No quisieron debatir, pero si quieren gobernar

Estatal Off 70

Por Antonio Frausto

Para el político y abogado estadounidense Lee Herbert Hamilton, ex congresista y ex miembro del Consejo Asesor de Seguridad Nacional de Estados Unidos, algunas de las cualidades que debe tener un buen gobernante son: luchar por los intereses de la comunidad, energía y capacidad de concentración y ser un buen comunicador.
Si los candidatos aspiran a gobernar, sin duda deben de poseer estas características o por lo menos intentar desarrollarlas. Y un excelente espacio para ponerlas en práctica son los debates.
Los debates electorales, son ejercicios democráticos en donde los políticos pueden exponer e intercambiar ideas y opiniones sobre sus plataformas políticas e ideológicas, con la finalidad de que los ciudadanos las conozcan.
Además, la mayoría de los debates generan un gran interés entre la población, ya sea para enterarse de las propuestas de los candidatos o por el simple morbo de ver lo que sucederá.
En ese sentido, los debates son foros muy buenos para que los candidatos den a conocer sus propuestas. Entonces ¿por qué hay candidatos que rechazan asistir a un debate? es decir, no quieren debatir, pero si quieren gobernar.
El miércoles pasado con el aval del Instituto Electoral de Tamaulipas (IETAM), la Unidad Académica de Derecho y Ciencias Sociales Victoria de la Universidad Autónoma de Tamaulipas, en coordinación con el Observatorio Ciudadano de Políticas Públicas y organizaciones de la sociedad civil, organizaron el debate para los candidatos a la presidencia municipal de Victoria, en dónde casi todos los que aspiran a gobernar el municipio asistieron, a excepción de dos, Eduardo Gattas de MORENA y Pilar Gómez de Acción Nacional.
¿Por qué ambos candidatos declinaron la invitación en lugar de aprovechar este magnífico foro?
En una lógica muy simple, pensaríamos que lo hicieron porque no les gusta confrontar sus ideas y quizá no soportarían las críticas que recibirían de sus adversarios políticos, viéndose expuestos ante la opinión pública y por lo tanto perdiendo intención del voto de una parte de los ciudadanos.
Sin embargo, esto no tiene que ser del todo cierto. En un texto anterior comenté que la comunicación política es todo lo que rodea a un candidato, es decir todo comunica, lo que diga y también lo que no diga.
Todo candidato debe contar con un equipo de especialistas o asesores en comunicación política, quienes analizan y sugieren a un político qué hacer y qué no hacer, de acuerdo a lo le puede dar o lo que le puede quitar cada decisión o acción que tome.
Si el candidato que encabeza las preferencias electorales, no es bueno para debatir y puede ser exhibido por algunas conductas o decisiones que ha tomado en el pasado, las cuales no puede justificar, lo mejor es no asistir a un debate y evitarse daños.
Por el contrario, los candidatos que se encuentran abajo en las preferencias electorales, lo que tienen que hacer es pedir la realización de debates y ya en ellos señalar, criticar, cuestionar y hasta exhibir con argumentos a aquellos que puntean en la elección.
De acuerdo a la mayoría de las encuestas, Lalo Gattas y Pilar Gómez encabezan las preferencias electorales para la alcaldía de Victoria. Por lo que es entendible y hasta lógico que hayan rechazado asistir al debate, pues consideran que no pueden aumentar su nivel de preferencia del voto y por el contrario si pueden decrecer en su intención de voto si hacían un mal o pésimo debate.
Si formara parte de los equipos de alguno de ellos, sin duda hubiera sugerido no asistir, es preferible recibir reproches en las redes sociales por no participar, a que uno de los candidatos hubiera sido exhibido ante los evidentes ataques de sus contrincantes, es decir minimizar lo más posible los daños.
Pero si me preguntaran mi opinión como ciudadano, estoy totalmente en contra de que un candidato que no asista a un debate, ya que considero genera una percepción negativa en el electorado.
Si los candidatos compiten en una campaña política para ganar y luego gobernar, pienso que deben también defender sus ideas sustentadas en argumentos válidos, además de demostrar valor para enfrentar las críticas hacia su trabajo o persona, si ni si quiera pueden lidiar con los cuestionamientos en un debate político, ¿cómo reaccionarán ante los grandes retos que representa el gobernar?
A casi un par de semanas del 6 de junio, veremos si el rechazo de los candidatos punteros al debate les afectará o no, nos daremos cuenta si fue una decisión adecuada y si les alcanzará para llegar a su objetivo, la presidencia municipal de Victoria.

Facebook: Antonio Frausto
Twitter: @AntonioFraustoG
Instagram: antoniofraustogil
antoniofraustog@gmail.com

Noticias relacionadas