Campanario

Editoriales Off 23

Martín Sánchez Treviño

Serían más agudo el cambio climático que la pandemia

Pareciera que apenas se observa un descenso de contagio de la pandemia del Covid-19 y organismos internacionales como el Fondo Monetario Internacional, en base al manejo de la enfermedad y la actitud de los gobernantes ante la emergencia sanitaria, advierte que eventuales efectos derivados del cambio climático podrían sumir en una crisis similar o con riesgos mayores.

La directora del organismo considera, qué si los gobiernos han mostrado incapacidad, mayores serán las consecuencias.

Kristalina Georgieva, Directora General del FMI, expuso durante una conferencia virtual con la organización Amigos de Europa, expresó que si no les gusta la pandemia menos les va a gustar la crisis climática que se espera y que ya se ha manifestado en la mayoría de los regiones del mundo.

Centra su crítica en que los países europeos se enfocan a anticipar, mientras que la crisis climática será más catastrófica que la pandemia del coronavirus.

La reflexión sobre la descomposición que pone de relieve la directora del organismo monetario tiene sentido en las medidas que ese organismo aplica desde la perspectiva económica, por ello promueve la estabilidad por medio de empleos, un aspecto que a algunos gobernantes parece no ser de su interés.

El planteamiento es importante, pues no obstante que mucho se ha dichos y se dice del cambio climático, los países en realidad se han limitado a un discurso furris sobre el cambio climático.

En este sentido, es cierto que la mayoría de los gobiernos han creado políticas y juntos con estas dependencias para atender el cambio climático, pero carecen de una agenda definida y actualizada de manera permanente.

Las escuelas de educación superior han hecho lo propio en ese sentido, pero sus acciones son insuficientes porque su naturaleza es el estudio y la investigación. En este sentido Investigadores de la Universidad Autónoma de Tamaulipas trabajan desde el año anterior en una investigación sobre las plantas y arbustos propios de la región noreste, debido a que hay indicios de que los trabajos de la Cuenca de Burgos habrían degradado los ecosistemas de la región.

En el estudio participan también investigadores de las Universidades de Texas Río Grande y la Universidad Autónoma de Nuevo León, cuya preocupación es que en el noreste donde, la explotación de gas natural no se han realizado con los métodos propios para proteger la flora de cara a la degradación de los últimos 20 años.

Para este y los años siguientes se prevén efectos más extremos del clima que van desde lluvias atípicas como las registradas durante el 2020 y estiajes prolongados como los dos que antecedieron al 2020.

En contrapelo los gobiernos no han se han caracterizado por impulsar acciones de reforestación, en el caso del gobierno federal desapareció la Comisión Nacional Forestal y el vivero estatal que manejaba la Secretaria de Desarrollo Urbano y Ecología, también desapareció.

Noticias relacionadas