“Para trabajar hay que salir al infierno”: tamaulipecos viven entre el intenso calor y un incendio forestal

Portada Off 28

Por Roberto Aguilar Grimaldo

Ciudad Victoria.- En las calles de la capital tamaulipeca no se habla de otra cosa, del intenso calor y el incendio forestal, “si aquí sentimos que estamos en el infierno ¡Imagínese allá!”, expresa don Carlos Rodríguez, mientras apunta hacia la Sierra Madre Oriental.

Los reportes indican que hay unos 40 voluntarios combatiendo el fuego, mientras que ciudadanos se movilizan para llevarles agua embotellada, herramientas y alimentos enlatados.

El incendio activo está ubicado en el ejido La Chona, en el municipio de Victoria.

En el corazón de la ciudad, insiste don Carlos que la cosa está que arde, mientras trata de mitigar el calor con un ventilador.

“El termómetro marca 44 grados, ya tomé agua suficiente y una raspa de fresa, pero sigo con calor”, dice el hombre que se dedica al comercio.

Unas cuadras más adelante, en la calle 7, el calor aumenta varios grados más. Saltan a la vista varios carretones con venta de comida, en donde las señoras golpean las palmas de sus manos haciendo gorditas de maíz frente al comal.

“Pásele seño, tenemos de chicharrón, salsita verde, picadillo y deshebrada”, ofrece la señora María al aire libre.

Ella y sus colegas toleran el calor. Aseguran que aunque ya están acostumbradas al clima de Ciudad Victoria, “ahora sí está de la fregada, pero qué le hacemos, tenemos que chambear”.

Y sí tienen clientes. Como Lorenzo Torres que salió de su trabajo y pasó a comer.

El desafío para los ciudadanos de a pie no parece terminar.

En el bulevar Praxedis Balboa los microbuses van y vienen repletos de pasajeros.

Tanto para los choferes y los usuarios es otro víacrucis, ya que ninguna de las unidades cuenta con aire acondicionado, como se lamenta Rodrigo Zapata: “A esta hora el calor es insoportable, pero no tenemos de otra, para trabajar hay que salir al infierno”.

Noticias relacionadas