humanista, que transforma y trasciende”, enfatizó.

Agradeció al gobernador por su apoyo decidido a la comunidad universitaria y remató destacando una frase del mandatario estatal de que para transformar positivamente a la sociedad tamaulipeca se necesita “educación, educación y más educación”.

Por su parte, el gobernador Américo Villarreal destacó que el rector Dámaso Anaya es un universitario con una gran trayectoria en la institución, con perfil honorable y que arribó a esta responsabilidad en un proceso democrático con amplio consenso.

Para que enseguida una vez más diera un nuevo espaldarazo al nuevo mandamás universitario, “A quedado perfectamente claro que en la Universidad Autónoma de Tamaulipas hay un nuevo liderazgo y ese liderazgo es del médico Dámaso Anaya Alvarado”, enfatizó.

Destacó que en las grandes oportunidades de futuro que tiene Tamaulipas, se vislumbran con una Universidad renovada y con una visión clara de hacia dónde debe de ir de la mano del nuevo rector.

No cabe duda que la UAT será una institución clave para el desarrollo de Tamaulipas, es normal la cercanía del rector con el gobernador en turno. Sin embargo, en esta ocasión hay más, no solo el cariño de la consanguinidad, sino también la visión humanista y el compromiso de hacer de la Autónoma de Tamaulipas una Universidad que trascienda.

Facebook: Antonio Frausto

Twitter:@AntonioFraustoG

Linkedin: Antonio Frausto

antoniofraustog@gmail.com

Noticias relacionadas