Campanario

Editoriales Off 17

Martín Sánchez Treviño

Y los 30 millones que votaron

Más allá de la intención de la rifa del avión presidencial sea una acción aparentemente buena, la participación de la población fue dramáticamente inferior a los 30 millones que votaron por como candidato a la Presidencia de la República. La misma lotería nacional confirmó que apenas se vendieron 4 millones de boletos y 2 millones quedaron sin vender.

El hecho por si solo evidencia que la popularidad de la figura presidencial esta en declive, pero también se advierte que las promesas de los empresarios y los integrantes del gabinete de participar en la rifa tampoco participaron en el evento.

Entre los trascendidos destaca que la administración federal invirtió una monto relevan en la compra de los boletos. No es trascendido sino una publicación del Portal de Noticias Animal Político, donde asevera que la entrega de los premios fue una decisión del gabinete social de la presidencia, para que los recursos correspondientes a los premios se cubrieran , como gastos de salud, por ello las ganancias de la rifa se destinarán al sistema hospitalario del país.

Originalmente los recursos de la rifa del artefacto aéreo se destinarían a cubrir las necesidades de la Guardia Nacional, lo mismo que se aplicarían en infraestructura educativa y en hospitales.

Después de este viraje de la intención de destinar los recursos de referencia hay cierta opacidad en este respecto, luego que la población se recupera de los efectos de la contingencia sanitaria, no tiene sentido que se ejerzan recursos en el combate de una emergencia que ha transcurrido, la población enfrenta la angustia del desempleo y ocupación.

En el fondo, lo que esta en crisis es la ausencia de contenidos educativos para que la población sea reflexiva y critica, capaz de recibir las “bondades” de uno o más gobernantes o de cualquier color partidista, pero tener la claridad para identificar la mejor oferta electoral.

Esto de la aeronave, el juicio a los ex presidentes fueron los temas de la ultima campaña presidencial, traerlos en estos tiempos es buscar remover los compromisos del 2018, pero los votantes ya se olvidaron de estos. Hoy los 30 millones que votaron por el están ante la encrucijada de la vida y la muerte.

Los pobladores reflexivos no son necesariamente los doctores con títulos obtenidos en escuelas del extranjero sino los ciudadanos disciplinados capaces de tomar las decisiones acertadas que hacen la diferencia, respecto a los gobernantes contemporáneos.

En este sentido, la respuesta de los ciudadanos es más que una enseñanza, es una actitud sabia, en el entendido que el pueblo es sabio y no se equivoca.

Noticias relacionadas