Libre Expresión

Editoriales Off 36

Martha Isabel Alvarado

En el limbo institucional

.-Bajo proceso judicial, titular del INM
.-En peligro, migrantes de Matamoros
.-Nuevo zipizape en el Congreso Local
.-Coahuila; los millones de la discordia

Está por verse, si va en serio el proceso judicial relacionado con el Comisionado del Instituto Nacional de Migración, FRANCISCO GARDUÑO YÁÑEZ, quien asumió dicho cargo en junio de 2019.

Como lo han informado diversos medios, Garduño ha sido citado por un juez, en relación con los 40 migrantes muertos en una estación provisional del INM con sede en Ciudad Juárez, Chihuahua.

La audiencia en la cual deberá comparecer Garduño, tendrá lugar el próximo viernes 21 de abril, en un juzgado federal de Chihuahua.

Llama la atención, que Francisco Garduño permanezca al frente del INM, despachando en las oficinas del mismo, y no haya decidido separarse del cargo en tanto se deslindan responsabilidades.

A ciencia cierta, no se sabe quién está a cargo de la toma de decisiones en el INM, ya que el Padre ALEJANDRO SOLALINDE, ha manifestado ante diversos medios informativos que el Instituto Nacional de Migración se encuentra en proceso de desaparición.

A principios de esta semana, el presidente LÓPEZ OBRADOR publicó en su cuenta de Twitter una fotografía en la que aparece acompañado del sacerdote antes mencionado, aunada al siguiente texto: “Platicamos sobre migración y justicia”.

Como aquí lo hemos señalado, el padre Solalinde ha revelado a la prensa, que se encuentra trabajando con el gobierno federal en la creación de la Coordinación Nacional de Asuntos Migratorios y Extranjería, que a decir de este personaje supliría al INM.

Sin embargo, el propio AMLO ha dicho que habrá que esperar para decidir el rumbo de la política migratoria, hasta en tanto concluya la investigación relacionada con los 40 migrantes muertos en Ciudad Juárez, Chihuahua.

Podría decirse que, por ahora, el INM se encuentra “en el limbo”.

Lo cual no tendría que ser obstáculo para que el gobierno federal, el cual tiene bajo su competencia el rubro de la migración, ponga atención a situaciones como las que se están presentando en Tamaulipas, concretamente en Matamoros.

Resulta que un grupo de migrantes, en su mayoría venezolanos, han adquirido inflables, de los más comerciales que hay en el mercado, los cuales está utilizando a manera de balsas para cruzar a Estados Unidos a través de río Bravo.

Si ya de por sí resulta peligroso que personas adultas intenten cruzar las turbulentas aguas del río que divide a Tamaulipas y Texas sobre ese tipo de ‘dispositivos’, no se diga, que incluyan niños en ese afán.
Las imágenes son escalofriantes, sin embargo, ninguna autoridad toma cartas en el asunto, de manera formal.

Mientras tanto en el Congreso de Tamaulipas ayer se registró penoso incidente, mismo que protagonizaron los diputados GUSTAVO CÁRDENAS GUTIÉRREZ de Movimiento Ciudadano y CARLOS FERNÁNDEZ ALTAMIRANO del PAN.

El hecho ocurrió durante la comparecencia del Secretario de Obras Públicas del gobierno estatal, PEDRO CEPEDA ANAYA, relacionada con el primer informe del gobernador AMÉRICO VILLARREAL.

El altercado se produjo al momento en que Fernández Altamirano llamó “comparsa” a Gustavo Cárdenas, quien no dudó en reclamar airadamente al autor de dicho calificativo.

Aquí lo hemos dicho, que en el Congreso de Tamaulipas no existe una figura de poder, ni un integrante de la 65 legislatura que destaque marcadamente por su talento.

Puro ‘show’, dan los diputados y diputadas de los diversos colores y denominaciones, así como algo de pena ajena. Ejemplos sobran.

Por otro lado, vaya predicamento en el que se encuentra LUIS FERNANDO SALAZAR quien hasta hace poco fue coordinador de campaña del candidato de Morena al gobierno de Coahuila, ARMANDO GUADIANA, y aún colabora en ese proyecto.

En 2013, siendo Senador por el PAN, Luis Fernando reclamó, por los conductos formales, al gobierno de Estados Unidos, la devolución de 35 millones de dólares incautados a JAVIER VILLARREAL, tesorero del gobierno Priista de esa entidad a cargo de HUMBERTO MOREIRA.

Ahora que el gobierno norteamericano ha informado que devolverá la cantidad de 4 mil 800 millones de pesos de aquella ‘lana’ sustraída, presuntamente, por Javier Villarreal, el ex Senador Luis Fernando Salazar no quiere hablar del tema, por dos razones: una, que él ya se cambió a las filas de Morena, y otra, que AMLO reclama ese dinero para el gobierno federal, no quiere dejárselo a Coahuila. ¡Uff!.

CONTRAFUEGO: Que cese la hostilidad entre compañeros reporteros.
Hasta la próxima.

Noticias relacionadas