Jefes siguen vivos

Deportes Off 25

Agencias

Kansas City, campeón de la NFL, sigue vivo y fue de manera valiente, con el entrenador en jefe Andy Reid jugándose la vida ante Cleveland en cuarta oportunidad en medio campo con el mariscal de campo suplente Chad Henne, quien entró al partido en sustitución del lesionado Patrick Mahomes.

El veterano Henne conectó con Tyreek Hill el pase que selló el triunfo 22-17 para los Chiefs sobre unos Browns cuya reacción no bastó para asaltar el Arrowhead Stadium en duelo de Ronda Divisional de la Conferencia Americana.

Los Chiefs se fueron temprano arriba en el marcador con acarreo de Mahomes y todo pintaba para ser una paliza cuando el pasador encontró a Travis Kelce en el mismo primer cuarto; los Browns respondieron con gold de campo de Cody Parkey, pero Harrison Butker agregó seis puntos y Kansas se fue al descanso ganando 19-3.

Tras el descanso vino la debacle de los locales, pues primero recibieron una anotación de Jarvis Landry y luego vino la salida de Mahomes, quien fue castigado por la defensa de los Browns mandándolo al protocolo de conmoción.

Harrison Butker volvió a poner distancia, pero Kareem Hunt entró a las diagonales y puso a temblar a su exequipo; fue entonces que apareció Chad Henne, quien jugó su primer partido de postemporada en 13 años de carrera y no pudo ser peor su presentación al lanzar una intercepción en la zona de anotación que parecía revivir a los Browns.

Y Cleveland volvió a ser Cleveland al no aprovechar sus oportunidades, dejando todo en manos de Henne, quien se redimió con un largo acarreo que precedió a la conexión con Hill para sellar el marcador final.

Ahora los Chiefs recibirán por tercer año consecutivo el juego por el campeonato de la Conferencia Americana; hace dos años cayeron con los New England Patriots, mientras que el año pasado echaron a los Tenneesse Titans.

Noticias relacionadas