Pachuca y Atlas protagonizan un festival de goles

Deportes Off 89

AGENCIAS

De locura fue el juego que se vivió en el estadio Hidalgo donde el Atlas había puesto en la lona al Pachuca, que vino de atrás para darle la vuelta al final y ganar 4-3.

Con este resultado, los Tuzos llegó a seis puntos, jugando apenas tres partidos, y los Zorros se quedaron con cuatro unidades y el herido muy herido.

Todo parecía que sería una noche de baile feliz para el Atlas. El haber tomado una ventaja tempranera de dos goles, no era obra de la casualidad. Los rojinegros estaban bailando a los Tuzos en su casa, ante su gente, ante su afición.

Edgar Saldívar (6’) y Eduardo Aguirre (8’) habían marcado dos goles de buena manufactura, respetando los principios del toco y me muevo, llegando a las narices del portero Carlos Moreno y clareándolo.

Pero no contaban con Salomón Rondón.

El veterano futbolista sigue asombrando en su presentación en la Liga MX. Con dos zapatazos, uno lleno de potencia (15’) y otro con colocación (24’), dio el empate en el marcador.

Juego movido, donde se destacan los ocho canteranos tuzos que salieron como titulares… dieron buena pelea.

Antes de acabar el segundo tiempo, vino la vuelta en el marcador. Los Zorros, en piernas tambaleantes se durmieron en un tiro de esquina y el joven Alan Bautista marcó con un gran disparo cruzado casi en las narices de Camilo Vargas (45’).

Atlas herido en su orgullo, se soltó el pelo, se acordó de cómo jugó en el inicio del partido y Rivaldo Lozano igualó de un remate con la cabeza (59’).

El juego se estableció en un remanso de mucho correr y poco imaginar, de pocas llegadas a las porterías y mucho viaje del balón.

Pero al final, cuando inició el tiempo de compensación, Pachuca mandó un balón al área, la defensa rojinegra dejó botar el balón y la “Chofis” López (91’) de un cabezazo volvió a poner a los locales en ventaja, arrebatando la ventaja de último momento.

Noticias relacionadas