Campanario

Editoriales Off 31

Martín Sánchez Treviño – La sorpresa del Covid

Por el incremente de casos de Covid-19 podrían aplicarse medidas restrictivas en más municipios tamaulipecos, además de los 8 donde desde la semana anterior se redujo la apertura del 25 por ciento en actividades no esenciales, como son las Ciudades Fronterizas de Reynosa, Nuevo Laredo, Matamoros y Río Bravo, además de Tampico, Madero, Altamira y Victoria.

La dependencia ha manifestado preocupación en base algunos indicadores como son los brotes cercanos a los 400 diarios, los mismo la ocupación de camas y respiradores, además de la tasa de transmisión del virus de 1.72, considerado de alta letalidad.

Durante la conferencia de prensa de la titular de Salud se advirtió además que la capacidad de infraestructura instalada está siendo superada, debido a que los hospitales Covid están al 65 por ciento de su capacidad. De igual manera el 35 por ciento de los ventiladores están ocupados, que representan la tercera parte del equipo básico para atender la emergencia.

Asimismo el sistema de salud esta visualizando reconvertir al 100 por ciento algunos hospitales del estado y la federación para atender la emergencia. También la reapertura de la economía en actividades no esenciales del 25 por ciento se contraerá. Lo mismo que la construcción, la actividad automotriz y minería se reducirá al 35 por ciento.

La interpretación de los indicadores de la Secretaría de la Salud o del Consejo Estatal de Salud, van más allá de lo que la autoridad ha informado, incluso algunas fuentes cercanas a la emergencia sanitaria señalan que la supuesta curva domana, es todo lo contrario. Y por ello, desde finales de la semana anterior se endurecieron las medidas preventivas en Reynosa y Nuevo Laredo, debido a que el rebrote de la enfermedad tuvo un comportamiento más severo en Reynosa que en otras ciudades tamaulipecas.

Y como parte de las medidas restrictivas además de Reynosa y Nuevo Laredo fueron incluidas otra Ciudades como Tampico, Madero, Altamira, Río Bravo y Ciudad Victoria, donde la movilidad de la población está a la altura de los políticos y gobernantes.

Que por cierto hay una ausencia de autoridad, pues los ciudadanos no observan una actitud ejemplar en las autoridades, desde los agentes de vialidad, los policías estatales federales y militares incumplen con la instrucción básica de portar el cubrebocas.

En general la autoridad de cualquier rango no ha entendido que el ejemplo en una orden silenciosa. Por lo mismo la población seguirá las prácticas de la autoridad. En el entendido de que si ellos lo hacen porque nosotros lo debemos dejar de hacer.

Desde esta perspectiva las autoridades incurren en una equivocación de carácter moral, porque con el doble mensaje están generando una conducta laxa. Que consecuentemente genera desorientación en los habitantes o gobernados.

Por lo que respecta a los habitantes, enfrentan una doble emergencia sanitaria y económica y, por lo mismo un porcentaje de quienes están en la calle es por necesidad de abrevar un recurso para resolver las necesidades básicas de la economía familiar. Lo cual no sucede en los países desarrollados, donde todavía los gobiernos tiene solvencia económica para cubrir las demandas de sus gobernados.

No ocurre así en la nación mexicana, donde los programas para el desarrollo de infraestructura están cancelados, los mismo que otros programas subsidiarios para promover el desarrollo sustentable de la población.

Noticias relacionadas

Síguenos por Twitter

Facebook