Cena de Negros

Editoriales 0 7

Marco A. Vázquez – Futureando

Apenas aparece una encuesta y el ciudadano común le pone el signo de pesos, antes de ver los números o la importancia de los mismos especula sobre quién la mando hacer, cuánto pagó por la misma, algunos hasta se atreven a afirmar que los datos han sido inventados y sin siquiera conocer a quién perjudican o benefician afirman que están hechos para adular a algún personaje.

Es claro que las encuestas están desacreditadas, sea quien sea quien las firme, solo creen en ellas quienes se vean beneficiados.

Mire, hace poco más de un mes se dieron a conocer resultados de una encuesta donde el gobernador de Tamaulipas apareció en los primeros lugares de aceptación a nivel nacional, a la par surgieron otros estudios para medir la querencia de los alcaldes resultando mal evaluado el de Ciudad Victoria, Xicoténcatl González Uresti y entre los mejores calificados dos enemigos o por lo menos no amigos de los hombres y mujeres del poder estatal, nos referimos a Maky Ortiz de Reynosa y a Mario López de Matamos y fueron estas mediciones municipales las que desarmaron a quienes no consideraban reales las encuestas, se supo, por ejemplo, que el equipo del alcalde de Victoria estuvo a punto de emitir un boletín desacreditando a quien con números afirmó que su pueblo no lo quiere, para su fortuna alguien astuto notó que la encuestadora era la misma firma que calificaba bien al gobernador y ahí se acabaron sus ansias de venganza, es decir, no pudieron desacreditar una encuesta que asegura el mandatario estatal está muy bien aceptado y ellos no.

No fue el único caso de quienes dejaron los rayones a la hora de opinar de la encuesta que seguramente usted conoce, la gente de Reynosa se quedó con las mismas ganas de desacreditar y los Morenos de Matamoros y Madero igual, ellos más futureando que cualquier cosa.

Y si, también en el equipo de gobernador hubo quien pretendió descalificar la buena aceptación que obtuvo en esa medición Maky o los números de Mario López en Matamoros, igual se tuvieron que comer sus ganas porque desacreditar los números era lo mismo que desmentir una encuesta que dejaba muy bien ubicado y aceptado a Francisco García Cabeza de Vaca, a su jefe.

Todo este preámbulo es para sentenciar que la acreditación o desacreditación de las encuestas, sobre todo de firmas más o menos con prestigio o con muchos años en el mercado, se hace por conveniencia, por deseos, pero muy pocas veces con datos duros que sustenten el rechazo o la aceptación de los estudios.

Es real que muchas casas encuestadoras se prostituyen y ponen en entredicho la credibilidad de estudios que con buena metodología llegan a considerarse científicos pero más real es que casi en la generalidad de los casos de desacreditación de estos instrumentos de evaluación quien lo hace obedece más a la víscera que a la realidad.

Hace algunos años, por ejemplo, el grupo Consulta Mitofsky predijo que el PRI ganaría todos los distritos federales en una elección de Diputados, además sentenció que se quedarían con los Senadores de mayoría y hasta al candidato Peña Nieto lo hacían el más querido del mundo en Tamaulipas, en esa elección el tricolor apenas obtuvo tres distritos de mayoría, perdió cinco, también fueron derrotados sus candidatos al Senado y el mismo candidato presidencial, en otro ejemplo, el año pasado el Grupo Reforma hizo sus encuestas sobre quien sería presidente y proyecto la conformación del Congreso y no se equivoco en lo que iba a suceder, como también acertó en las dos anteriores elecciones de presidente.

Y de esto hablamos, de que los errores o aciertos no siempre son de mala o buena fe sino producto del trabajo de campo, a veces hasta de una mala contratación de personal para recoger los datos o que los mismos no se comprometen.

Todo lo anterior viene a colación porque ayer se publicaron encuestas de un periódico nacional que otra vez colocan al gobernador Francisco García Cabeza de Vaca como de lo más aceptado a nivel nacional, lo coloca entre los primeros cinco en honestidad, en el seis en capacidad y en el sitio siete respecto a integridad, según los datos el pueblo de Tamaulipas, en un 67por ciento, considera que tienen un gobernador honesto, en un 48 por ciento lo consideran con capacidad para ejercer el cargo y un 41 por ciento lo consideran integro y son esos números, ya en el contexto nacional, los que lo tienen como de lo mejor evaluado entre todos los gobernadores y de todos los partidos.

De los datos ya le hice un análisis de lo que pasa, usted puede o no creer en los mismos pero lo que es indiscutible es que los mismos meten a Francisco García Cabeza de Vaca en una carrera nacional para la elección presidencial que viene, nos guste o no, como igual nos guste o no se nota que en México, que es desde donde se hizo la encuesta, ya consideran los tiempos ideales para estar futureando.

Coloque en el buscador de facebook @CENADeNegros y le agradeceré que m regale un Me Gusta, además nos puede seguir en la cuenta de twitter @gatovaliente y, como siempre, le dejo el correo electrónico a sus órdenes para lo que guste y mande… marcovazquez20001@hotmail.com

Noticias relacionadas