La regulación de las redes sociales es inevitable: Mark Zuckerberg

El Mundo 0 47

AGENCIAS

Mark Zuckerberg -el fundador, dueño, presidente, y consejero delegado de Facebook- volvió el miércoles al Congreso de EEUU para seguir dando testimonio sobre el uso que la empresa hace de los 2.500 millones de usuarios que tienen abiertas cuentas en la red social. El primer día había sido el martes, ante el Senado, en lo que constituyó una jornada de gloria para la empresa. Fue el mejor día para la cotización de Facebook en dos años, ya que el mercado vio que el legislativo no va a regular la red social de una manera que cuestione su modelo de negocio que es, precisamente, jugar con los datos de sus usuarios. Así que, cuando llegó ayer a la Cámara de Representantes, Zuckerberg -o, como muchos le llaman coloquialmente en EEUU, Zuck- era 2.430 millones de euros más rico que el día anterior.

Para que luego digan que vivimos en la sociedad de la información. Zuckerberg ganó ese dinero gracias a su autoproclamada ignorancia. El martes, el líder de Facebook había dicho 17 veces a los senadores que no podía contestar a sus preguntas, pero que sus asesores les enviarían la información requerida. Zuckerberg, así pues, dice que no sabe, por ejemplo, si Facebook sigue observando las webs que sus usuarios visitan cuando han cerrado su sesión en la red social; no se acuerda ni de una sola app que haya sido borrada de Facebook por incumplir las normas de uso; no tiene ni una cifra aproximada del número de veces que Facebook ha tenido que borrar datos indebidamente obtenidos; y no sabe si su red social monitorea las conversaciones de los menores de edad a través de su servicio de mensajes instantáneos, Messenger.

En la Cámara de Representantes, Zuck usó la misma estrategia. Y de nuevo con buenos resultados. Con enemigos así, el dueño de Facebook puede dormir tranquilo. Más tranquilo que con Cambridge Analytica, la consultora pro Trump y pro Brexit que obtuvo los datos de 87 millones de personas en Facebook sin que éstas lo supieran. Y entre ellos, los del propio Zuckerberg, como él mismo dijo, antes de declarar que no descarta llevar a Cambridge Analytica a los tribunales.Los representantes, sin embargo, demostraron ser algo más correosos que los senadores. Y eso hizo que admitiera que “es inevitable que haya alguna regulación” de internet, aunque “hay que ser cuidadoso acerca de qué regulación se pone en práctica”. Es un paso más en relación a lo que había dicho en el Senado, cuando aseguró que Facebook está dispuesto a aceptar “la regulación correcta”. Obviamente, no dijo cuál es la regulación correcta.La cuestión es que, como declaraba el miércoles a este periódico Pablo Molina, miembro del consejo de administración del Electronic Privacy Information Center (EPIC), una organización sin ánimo de lucro que promueve la privacidad online, “Facebook no ha sabido autorregularse”. EPIC propugna “legislar y regular eficientemente para preservar el valor económico y social de Facebook y la privacidad de los ciudadanos”.El problema es que Zuckerberg profesa tan voluntaria ignorancia que no sabe ni qué es su empresa. Y no es broma, pues se negó a definir en qué sector económico situaría a Facebook. Encima, los legisladores saben aún menos, como quedó de manifiesto el martes, cuando el senador republicano Orrin Hatch le preguntó al empresario cómo es posible que Facebook gane dinero siendo gratis. Se produjo un silencio de varios segundos, hasta que Zuck dijo, casi avergonzado: “Senador… tenemos anuncios”.

Noticias relacionadas

WP Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com