Campanario

Editoriales 0 27

Martín Sánchez Treviño – Los henequeneros de Victoria

La fiebre de beisbol no solo esta en las grandes ligas de Estados Unidos, sino también en los poblados y algunas ciudades fronterizas, como Nuevo Laredo, donde los Tecolotes dan espectáculo, en Reynosa con Los Broncos, en Tampico con Los Alijadores que al parecer ya no existen lo mismo que en la capital del estado Los Henequeneros hicieron historia.

Sobre todo, cuando la economía victorece vivía de la cosecha y la maquila del henequén y no del oficialismo. Lo mismo los Alijadores cuyo nombre lo adopto de los encargados de la carga  y descarga de los barcos que atracaban en Tampico.

Respecto a la práctica del beisbol en la capital de estado, hay mayor arraigo que en la frontera, aunque en las ciudades fronterizas hay una influencia de los estadunidenses. En cambio en el centro de la entidad, en cada poblado rural había un equipo de beisbol.

Solo que hoy los fronterizos se creen norteamericanos porque algunos tienen doble nacionalidad, pero en realidad no son más que simples “mojados”, que frustraron sus aspiraciones del sueño americano.

Simples mojados, que amanecen cada día tras el dólar, ya que esa es la influencia texana. Pero el beisbol es el deporte más antiguo de México, porque es un deporte de inteligencia, destrezas y habilidades.

Por lo mismo ni únicamente en las ciudades fronterizas se han producido los mejores jugadores de beisbol. Un ejemplo es el Roket Váldez, quien surgió de la Liga Santa María de Aguayo, de Ciudad Victoria, además de otros peloteros. Pero contradictoriamente carece de un parque de beisbol, que se extinguió en la última administración priísta.

Eran otros tiempos, Victoria tenía su Banco propio, era el Banco de los Henequeneros, como también lo tuvo Nuevo Laredo. No así Reynosa ni Matamoros.

Lo anterior, en alusión a en la Ciudad de Reynosa se desarrolla actualmente un Torneo Latinoamericano de Beisbol. Latinoamericano porque en el participan dos equipos de la Ciudad de México, y oncenas de Venezuela, Panamá, Curazao y Aruba.

Asimismo, aunque el beisbol es el deporte preferido del Presidente de la República, no es el único que simpatiza con ese deporte, ya que se practica en la mayoría de las ciudades y capitales mexicanas. Y que ciertamente fue desplazado por el futbol.

En la ciudad de Monterrey, hay un nuevo parque de beisbol, donde se presentan equipos de Grandes Ligas y se construyó en las inmediaciones de la Universidad Autónoma de Nuevo León. Y el estadio ha tenido afición. La idea es que los Sultanes entren a  futuro a las competencia que hay en Estados Unidos.

En otro orden, la austeridad republicana del gobierno federal provocó despidos de personal de base y contrato o eventuales de la Comisión Nacional Forestal, Conafor. Es una dependencia que parece insignificante pero es todo lo contrario. Ya que tiene la magia de conocer el tratamiento del fuego.

Hay programas de la Conanfor encaminadas a fomentar el cuidado de los bosques así como programas de reforestación. Tareas en las que ha sido omiso tanto el estado como los 43 municipios tamaulipecos. Tradicionalmente había un vivero que se extinguió. Con tareas permanentes en los planteles escolares, áreas urbanas.

Pero desde que los políticos y gobernantes vieron que también era negocio vender árboles, los compraban y se los revendían a lps gobierno que encabezaban. Esos viveros fomentaban la reforestación. Hoy ni una cosa ni otra.

Ayer sábado los alcaldes de Ciudad Victoria, Xicoténcatl González y Soto La Marina, Abel Gamez, convivieron con cientos de victorences que participaron en el sabadazo familiar. La idea es fomentar el turismo.

Noticias relacionadas